Mente Asombrosa
el cyberbullying y sus consecuencias
Inicio » Psicología social » El cyberbullying y sus consecuencias emocionales

El cyberbullying y sus consecuencias emocionales

El acoso es un tipo de violencia que ha existido desde tiempos inmemoriales dada la naturaleza del ser humano, sin embargo, el bullying y el Cyberbullying como uno de sus tipos más perversos han sido objeto de estudio en los últimos tiempos debido al repunte de patologías y aumentos en las tasas de suicidios en las víctimas.

Qué es el cyberbullying

El Cyberbullying o cyber acoso hace referencia a un tipo de bullying que hace uso de las redes sociales así como de las nuevas tecnologías de comunicación para atacar a la víctima y causarle daño con el uso de diversos mecanismos como fotos, videos, textos, entre otros.

El Cyberbullying es la manera como el bullying tradicional se ha extendido hasta las redes sociales, incrementándose sus consecuencias emocionales hacia la víctima, las cuales son realmente devastadoras porque por medio de dichas prácticas se busca avergonzar a ésta persona, exponiendo quizás fotos íntimas que el acosador de alguna manera obtuvo o mostrando momentos vergonzosos, siendo uno de los aspectos más complejos que el acosador puede mantenerse anónimo.

Un caso de bullying, por más duro y molesto que pueda resultar para el individuo que se tiene como objetivo, posee un alcance de cierto modo a razón de que se produce en el recinto escolar y puede concluir cuando la persona cesa sus actividades y se retira hasta su casa. El Cyberbullying en este sentido ocasiona tan nefastas consecuencias porque el acoso podría extenderse hasta cualquier ubicación en la que se encuentre el individuo y no parar en ningún momento.

Sí un niño o adolescente sufre de bullying puede solucionar esta problemática con solo cambiarse de escuela, pero si ha sido avergonzado a través de las redes sociales, con los resultados de que quizás su video se haya extendido, la posibilidad de que sea reconocido en cualquier lugar es bastante probable.

Las consecuencias adversas del cyber acoso han conducido a la creación de leyes para su control y políticas para la prevención con la finalidad de brindarles asistencia a las víctimas a nivel mundial.

Según cifras del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar recientemente. Los nuevos datos indican que el acoso afecta a jóvenes de todas partes, en todas las regiones y en países con diferentes niveles de ingreso; las estadísticas se recolectaron mediante encuestas escolares que monitorearon la salud física y emocional de los jóvenes. (1)

Consecuencias emocionales del cyberbullying.

Las consecuencias a nivel emocional son catastróficas porque generalmente el acoso se produce sobre individuos jóvenes, en plena formación y reafirmación de su identidad.

En el caso específico de los adolescentes, se encuentran en edades en las que normalmente suelen alejarse de sus padres y a buscar identificarse con individuos en su mismo rango de edad, al ser despreciados y atacados caen en una espiral de incertidumbre en la que sumergen sin hallar el modo de salir.

Dentro de las consecuencias emocionales del cyberbullying cabe destacar las siguientes:

Baja Autoestima

La autoestima de los niños o jóvenes víctimas del cyberbullying se ve bastante golpeada sobre todo si el acoso se mantiene por largo tiempo. El individuo sentirá que prácticamente no vale nada, que es inservible.

Tema relacionado:
Efecto espectador: qué es y cómo prevenirlo

Cuando el cyberbullying ocurre en edades vulnerables, en pleno período de la formación de la identidad en la que los jóvenes buscan una reafirmación fuera de ellos y por lo general por parte de sus iguales, el alcance de estos ataques se intensifica al máximo y terminan por derrumbar la autoestima y sentido de valía en el individuo.

Inseguridad en sí mismo

A consecuencia de una autoestima y sentido de valía prácticamente inexistentes, la seguridad en sí mismo se extingue en las víctimas del cyberbullying a tal punto que se vuelven incapaces de pedir ayuda aun cuando la necesiten, sencillamente pierden la capacidad de hallar una salida para la resolución de su problemática.

Sentido de Culpabilidad:

Suelen culparse a sí mismos por aquello que les está sucediendo y ven todo como un castigo que tiene bien merecido.

Aquel que está inmerso en medio de esta dinámica de abuso no logra ver el panorama tal y como es, ni a identificar al o los culpables de su situación, por el contrario, desde su posición de víctima, asume todo como una situación que, él mismo fue quien la creó.

Asume una conducta evasiva

Como consecuencia de las agresiones a las que ha sido expuesto toma la decisión de alejarse de todo ese escenario tan inhóspito para él. Dado que el entorno en que por lo general se exponen las agresiones o burlas a causa del cyberbullying es en la escuela, el joven evitará por todos los medios asistir a clases por temor a las burlas o desprecios a la que es expuesto continuamente.

De hecho, el cyberbullying puede traer como consecuencia que el joven desarrolle una fobia social y proceda a aislarse de todos por miedo.

Disminución del rendimiento escolar

Producto del cyber acoso el individuo experimentará un gran nivel de estrés, ansiedad y nerviosismo que, sumado a su negativa de exponerse al estímulo adverso que se asocia con asistir a la institución educativa y enfrentarse a las burlas de los compañeros, así como a la vergüenza pública, producirá una disminución en su rendimiento escolar.

En primera instancia porque su estado emocional merma su capacidad de concentración mientras que, por otra parte, las inasistencias harán decaer sus notas de manera drástica.

Aparición de patologías y diversos trastornos

El miedo, la tristeza y el estrés sostenido logran causar un gran daño a nivel emocional en las víctimas del cyberbullying que puede ir desde estrés, ansiedad, tristeza, estrés postraumático, fobia social hasta una depresión mayor.

Como toda víctima, pierden la capacidad para ver una solución y optan por no hablar debido al miedo, por creer que es su culpa, por el temor a que sus padres se enteren quizás de algo vergonzoso o porque han sido amenazados por el acosador, lo cierto es que esta no es una solución, al contrario, el problema se incrementa y en los peores casos las consecuencias han llevado a muchos individuos víctimas del cyberbullying en medio de una depresión a suicidarse.

Bibliografía:
  1. Otchet, A. Nuevos datos revelan que en el mundo uno de cada tres adolescentes sufre acoso escolar. (Internet). Instituto de Estadística de la UNESCO; 1 de octubre de 2.018 (Consultado 6 de agosto 2.019). Disponible en: [unesco]
Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse