Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
El divorcio gris y sus aspectos más importantes
Inicio » Pareja » Divorcio gris | La separación después de décadas de casados

Divorcio gris | La separación después de décadas de casados

Le pasa a muchas parejas. Llega un momento en que los problemas, las peleas, la indiferencia «matan» el matrimonio. La vida cotidiana con la persona amada se vuelve insoportable y, a pesar de los honorables esfuerzos de ambos, no hay nada que los una y salve su relación.

Publicidad

Las parejas suelen retrasar una decisión que les costaba tomar, el divorcio o la separación no es algo que suceda de repente, muchos factores pueden influir en que las parejas alarguen la decisión de poner fin a su matrimonio. El divorcio a edades más avanzadas no es tan improbable como pensábamos.

¿Qué es un divorcio gris?

Divorcio gris y divorcio «plata» son los términos que se utilizan para describir a las parejas que se separan después de 30, 40 o incluso 50 años de matrimonio.

Pero, ¿por qué está sucediendo después de tantos años? La respuesta más simple podría ser: retrasan el divorcio por los hijos.

A los ojos de los demás, el divorcio gris parece injustificado. Sin embargo, esto no se aplica a los directamente involucrados. La relación de pareja terminó hace mucho tiempo y simplemente se le dio una prórroga, hasta que los niños crecieran, para no lastimarlos. Para evitar cambios mayores que puedan afectar también el rendimiento académico de los hijos, retrasan el divorcio y se ponen en un estado de inactividad.

Publicidad

Otros cambios que influyen

La jubilación es uno de ellos. En Japón existe un término especial en psicología llamado Síndrome del Esposo Jubilado: el esposo-padre pasa más tiempo en el trabajo que en casa con su esposa e hijos. Como resultado, cuando se jubila se siente como un «extraño» y no sabe cómo comunicarse con su pareja. Cuando no estás activo y no tienes tantos intereses, el tiempo que pasas con tu pareja es más que nunca. De repente, te ves obligado a enfrentar tu relación y los problemas del pasado que solías ignorar salen a la superficie.

Lo mismo sucede en el período de transición, cuando los hijos se van de casa. Mientras que cuando los niños son pequeños, los padres les ruegan que crezcan rápido para reducir responsabilidades y gastos, una vez que la casa queda finalmente desierta por su ausencia, se ven afectados negativamente y sienten que están perdiendo su propósito, puedes leer sobre el síndrome del nido vacío.

Su relación se pone a prueba, ya que necesitan recordar cómo eran como pareja y, tal vez, volver a conocerse. Solo entonces se dan cuenta de lo mucho que han cambiado. Y no son pocos los casos en los que la pareja descubre que ya no tienen nada en común para compartir y vivir.

La pareja se ha distanciado demasiado

A menudo, con el tiempo, la pareja se distancia tanto emocional como sexualmente. Muchas veces hablar no significa que estés comunicando. Esta carencia condena poco a poco el matrimonio al fracaso, porque los roces y los problemas parecen insuperables.

Cuando todo el mundo se encierra en sí mismo, se acostumbra a la soledad y no le importa su relación, hasta que llega el momento en que se da cuenta de que ya no puede vivir así, como un extraño en su propia casa y se separa. La distancia, sin embargo, también aparece en la vida sexual de la pareja. Sin sexo, la relación se desgasta, haciendo que las parejas se parezcan más a compañeros de cuarto.

Aun así, romper con la persona con la que has pasado la mitad de tu vida es doloroso y difícil. Se necesita un estómago fuerte para decirle a nuestros hijos, y posiblemente a nuestros nietos, que nos vamos a divorciar.

Pero como la vida no termina a los 50 años, ni a los 60, ni a los 70 o más, la decisión de un divorcio gris puede traer cambios positivos y sobre todo tranquilidad.

Publicidad