Mente Asombrosa
Niños que piensan y cuestionan
Inicio » Educación » Cómo hacer que los niños sean pensantes y no simples obedientes

Cómo hacer que los niños sean pensantes y no simples obedientes

Estimular en los niños la chispa de la curiosidad y el pensamiento crítico, es regalarles la oportunidad de ser seres libres, capaces de pensar y poder tener crítica y autocrítica, no simplemente caminar por la vida, obedeciendo y siendo un objeto manipulable.

Publicidad

La libertad comienza por nuestros pensamientos, una persona que puede decidir y pensar con libertad puede asegurarse una vida más plena, con menos limitaciones.

Cómo podemos educar niños que tengan pensamiento crítico

El pensamiento crítico es un término que se usa mucho, pero ¿qué significa exactamente? El pensamiento crítico es la capacidad de pensar con claridad, objetividad y racionalidad sobre qué hacer o qué creer, para resolver un problema o formarse un juicio.

Implica usar cosas como la lógica, el razonamiento y la creatividad para sacar conclusiones y, en general, comprender mejor las cosas. Es un proceso consciente que podemos aplicar a muchos aspectos variados de nuestras vidas, y puede ser la habilidad más importante que los niños de hoy necesitarán para el futuro.

Tener fluidez en 3 idiomas y aprender a escribir código está muy bien, pero en el mundo actual que cambia rápidamente, estas habilidades no son suficientes.

Publicidad

En la vida, todos nos enfrentamos a situaciones y preguntas que son mucho más complicadas que un examen de opción múltiple, y que a menudo no tienen una sola respuesta correcta, y debemos darles a los niños la oportunidad de abordar preguntas como estas lo antes posible.

Los niños deben estar armados con las habilidades necesarias para dar sentido al mundo en constante cambio que los rodea y lidiar con situaciones de la vida real; hacer conexiones, tomar decisiones y evaluar diferentes perspectivas. Es una habilidad necesaria y muy buscada en el mundo moderno de hoy.

Consejos para enseñar pensamiento crítico a tu hijo

¿Podemos enseñar a los niños a ser pensadores críticos? Aquí hay algunos consejos que puedes usar para ayudar a los niños a construir una base de pensamiento crítico:

Estimula la curiosidad natural que tienen

¿Cómo se puede fomentar el pensamiento crítico en los niños desde una edad temprana? Haciendo que hagan algo en lo que todos los niños ya son expertos: hacer preguntas.

Los niños son curiosos por naturaleza y comienzan a preguntarse «¿por qué?», desde muy pequeños. Las mejores aulas aprovechan esta curiosidad natural para fomentar y guiar el aprendizaje a través de la experiencia.

Hazlos pensar

Aunque la curiosidad es inherente, pensar no es una función natural como dormir, caminar y hablar, sino una habilidad que debe desarrollarse.

Los niños aprenden a pensar cuando los adultos los involucran en conversaciones significativas, inspiran su imaginación y les hacen preguntas que los hacen pensar. Para que la curiosidad se convierta en indagación, las aulas de hoy deben crear el entorno adecuado para esto, con maestros que faciliten y guíen a los niños hacia el aprendizaje. Hacer preguntas no solo debe ser aceptado sino alentado, ya sea por parte de los padres o los educadores.

Utiliza el aprendizaje basado en encuestas

El aprendizaje debe ir más allá del “qué” y examinar el “cómo” y el “por qué”. Al hacer esto, en lugar de simplemente aprender hechos, se alienta a los niños a pensar y reflexionar realmente sobre el tema.

Las investigaciones sugieren que este tipo de aprendizaje basado en la indagación promueve una mayor creatividad y mejores habilidades para resolver problemas, lo que hace que los niños participen más activamente en su aprendizaje.

Anímalos a analizar su mundo

Hay muchas formas variadas de enseñar y promover habilidades de pensamiento crítico, comenzando en la educación infantil y continuando hasta la escuela secundaria, y ayudando a preparar a los estudiantes para la autonomía y la responsabilidad del entorno universitario.

Tanto los maestros como los padres pueden alentar a los niños a analizar críticamente el mundo que los rodea y desarrollar una relación positiva con la información que les será útil en nuestro mundo saturado de información.

Publicidad