Mente Asombrosa
Una pareja que sufre Adicción emocional
Inicio » Pareja » Adicción emocional ¿Cuándo es peligrosa y cómo actuar al respecto?

Adicción emocional ¿Cuándo es peligrosa y cómo actuar al respecto?

Una de las peores características que tiene una relación con adicción emocional es que suelen terminar muy mal, pero la liga emocional puede seguir intacta.

Publicidad

Es imposible vivir sin adicciones en absoluto. Esto no siempre es malo y no necesariamente tiene consecuencias fatales. Por ejemplo, es más probable que un deseo abrumador de creatividad produzca resultados positivos. Así nacen las obras maestras literarias, los valores artísticos mundiales y las creaciones musicales inmortales.

Pero hay una especie de adicción no creativa, que resulta destructiva: la adicción a la comida, el alcohol, el tabaquismo, las drogas, los casinos. Entre las catástrofes psicológicas se encuentran las dependencias de la pareja, la adicción emocional, nacidas en las profundidades de las relaciones entre padres e hijos.

¿Qué es la adicción emocional?

La adicción emocional no es un trastorno o enfermedad mental. Este es un estilo de comportamiento que en algún momento de la vida se impuso a una persona, dejó una marca indeleble y se convirtió en relaciones interpersonales poco saludables en el futuro.

Las personas que sufren de adicción emocional no pueden y no quieren vivir sus vidas, niegan sus deseos y necesidades. Intentan llenar el vacío espiritual dedicándose a otra persona, con quien revisan cada paso.

Publicidad

La siguiente historia puede demostrar muy bien las características del comienzo de una adicción emocional:

Alina creció en una familia donde todos estaban solos. Mamá y papá trabajaron mucho, incluso los fines de semana se sentaban uno frente al otro en silencio, emocionalmente exprimidos durante una semana. Alina y su hermano mayor recibieron migajas de atención. La abuela autoritaria y egoísta, cuyos intereses se limitaban a un monitor de presión arterial, ni siquiera trató de compensar la falta de expresión del amor de los padres por los niños. Su hermano encontró una salida en el mundo virtual de las redes sociales. Alina trató de atraer la atención de sus padres: se escapó de casa, se saltó las clases para que su madre pudiera tomarse un tiempo libre del trabajo y volar a la escuela, y luego se sentó y habló con su hija. También dibujaba mucho y en secreto esperaba la aprobación de sus creaciones.

Hay miles de historias de vida similares. El trastorno del desarrollo de la personalidad en el período temprano hace que una persona en el mundo adulto busque relaciones que compensen la falta de afecto y atención. La persona que sufre adicción emocional está en constante búsqueda de una pareja que le dé lo que no recibió en la infancia y la adolescencia.

Signos de adicción emocional

A pesar de que las personas emocionalmente dependientes tienen un gran deseo de tener relaciones estables, les resulta difícil crear una familia normal. Debido a la baja autoestima y la «sobrecarga» emocional, no pueden mantener una pareja. Es difícil para ellos crear relaciones cercanas iguales, están aterrorizados de ser rechazados.

Signos de personas emocionalmente adictas:

  • No se comprenden y no se respetan a sí mismos;
  • fuertemente dependientes de la opinión de otra persona;
  • tienden a sacrificarse; no puedes rechazar una solicitud, incluso si la «misión no es factible»;
  • no tienen deseos, intereses ni aspiraciones personales;
  • esperan constantemente ser apreciados y amados;
  • se disuelven completamente en su pareja;
  • tienen una constante necesidad de estar cerca de su ser querido;
La adicción emocional en las parejas

Estas personas experimentan una ruptura en las relaciones mucho más retumbante y dolorosa que otras. Resulta una situación paradójica: mamá no está cerca, no necesitas esperar su aprobación y atención, pero este hábito permanece.

En una situación con una madre autoritaria que controla a un hijo adulto, se necesita ayuda psicológica para ambos. ¿Cuál es el peligro de la situación? Irónicamente, la vida pone en contacto a personas con adicción emocional con personas que no están realmente interesadas en ellos. Esto sucede porque no saben distinguir el amor verdadero del imaginario.

Su dependencia se considera erróneamente una manifestación de un fuerte amor por una pareja. El peligro es que en tal relación no hay igualdad. Una personalidad fuerte humillará y reprimirá a los débiles. El adicto recibirá dolor y sufrimiento en lugar de apoyo. El monólogo interno del adicto se parece a esto: “hago todo por él (ella), hago todo lo que él (ella), hago todo lo posible por complacerlo/la, pero a cambio solo obtengo desprecio y falta de valoración. ¿Por qué?«

El hecho es que los adictos emocionalmente inmaduros no suelen ser amados, sino utilizados. Y cuando ven su actitud servil-obsesiva, comienzan a enojarse, buscan un defecto, un motivo de conflicto, para deshacerse del sentimiento de culpa. Como resultado, la relación se vuelve más dolorosa y llena de decepciones todos los días.

Una relación sana no debe ser dependiente

Una relación sana presupone respeto mutuo, confianza y aceptación mutua con todas sus ventajas y desventajas. Nadie presiona a nadie y no controla cada paso, respetando la personalidad de su cónyuge.

Todos tienen derecho no solo a dar amor, sino también a aceptarlo con gratitud, sin sentimientos de culpa ni vergüenza, y exigir respeto y cuidado mutuo. Tan pronto como una persona que padece adicción emocional comprenda su condición, es necesario tomar medidas para deshacerse de la forma de pensar que interfiere con una vida en pareja con libertad y respeto propio.

Se debería comenzar por aceptarse tal como uno es; sentir la libertad interior sobre las opiniones de los demás; desarrollar la confianza en uno mismo; aprender a defender nuestra posición; formar nuestra propia opinión sobre la situación; comenzar a tomar nuestras propias decisiones; asumir la responsabilidad de nuestra vida.

No debe haber vergüenza en decirle a una pareja que es lo que no aprecias o dar un firme «no».

Al principio, el apoyo de un psicólogo es extremadamente importante para las personas con adicción emocional, porque les resulta difícil hacer frente a las emociones por sí mismos.

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Publicidad