Mente Asombrosa
Reflexiones de vida
Inicio » Reflexiones de vida » 7 reflexiones para mejorar la calidad de vida

7 reflexiones para mejorar la calidad de vida

Una mejor calidad de vida es posible partiendo de las reflexiones. Aprende a recapacitar para transformar tus pensamientos y acciones.

Reflexionar es una acción que nos detiene por instantes, pero que nos conduce a mejorar e influir positivamente en nuestro entorno. Es un momento para recapacitar y nunca es tarde para hacerlo.

El objetivo es identificar cuándo estamos dejando de ser nosotros mismos y pasamos a tener pensamientos o comportamientos indeseados. La clave, entonces, es tomar acciones para realizar los cambios necesarios que permitirán mejorar la calidad de vida.

Una canción, un evento desafortunado, las palabras de una persona, leer un libro, escuchar un atleta o a un filósofo, nos puede llevar a un momento para reflexionar. No hay una guía exacta o estricta que nos indique el momento correcto para hacerlo.

Hay estudios científicos que explican cómo el ser humano se ha convertido en una máquina que ejecuta actividades de forma automática. Esto ha generado que en oportunidades tengamos comportamientos poco ejemplares que nos llevan, la mayoría de las veces, a cometer errores y desaciertos.

¿Cómo tener una calidad de vida mejor?

No hay un manual que explique o indique cuándo hay que reflexionar. El momento para hacerlo es mágico, entonces se abre el entendimiento, se conjugan las emociones y se desencadenan pensamientos sensatos.

Lo primero que hay que reconocer es que existe un problema y hay que buscar opciones para solucionarlo. Para ello, compartimos una selección de 7 reflexiones que permiten analizarte como individuo y conectarte con acciones y pensamientos positivos.

1.- La vida está llena de sorpresas

Es mejor despertar sin pensar que se viene. Dejar que la vida nos pregunte, al azar, cualquier cosa. Estar relajado y sin aprensiones ayuda a ver cada detalle de tu día sin prejuicios ni expectativas. Preguntas tales como: ¿Qué vendrá? ¿Qué me espera? ¿Cómo saldrá todo? ¿Me conviene?

Pueden generar un grado de angustia que paraliza ante cualquier evento inesperado. Lo ideal es estar atento, pero relajado para facilitar el entendimiento, aceptar eventualidades y asumir la vida real tal y como se presenta.

2.- Cada segundo es valioso

Vivir cada segundo de nuestras vidas es un arte que todos podemos desarrollar. Lamentablemente, invertimos mucho tiempo analizado o pensando en algo que ya pasó o que no sabemos si ocurrirá. La frase: “vivir cada momento como si fuese el último” no debe asumirse a la ligera. Es un mensaje que nos indica que la vida pasa rápidamente y se debe aprovechar cada instante para aprender y sentir de una manera consciente.

3.- Calidad de vida sobre cantidad

Nos pasamos la vida en búsqueda de la felicidad y la basamos en cantidades. Es decir, generalmente partimos de la premisa que mientras más tenemos seremos mejores o más felices. Un viaje se caracteriza por lo vivido en el recorrido, no por el tiempo que tardas haciéndolo.

Esto es básicamente la reflexión. ¿Cuántas veces has disfrutado lo poco que tienes? Entonces, enfócate en vivir con calidad y que cada acción que realices sea realizada con amor. No le des importancia al tamaño, pero si a la energía e intensidad con que lo hagas.

4.- Aprovecha lo que tienes

Hay momentos de la vida en los que puede reinar la confusión y entonces esto conlleva a que no valoremos lo que tenemos. Es probable que tengas un buen empleo, una pareja estable o un logro importante y no lo estés disfrutando cabalmente.

Entonces, la recomendación es que valores lo que tienes, disfrutes y aproveches al máximo cada persona o situación que te presente la vida. Y lo negativo conviértelo en una experiencia o mensaje que permita tomar acciones para que el evento o situación indeseable no se repita en un futuro.

5.- Dile adiós al odio

El odio es un sentimiento marcado por pensamientos y energías negativas. Cuando se experimenta el odio, generalmente se trata de llenar un vacío con elementos estériles. Esta manera opuesta de amar puede ser obsesiva, cambiar nuestra calidad de vida y trazar un rumbo incierto.

6.- Los momentos pequeños son gigantes

Para alcanzar grandes objetivos necesitas culminar pequeñas tareas. La suma de cada actividad permite alcanzar los resultados. Es por ello, que se debe valorar cada esfuerzo, por más pequeño que sea, porque te permitirán llegar a feliz término a la valiosa meta planteada.

7.- Piensa más en ti

Muchos creen que pensar en uno mismo es un acto de egoísmo o narcisismo. Cuando te dedicas tiempo para estar física y mentalmente saludable, entonces estarás apto para pensar, analizar y ayudar. Dedícate tiempo y cuida tu salud, de esta manera mejoraras tu vida y favorecerás a tu entorno.

¿Cómo las reflexiones mejoran mi calidad de vida?

Las reflexiones de la vida nos ayudan a mejorar nuestro aquí y ahora. No es sencillo, quizás hemos estado en presencia de situaciones que nos pueden ayudar a reflexionar y no reaccionamos. Entrar en una zona reflexiva de calidad basada en experiencias, momentos, pasiones, emociones y conocimientos es el camino para vivir mejor.

Gladys González

Gladys González

Gladys González Bachelor of Business Administration (B.B.A.) Janus University EEUU. Acreditada en el manejo de Técnicas Psicoterapéuticas y Autosanación en Sanarte Fundación. Certificada en Liderazgo e Inteligencia emocional Universidad Metropolitana -UNIMET- Centro de Extensión, Desarrollo Ejecutivo y Consultoría Organizacional. Caracas – Venezuela.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse