Mente Asombrosa
Señales corporales relación tóxica
Inicio » Pareja » 6 señales corporales que indican que estás en una relación tóxica

6 señales corporales que indican que estás en una relación tóxica

Es fácil culpar al exceso de café por ese dolor de cabeza persistente o las recurrentes mariposas en el estómago. Pero lo que tal vez no sabes es que tus señales corporales en realidad te brindan más información sobre tu entorno y las personas que lo integran de lo que podrías reconocer a primera vista.

Publicidad

A veces, nuestro cuerpo es un espejo de lo que ya está claro para nuestro subconsciente, pero aún no es reconocido por nuestra mente cognitiva. Estamos hablando de las relaciones tóxicas y los efectos que tienen en nuestra salud general.

La razón por la que las personas a menudo se quedan con parejas abusivas es por lo que se conoce como “vinculación traumática”. El perpetrador envía a su pareja a una montaña rusa desde el castigo hasta un afecto fuerte temporal si «se porta bien». Entonces surge un caos muy particular en el cuerpo, en el que varía un alto nivel de hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol y la hormona de la felicidad dopamina, si la persona en cuestión es recompensada con afecto.

Los niveles de adrenalina y cortisol son extremadamente altos todo el tiempo. Cuando una persona sufre de esta combinación de intoxicación química, tarde o temprano el cuerpo responderá.

Señales corporales que te comunican que estás con persona tóxica

1. Sensación de cansancio

Un síntoma común de una relación poco saludable es sentirse constantemente cansado y agotado. A menudo, este es precisamente el objetivo del perpetrador, porque una víctima impotente probablemente no tendrá energía para luchar y, por lo tanto, es más fácil de controlar.

Publicidad

2. Señales corporales: problemas autoinmunes

Un ambiente tóxico puede, con el tiempo, provocar problemas autoinmunes como inflamación, dolores corporales y reacciones cutáneas. Alrededor del 95 por ciento de los clientes que ven a un médico por estos problemas se encuentran en perfecto estado de salud.

Por lo general, obtener el visto bueno de un médico es una buena noticia. Sin embargo, es angustioso para el paciente porque la persona en cuestión sabe que sus síntomas son reales, simplemente no hay una explicación médica. En ese caso, tenemos que observar el entorno de la persona y sus relaciones y ver si las señales corporales son resultado son síntomas como la ansiedad.

3. Problemas digestivos y cambios hormonales.

Las personas que tienen relaciones poco saludables a menudo desarrollan intolerancias alimentarias a pesar de que solían poder comer cualquier cosa. Esto se debe a todo el estrés, así como al cortisol y la adrenalina que se acumulan en el cuerpo.

La ansiedad se desarrolló en humanos para ayudar a manejar la respuesta de lucha o huida. Mientras esto sucede, las hormonas se disparan, ayudándonos a huir del peligro o a enfrentarlo. Pero si estas hormonas no se usan con este propósito, teóricamente significa que tu cuerpo puede comenzar a atacarse a sí mismo.

4. Problemas con la memoria y el lenguaje.

Cuando la mente está siempre en alerta máxima, prestando atención a lo que dices y haces para no provocar una discusión, entonces no hay mucha capacidad mental para otras cosas como el lenguaje y la memoria.

Esto se debe a que la mente está tratando de averiguar qué está pasando, por qué la pareja es tan cruel y manipuladora, y está tratando de encontrar una solución. El problema es que el agresor no busca soluciones.

Uno puede asumir que todos buscamos la paz y armonía, pero las personas que abusan psicológicamente de los demás son diferentes. Disfrutan desanimar a los demás y crear drama. Incluso si dicen que odian el drama, en realidad lo disfrutan … Ambos miembros de la pareja tienen dos objetivos completamente diferentes.

5. Señales corporales de abuso: constante tensión muscular

Puedes culpar a tu sistema nervioso, pero la tensión muscular también es un indicador importante de que alguien te está ocasionando mucha preocupación.

Lo mejor es que hagas una pausa y realmente consideres por qué tu propio cuerpo reacciona de esta manera ante una persona. Tal vez tu subconsciente ha notado algo en esta persona que tu cuerpo ya está sintiendo, incluso si tu mente consciente aún no lo ha notado.

6. Tu presentimiento también es una señal importante

Deberías confiar más en tu intuición. Muchas víctimas de abuso mental comunican que inicialmente no les caía bien la persona que luego abusó de ellos.

Algo simplemente no se sentía bien, pero los afectados buscaron explicaciones racionales y continuaron pasando tiempo con la persona. Este es el punto donde comienza el ‘vínculo traumático’. Pero lo que realmente sucede que el perpetrador fue inicialmente rechazado antes de que hubiera algún tipo de atracción.

A veces, el perpetrador es tan carismático que las chispas vuelan de inmediato, pero en otros casos, sus instintos les dijeron a las víctimas que evitaran a esta persona.

Publicidad