Mente Asombrosa
Terapia de pareja casa
Inicio » Pareja » Terapia de pareja en casa: seis estrategias útiles

Terapia de pareja en casa: seis estrategias útiles

John Gottman, un conocido investigador y experto en terapia de pareja de los Estados Unidos, estima que el 67 por ciento de todas las parejas se divorcian dentro de los 40 años. El propio Gottman pasó por dos divorcios antes de conocer a su tercera esposa y socia comercial, Julie Gottman.

Publicidad

Entonces, si incluso los psicólogos más exitosos fracasan en las relaciones, ¿tenemos el resto de nosotros alguna posibilidad? La respuesta de los expertos es sí. Una pareja que esté dispuesta a trabajar contigo en los problemas puede cambiarlo todo.

Si no puedes gastar tanto dinero en terapia de pareja o tu pareja no está preparada para ella, aun así pueden practicar un entrenamiento específico para comunicarse mejor, responder a sus necesidades y resolver conflictos. Aquí hay seis métodos basados ​​en la ciencia que los terapeutas de parejas recomiendan a sus clientes.

1. Identifica qué tipo de relación tienen

Los diferentes tipos de apego (seguro, ansioso o evitativo) pueden afectar una relación. Las parejas evitativas anhelan la independencia y crean distancia después de demasiada cercanía. Las parejas ansiosas, por otro lado, reaccionarían de manera muy sensible si el otro mantuviera la distancia y percibirían esto como un peligro.

E irónicamente, estos dos tipos de personas a menudo se juntan. Por lo que la relación termina en un ciclo de conflicto en el que ninguno de los dos tiene la sensación de que sus necesidades están siendo satisfechas.

Publicidad

Por lo tanto, lo mejor para las personas ansiosas es que practiquen ser claros y tranquilos acerca de sus necesidades, en lugar de reaccionar demasiado emocionalmente a un desencadenante espontáneo.

2. Discutan un solo problema a la vez

Sucede una y otra vez que uno de los miembros saca a relucir un tema, el otro se pone a la defensiva y contraataca con un contraargumento. Existe una regla para evitar esto. Se trata de esta: solo una persona puede enfadarse a la vez

El miembro de la pareja que se molestó primero es al que se le debe de aclarar el problema. Un consejo: la próxima vez que tu pareja se queje, asegúrate de que la conversación sea breve y presta toda tu atención al problema.

3. Tengan debates estructurados para una buena terapia de pareja

Cuando sea tu turno, solo debes decir una oración o dos y luego tomarte un breve descanso antes de que tu pareja tenga la oportunidad de hablar. Esto relaja la conversación y los ayuda a ambos a escucharse mejor y a mantener sus emociones bajo control.

4. Trate de escuchar activamente

La escucha activa puede ayudarte a prestar atención a tu pareja. Un miembro de la pareja asume el papel de narrador, el otro el papel de oyente y escucha sin interrumpir. Tan pronto como el compañero narrador termina, el compañero que escucha se asegura de que comprende lo que el narrador quiere comunicar.

Por ejemplo, podría preguntar: “Creo que te sientes de X manera, ¿verdad?”. Toma en cuenta que no necesariamente tienes que estar de acuerdo con los sentimientos de tu pareja; simplemente estás reflexionando sobre lo que dijo para demostrar que estás escuchando y que te preocupas por sus sentimientos.

5. Terapia de pareja: poner límites, y evitar cruzarlos

Cuando estás emocionalmente abrumado, tu cerebro ya no puede absorber y procesar la información correctamente. Por eso es necesario trazar líneas claras. Cruzar un límite pone en riesgo la relación, por lo que ambos necesitan desarrollar un sentido de dónde comienzan sus límites. 

Tan pronto como comienzas a cerrarte de los sentimientos o el punto de vista de la otra persona y simplemente esperas para presentar tu propio punto de vista, eso es un cruce de frontera y debes interrumpir la conversación.

6. Seleccione una palabra de seguridad o configure un temporizador

Si una discusión se sale de control, debes pensar en una palabra de seguridad y decirla para indicarle a tu pareja que necesitas un descanso. Otra táctica es programar un cronómetro de cinco minutos e interrumpir la discusión cuando haya expirado. 

Incluso si no han encontrado una solución para entonces, es útil seguir el plan juntos para generar confianza en la relación. Después del descanso, pueden reanudar la conversación y dejar que el temporizador corra durante otros cinco minutos.

Publicidad