Mente Asombrosa
Trastorno bipolar enfermedad de las celebridades
Inicio » Psicología » Trastorno bipolar: ¿enfermedad de las celebridades?

Trastorno bipolar: ¿enfermedad de las celebridades?

El trastorno bipolar se clasifica como un trastorno del estado de ánimo en el que se pierde la sensación de controlar las emociones y el paciente experimenta cambios de humor con gran malestar. Por lo tanto, es posible que alguien experimente episodios depresivos o maníacos e hipomaníacos

Publicidad

Los episodios depresivos se caracterizan por experimentar durante todo el día (y normalmente durante al menos dos semanas seguidas) sentimientos de tristeza, pérdida del placer incluso de las cosas que solían agradar al paciente.

Sensación constante de fatiga, dificultad en el trabajo y en la vida diaria. Alteraciones del apetito y del sueño, pensamiento pesimista y sentimientos de inutilidad con tendencias suicidas. 

Los episodios maníacos son lo opuesto a los depresivos. La emoción predominante es la de alegría y euforia desmedidas, pero también de fácil irritación, dando lugar a frecuentes riñas y peleas. Además, se enfatiza demasiado la confianza en sí mismo y el paciente se siente genial, fuerte y como si fuera el centro del mundo. 

Hay una alta resistencia a la fatiga y reducción de la necesidad de dormir, hiperactividad (generalmente de manera caótica, lo que resulta en trabajos incompletos). Locuacidad intensa y humor y pérdida de conciencia de las consecuencias de las acciones.

Publicidad

Lo que resulta en comportamientos atrevidos, que pueden ser peligrosos para la integridad física, gastar grandes sumas de dinero innecesariamente, etc.

¿Podría considerarse al trastorno bipolar como la enfermedad de las celebridades?

Existe la percepción -pero también el registro histórico- de que se ha diagnosticado a muchas personas famosas y carismáticas del presente y del siglo pasado con algún tipo de trastorno del estado de ánimo

Marilyn Monroe, Ernest Hemingway, Jimi Hendrix, Mel Gibson, Kurt Cobain. En general, las personas aparentemente extrovertidas, brillantes y creativas, y con habilidades artísticas parecen ser más propensas a esta enfermedad. Sin embargo, las estadísticas, no confirman que estas personas tengan más probabilidades de desarrollar el trastorno.

De hecho, es un trastorno relativamente común, probablemente más común de lo que se pensaba. Ahora que contamos con una mejor comprensión de la naturaleza del trastorno, hemos llegado a hablar no sobre el trastorno bipolar en sí, sino sobre los trastornos del espectro bipolar. 

Es decir, existen formas típicas del trastorno, con las alternancias características de episodios maníacos y depresivos, pero también existen muchas formas atípicas con un cuadro clínico habitualmente más leve.

El trastorno bipolar no tiene una preferencia de género. Hombres y mujeres son igualmente afectados por este. Sin embargo, los hombres son más propensos que las mujeres a tener episodios maníacos, mientras que las mujeres son más propensas a tener episodios depresivos.

Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad

Debido a que el trastorno suele comenzar con la aparición de episodios depresivos y los episodios maníacos solo se producen después de mucho tiempo, debemos tener especial cuidado en diagnosticar trastorno depresivo mayor en personas jóvenes.

Ya que pueden ser los primeros episodios depresivos del trastorno bipolar que aún no se ha manifestado por completo. En base a lo anterior, un diagnóstico puede ser difícil y requerir un seguimiento del paciente durante mucho tiempo -incluso años- hasta concretarlo.

El diagnóstico lo realiza un psiquiatra con el examen clínico psiquiátrico. La Asociación Americana de Psiquiatría y la Organización Mundial de la Salud han establecido criterios clínicos diagnósticos que deben cumplirse. 

No existen pruebas de laboratorio específicas que puedan utilizarse para diagnosticar el trastorno, pero se realizan análisis de sangre, pruebas de imagen cerebral y electroencefalogramas para descartar cualquier condición orgánica que pueda presentar un cuadro clínico similar al trastorno bipolar.

Al principio, a los pacientes les resulta difícil ser conscientes de su estado y aceptar el diagnóstico. Por lo general, se sienten enfermos solo cuando experimentan episodios depresivos y luego buscan ayuda y tratamiento psiquiátrico. Es más difícil ser consciente cuando tienen un episodio maníaco debido a su carácter agradable, estado de ánimo elevado y autoconfianza exagerada, así como a la necesidad de sentirse felices y activos.

La conexión con el médico y la familia del paciente es esencial

La clave del tratamiento es desarrollar una alianza con el médico para que sea posible aceptar el diagnóstico y ser consciente del trastorno. La prevención de recaídas también es importante. Por lo general, se necesita medicación, pero esto se juzgará por la gravedad del trastorno y su impacto en la vida del paciente. 

También pueden ser necesarias intervenciones en el entorno familiar. Si hay problemas en las relaciones familiares, pueden agravar la condición, lo que puede poner en peligro las relaciones del paciente con su propia familia. 

Los familiares a menudo no entienden el comportamiento de los pacientes y necesitan que se les explique que son síntomas de una condición, que por supuesto es crónica. Pero que con el tratamiento adecuado los pacientes pueden tener una vida diaria normal. Por lo tanto, los familiares no necesitan tener miedo o indignación y frustración, sino mostrar comprensión, saber reconocer una recaída a tiempo y dar apoyo.

Publicidad