Mente Asombrosa
La psicología detrás de los recuerdos falsos
Inicio » Psicología » Recuerdos falsos | Cuando recuerdas eventos que nunca existieron

Recuerdos falsos | Cuando recuerdas eventos que nunca existieron

Los recuerdos falsos, también llamados pseudo-recuerdos, son recuerdos basados en eventos ficticios que conectamos en nuestra historia de vida personal. En la realidad, estas situaciones nunca han sucedido, sin embargo la persona que las recuerda está convencida de su autenticidad. ¿Cómo surgen los recuerdos falsos?

Publicidad

Recuerdos falsos: ¿cómo surgen?

De manera precisa, cuando nos referimos a memoria falsa hablamos de una serie de recuerdos de detalles o eventos que no ocurrieron en realidad o que han sido distorsionados si es que realmente ocurrieron, por lo tanto son recuerdos erróneos.

Existe un mito sobre el funcionamiento de la memoria autobiográfica: que funciona como un dispositivo de grabación especializado, que desde nuestros primeros días en este mundo (y hay quienes piensan que esto puede ocurrir desde el período prenatal) crea un registro fiel de los eventos de nuestra vida y posteriormente “publica” estas grabaciones para su posterior consulta.

Hasta ahora, desafortunadamente, ningún cirujano ha podido descubrir esta minicámara en los tejidos del cerebro (de todos modos, ¡Seguramente sería aterrador si tal dispositivo realmente existiera!).

Hoy en día sabemos con certeza que la memoria funciona de manera diferente

Investigaciones indican que en la memoria ocurren procesos constructivos muy complejos, y como resultado de estos la representación de la memoria de un evento podría desviarse en mayor o menor medida de lo que en realidad sucedió. [¹‚²]

Los pseudo-recuerdos de eventos que no experimentamos son producto de procesos constructivos y aparecen cuando ubicamos mal la fuente de estos recuerdos. Es decir: asignaremos por error el origen de un recuerdo de un evento a una experiencia personal en lugar de, por ejemplo, la experiencia de otra persona.

Publicidad

Entonces, podemos decir que los pseudo recuerdos pueden ser un conjunto de nuestras experiencias reales, ideas, conocimiento general, historias escuchadas, películas vistas, etc.

Los errores de memoria han sido objeto de una considerable investigación en la literatura cognitiva en los últimos 40 años.

Falsos recuerdos en el consultorio del terapeuta

Hasta este punto, ya has aprendido que los recuerdos falsos surgen de los procesos de memoria natural, y esto generalmente no es motivo de preocupación. El problema surge, por ejemplo, cuando los pseudo recuerdos se convierten en la base del enjuiciamiento de una persona presuntamente culpable de cometer un delito.

Este tipo de situaciones ocurrieron, por ejemplo, en los Estados Unidos en los años ochenta y noventa. Se escuchaban historias de personas que, en el curso de terapias específicas, “recuperaron” recuerdos escalofriantes de experiencias traumáticas de la infancia.

Los presuntos perpetradores, generalmente los parientes más cercanos, comparecieron ante el tribunal y resultaba que el crimen del que fueron acusados ​​nunca ocurrió.

Hay gran cantidad de investigación que demuestra que una correcta y específica sugestión por parte de otra persona podría contribuir significativamente a comenzar a creer en algo que no sucedió. Especialmente cuando es una persona que tiene autoridad. [³]

Existen varias técnicas que se utilizan para recuperar recuerdos, pero que más bien podrían crearlos. Por supuesto, estamos hablando de una situación en la que una memoria determinada nunca se había presentado antes del comienzo de la interacción con estos métodos.

Técnicas para recuperar recuerdos

Imaginaciones controladas (cuando el terapeuta te pide que imagines un escenario específico y empatices intensamente con las escenas reproducidas),

  • Hipnosis (investigaciones muestran que la hipnosis aumenta la creencia subjetiva de que el evento tuvo lugar, pero no aumenta la relevancia de los recuerdos),
  • Utilizar fotos familiares para recordar más vívidamente,
  • Técnicas de regresión (el terapeuta te pide que regreses al pasado y revivas eventos de tu infancia o cuando eras menor).

Vale la pena refutar al mismo tiempo otro mito y mencionar que en el caso de la regresión, los participantes no hacen un viaje mental en el tiempo (la mente no funciona como una cinta de video), sino que simplemente recrean en base a su comportamiento, sus conocimientos y sus creencias, cómo se habrían comportado durante un período determinado de sus vidas.

¿No es posible recordar eventos traumáticos?

Al parecer ciertos eventos tienen un impacto tan grande en la psique que no se pueden borrar de ninguna manera. Sin embargo, hay teorías de que nuestra mente está equipada con una serie de mecanismos de defensa que nos protegen de ser conscientes de los traumas pasados, ya que de otra forma habría consecuencias que nuestra psique no podría soportar.

Uno de estos mecanismos es la represión que elimina las experiencias no deseadas en el inconsciente. Al mismo tiempo, estos recuerdos ocasionalmente salen y se hacen sentir, por ejemplo, en sueños y fantasías.

Aunque investigaciones más bien muestran que las personas con traumas no solo no olvidan lo que les sucedió, sino que constantemente luchan con los recuerdos que a pesar del paso de los años todavía los persiguen. Sin embargo, también hay datos que sugieren que a veces es posible olvidar un evento que fue traumático.

¿Cómo puedes minimizar el riesgo de crear recuerdos falsos?

Adquirir conocimiento sobre los mecanismos de la memoria y sus distorsiones es la base para empezar. ¡Lee libros y blogs interesantes acerca de estos temas! Además, también puede ser muy útil que investigues explicaciones alternativas del origen de alguna memoria. Si tienes dudas sobre un evento del pasado, siempre vale la pena hablarlo con tus amigos y familiares.

Si necesitas de ayuda psicológica profesional, usa los servicios de profesionales que hayan adquirido su educación de reconocidas escuelas de psicoterapia. Un psicoterapeuta debe haber entrenado y trabajado en sí mismo durante años para actuar éticamente y no usar técnicas arriesgadas.

Evita a los especialistas que prometen que te transportarán a tus recuerdos de la infancia o incluso a los de una encarnación previa… tal vez suene interesante, pero vale la pena saber que estas cosas no tienen nada que ver con la psicología y la psicoterapia.

Bibliografía:
  1. Otgaar, H., Muris, P., Howe, M. L., & Merckelbach, H. (2017). What Drives False Memories in Psychopathology? A Case for Associative Activation. Clinical psychological science : a journal of the Association for Psychological Science5(6), 1048–1069. https://doi.org/10.1177/2167702617724424
  2. Fabiani, Monica, Michael A. Stadler, and Peter M. Wessels. 2000. True but not false memories produce a sensory signature in human lateralized brain potentialsJournal of Cognitive Neuro science 12(6):941-949. [PubMed]
  3. D. Vázquez. 01/03/2007. El síndrome de la memoria falsa. [Enlace]
  4. Challies, D. M., Hunt, M., Garry, M., & Harper, D. N. (2011). Whatever gave you that idea? False memories following equivalence training: a behavioral account of the misinformation effect. Journal of the experimental analysis of behavior96(3), 343–362. https://doi.org/10.1901/jeab.2011.96-343
  5. Mitchell K.J, Zaragoza M. Repeated exposure to suggestion and false memory: The role of contextual variability. Journal of Memory and Language. 1996;35:246–260. [Google Scholar]

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios