Mente Asombrosa
La importancia de los juegos para los niños
Inicio » Psicología social » Por qué jugar es tan increíblemente importante para un niño

Por qué jugar es tan increíblemente importante para un niño

Jugar es un recurso increíblemente valioso que puede significar relajación, trabajo, aprendizaje y diversión. Los niños sanos juegan fuera de sí mismos y usan cualquier cosa que esté disponible en su entorno.

Publicidad

Al jugar, los niños colorean la dura realidad con su imaginación, cumplen sus deseos secretos y practican para los desafíos de la vida.

Este artículo tiene el propósito de alentar a los padres a darles a sus hijos el mayor tiempo libre posible (¡porque la infancia es la etapa más intensiva de aprendizaje!), y también el de alentarlos a jugar junto a ellos si es posible.

Jugar como un constructor de competencia

Los niños aprenden habilidades importantes mientras juegan. Estas son algunas de ellas:

  • Comprender las reglas: debes cumplir con las reglas y los acuerdos; de lo contrario, el juego no funcionará.
  • Tolerancia a la frustración: perder puede ser muy frustrante. Uno tiene que aprender a perder.
  • Control de impulsos: aprender a controlar y manejar el comportamiento.
  • Planificación de acciones para juegos de estrategia.
  • Tolerancia y competencia social en los juegos de mesa.

Jugar significa estar libre de las exigencias de la vida

La mayoría de los niños experimentan una experiencia óptima o de fluidez mientras juegan. Esto significa que están completamente inmersos, no perciben el paso del tiempo y al mismo tiempo también están altamente concentrados y motivados. Es este estado óptimo lo que hace que el juego sea tan valioso.

Publicidad

Algunos investigadores suponen que los humanos tienen un instinto innato de juego. Este instinto de juego se manifiesta como motivación y placer en las actividades lúdicas. Y por lo tanto jugar es una necesidad humana; una necesidad impulsada por nada más que el juego en sí mismo, sin obtener un beneficio especial, y al mismo tiempo, los humanos ganan muchas cosas a través del juego.

¿Por qué juegan los niños?

Cuando vemos a los niños jugar, aprendemos mucho sobre ellos y su comprensión del mundo. Cuando nos acercamos a ellos y nos involucramos en el mundo del juego, estamos promoviendo un desarrollo infantil saludable y en una relación sostenible y cercana.

Juegos de rol y juegos simbólicos como práctica y procesamiento de nuevas experiencias

En el juego simbólico (pretender que eres algo), las experiencias difíciles pueden externalizarse y presentarse de manera alienada. Esta pretensión ofrece una distancia segura de los problemas. Además, el propio estado emocional se le atribuye a otro personaje. Cuando juegan, los niños están en contacto cercano con su estado mental.

El juego les da la oportunidad de asumir un nuevo rol: la niña tímida es capaz de ser la princesa dominante, y el niño bueno se convierte en un pirata malvado (o bueno). El juego hace realidad las ilusiones y sirve para aumentar la autoestima y mejorar la imagen de uno mismo.

A muchos niños les gusta elegir juegos en los que puedan percibirse de manera poderosa. Prefieren los roles de héroe y princesa. Además, jugar les permite practicar nuevos comportamientos sin temor a que haya consecuencias negativas.

No hay que dudar del juego

A menudo muchos padres tienen preocupaciones cuando sus hijos (especialmente los niños varones, ya que tienen una fascinación especial por estas formas de juego) adoptan roles bastante agresivos en sus juegos.

Sin embargo, algo que puede ser aún más preocupante que eso, es cuando un niño deja de jugar. A los niños en particular les gusta tener juegos llenos de acción que les permitan medirse a sí mismos, y puede ser bueno para su autoestima dejarlos tomar el rol de un personaje fuerte y autosuficiente, un héroe invencible.

El comportamiento agresivo en un juego debe preocuparte cuando solamente es destructivo, se produce un daño real y ya no es posible distinguir entre lo “bueno y malo”. Pero la mayoría de los niños saben muy bien dónde están los límites.

Es muy común que a los niños les guste dar el papel antagónico y más débil (en el que eres inferior, tienes menos compañeros de equipo o más débiles, armas menos poderosas, …), de esta manera, se sienten poderosos y fuertes. – Finalmente, es algo muy saludable querer percibirse a uno mismo de manera eficaz y poderosa.

Si le otorgas al niño este rol fuerte y poderoso y no lo debilitas ni lo subordinas, probablemente también se muestre dispuesto a pelear junto a ti contra un malvado enemigo externo, para salvar al mundo, por ejemplo.

Los niños particularmente inseguros y temerosos pueden adquirir maravillosas nuevas experiencias a través del juego y vivir algo que tal vez nunca hayan experimentado en la vida real.

Pueden convertirse en el animal valiente y orgulloso que lo domina todo y avanza valientemente. A través de esta experiencia lúdica, los niños son capaces de vivir lo que es el éxito y practicar maneras de alcanzarlo.

El juego como un desarrollo de competencias en el área social

Cuando hay varios niños involucrados en el juego, se retroalimentan directamente entre ellos. Muchas veces el otro niño también quiere desempeñar el papel principal, por lo que deben llegar a un acuerdo.

También dan retroalimentación directa si el otro niño realmente no quiere seguir las reglas. Por lo que se preguntan ¿Qué tengo que hacer para que obedezca más? Es aquí donde los niños a menudo muestran el comportamiento repetitivo de sus padres y manifiestan lo que han aprendido de ellos.

Los niños hacen todo esto voluntariamente, inconscientemente y con increíble creatividad y dedicación. Cuando los padres nos involucramos en la gran variedad de juegos que tienen nuestros hijos, entonces tenemos acceso directo a ellos y podemos averiguar cómo se sienten realmente.

Desafortunadamente, a menudo muchos adultos y padres se esfuerzan demasiado por involucrarse en el juego de sus hijos. Si es así, lo más probable es que se trate de una regla o un juego de mesa.

Por supuesto, eso es mejor que nada. Pero si tienes un hijo al que todavía le gusta jugar un juego de rol, deja que tu hijo te introduzca a este mundo. Elimina tus inhibiciones y bloqueos.

No pienses tanto y sé valiente, pregúntale a tu hijo qué hacer, él te guiará. Y no pasa nada si el niño toma la delantera en el juego, muchos niños disfrutan mucho cuando pueden decidir hacia dónde irán las cosas.

Es normal y lógico que a los niños les guste asumir el papel dominante y fuerte y darnos a los adultos una posición (que a menudo es suya) más débil. Es importante que asumas el papel por completo. Así que realmente pretende que eres un perro en todos los juegos y no solo lo hagas a medias.

Si no tienes éxito en lograr esto, entonces mejor deja al niño en paz. Sin embargo, tan pronto como estés seguro de tu papel y lo completes, también podrás desempeñar un papel más fuerte y activo en la configuración del juego y experimentar una maravillosa unión con tu hijo, o tus hijos.

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios