Mente Asombrosa
Rasgos de una persona con personalidad psicopática
Inicio » Psicología » Personalidades psicopáticas | Trastorno antisocial de personalidad

Personalidades psicopáticas | Trastorno antisocial de personalidad

Personalidades psicopáticas o psicopatías son trastornos antisociales de la personalidad que afectan a los individuos y que requieren asistencia profesional

Publicidad

Se consideran personalidades psicopáticas a ciertos patrones y tipos de comportamientos indeseados que asumen algunas personas. A las mismas, por lo general, la gente común les asigna la etiqueta de “enfermos mentales”, aun cuando esto no sea necesariamente cierto. Con frecuencia, existen ciertas características reconocibles entre tales individuos, a las que se le denomina trastornos de la personalidad o rasgos antisociales. 

Dentro de la psicología, un psicópata es aquella persona que sufre de un determinado trastorno de la personalidad que, sin llegar a ser una enfermedad mental, se considera anormal. Esta, así como cada uno de sus casos, es definida, en detalle, en el Manual de Diagnóstico de Psiquiatría (DSMV). Se conocen diversas manifestaciones de las personalidades psicopáticas, todos ellos con sus características particulares.

Las personalidades psicopáticas presentan distintos tipos de trastornos 

Veamos en detalles algunos de los trastornos antisociales de la personalidad:

Puedes leer más información sobre el trastorno antisocial de la personaldiad en nuestro sitio web.

Publicidad

Personalidad mitómana

Estas personas suelen presentar un trastorno psicológico irritante, que consiste en mentir de manera compulsiva y patológica. Los mitómanos creen en una falsa realidad que, incluso, pueden llegar a inventar ellos mismos; así sea, de manera distorsionada. Además, manifiestan delirios de grandeza. Con bastante frecuencia, se trata de sujetos de escaso nivel mental, con pobreza intelectual y una gran imaginación.

Personalidad histérica

Por lo general, se manifiesta en individuos de personalidad dramática o teatral; quienes tienen una cierta tendencia a ser muy vulnerables ante el estrés. Los mismos presentan síntomas afectivos fluctuantes y reactivos; es decir, explosiones emocionales exageradas disparadas por situaciones inofensivas. También se observa, problemas recurrentes en sus relaciones interpersonales y una gran tendencia a la impulsividad.

Estos sujetos actúan, ejerciendo los roles de víctimas, acusados o testigos. En el primer caso, se muestran como ciegos, paralíticos, mudos, adoloridos o desorientados; en tanto que, en los dos últimos, actúan cual amnésicos. 

Personalidad explosiva

Estos individuos acostumbran a mostrar una cierta pereza y lentitud, sin que pueda predecirse que sufran de reacciones explosivas instantáneas. Son capaces de llevar a cabo las más grandes atrocidades e injusticias y, luego, negar la ejecución de tales actos de mala conducta y agresividad. Suelen conservar una vaga idea de su conducta anormal. Desde el punto de vista de la ley, estas personas cometen graves delitos, con hechos de sangre, sin motivo alguno.

Personalidad paranoica

La personalidad paranoide se caracteriza por, un patrón generalizado de exagerada e injustificada desconfianza y recelo hacia los demás. Así, interpretan todos los motivos como hostiles o dañinos. Se trata de individuos que, sospechan siempre que el prójimo planea explotarles, engañarles o dañarles; lo que hace que vivan atentos a posibles ofensas, desatenciones o intimidaciones.

Personalidad compulsiva

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo se caracteriza por una preocupación generalizada por el orden y el perfeccionismo. A estos individuos no les gusta dejar espacio para la flexibilidad o la eficiencia, lo cual acaba afectando a la finalización de las tareas. Necesitan tener el control y siempre persiguen los resultados ideales. Por tanto, actúan solos y desconfían de la ayuda que se les pueda ofrecer.

Personalidad esquizoide

El trastorno esquizoide de la personalidad (TEP) se caracteriza por la falta de interés en relacionarse con el entorno. Se trata de individuos que no suelen expresar sus emociones.

Personalidad ciclotímica 

Estos individuos se ubican en un grupo bien definido, entre la esquizofrenia y las psicosis afectivas. Ellos se manejan entre dos polos (angustia-felicidad, incoherencia-estupor o acinesia-hipercinesia). Las psicosis ciclotimias suelen clasificarse de bipolaridad como diagnósticos alternativos. Aún, en la actualidad, se plantea la posibilidad de que las personas con tales trastornos puedan recuperar un espacio propio y, vivir como entidades independientes dentro de la nosología psiquiátrica. 

Personalidad perversa

Este es uno de los trastornos que más daño produce a aquellos que conviven con el paciente. El rasgo dominante es la conducta agresiva y destructiva, sádica y capaz de disfrutar del dolor ajeno; aunque no logra empatizar con él. Estos individuos manejan con maestría la mentira y la confabulación, porque su único objetivo es satisfacer sus deseos, a costa de los demás. No experimentan sentimientos de culpa, dado que su mente deforma la realidad y les hace ver que, siempre, los otros son los responsables. 

Personalidad asténica

El trastorno de la personalidad asténica progresa imperceptiblemente. Se caracteriza por un gran agotamiento y una pérdida, completa o parcial, de la capacidad de realizar ciertos esfuerzos físicos o mentales. Esta patología suele acompañar a dolencias somáticas y enfermedades mentales. Y se identifica gracias a un estado doloroso, impotente o de fatiga crónica, que se manifiesta en una extrema inestabilidad del estado de ánimo. También se observa: inquietud, impaciencia, intolerancia a la luz brillante, malestares musculares y sensibilidad a los olores y/o ruidos fuertes.

Personalidad inestable: 

El trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad (TIE), o borderline, describe los problemas de aquellos individuos que muestran una gran ansiedad. Por lo general, presentan un patrón de comportamiento autodestructivo, que podría llevarlos a convertirse en psicóticos. Ya, en ese estadio, dudan de todo, tanto de sí mismo, como de los demás. Sus estados emocionales presentan cambios bruscos, y pasan de la desesperación a la alegría eufórica o viceversa, en un lapso muy breve y sin razón aparente.Por último, lo importante cuando se padece de alguna de las personalidades psicopáticas es, buscar ayuda lo más pronto posible. El individuo jamás debe auto medicarse, ni aliviar los síntomas con alcohol o drogas. De lo contrario, esto podría llevarlo a sufrir de diversas patologías, como trastornos de la alimentación o daños irreversibles del organismo, entre otras consecuencias.

Publicidad

Cilaura Vilchez

Cilaura Vilchez

Cilaura Vilchez es Psicólogo Clínico, EMDR Practitioner del EMDRIA de New York. Miembro de la Junta Directiva de la Federación de Psicólogos de Venezuela (FPV). Miembro de Psicólogos sin Fronteras (PSF-V)

Subscribirse
Notificar a
guest
1 Comment
último
más reciente más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
CARLOS
CARLOS
1 mes atrás

MUY BUEN ARTÍCULO