Mente Asombrosa
Hombre que sufre parasomnia trastornos del sueño
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos del sueño » Parasomnia – comportamiento extraño durante el sueño

Parasomnia – comportamiento extraño durante el sueño

La parasomnia es un grupo de trastornos del sueño que se manifiestan en forma de movimientos involuntarios y comportamientos extraños que aparecen durante el sueño.

Ejemplos típicos de parasomnia son el lunatismo, el bruxismo, las pesadillas, la parálisis del sueño, los terrores nocturnos. Las diferentes variedades de parasomnia afectan con mayor frecuencia a los niños y personas mayores de 50 años.

La parasomnia, aunque puede parecer peligrosa, generalmente no representa una amenaza para los afectados. En los adultos, los trastornos del sueño aparecen de forma episódica y generalmente son causados ​​por un estilo de vida irregular, estrés o muy poco sueño. Es fácil reducir el riesgo de que ocurran yendo a la cama a horas regulares y recordando dormir siempre a un horario establecido, mejorando con ello también la higiene del sueño.

Parasomnia en las fases NREM y REM

Las parasomnias pueden ocurrir en la fase profunda del sueño NREM (movimiento ocular no rápido) o REM (movimiento ocular rápido).

Los trastornos que surgen durante la etapa NREM se asocian con un despertar incompleto del sueño profundo y afectan del 1 al 4% de los adultos. Se observan con más frecuencia en niños de hasta 8 años, en los que el sueño profundo dura más tiempo.

Ocasionalmente, durante la fase REM, afecta aproximadamente al 0.5% de la población y está relacionada con los sueños. En una persona sana en la fase REM, la comunicación nerviosa entre el cerebro y los músculos se interrumpe para soportar la tensión muscular. Cuando este no es el caso, mientras la persona sueña transfiere su comportamiento del sueño a la realidad: patea con sus pies, grita, se sacude o mueve sus manos. Este tipo de trastorno es más común en personas mayores de 50 años.

Tipos de parasomnia:

Algunos síntomas de parasomnias pueden incluir movimientos anormales, percepciones o pesadillas. Estos sueños pueden ocurrir durante la noche y es posible que la persona no tenga ningún recuerdo en la mañana. Hay varios tipos de parasomnia incluyendo:

Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno que ocurre en la fase de sueño profundo. Se manifiesta en forma de comportamientos complejos e impredecibles, como sentarse en la cama, levantarse, caminar por la habitación y, en casos extremos, salir a la calle.

El sonámbulo no es consciente de lo que hace, a menudo siente ansiedad y miedo. Por lo tanto, una persona que camina dormida nunca debe despertarse, porque al querer defenderse puede reaccionar agresivamente. En su lugar, es aconsejable sujetarlo suavemente y llevarlo lentamente a la cama.

El sonambulismo rara vez ocurre en adultos: se observan casos más leves de sonambulismo en el 4% de la población, mientras que la manifestación completa del sonambulismo como levantarse y caminar por la habitación solo se encuentran en el 1% e los afectados. Este trastorno está más frecuentemente relacionado con los niños; se estima que hasta un tercio de ellos tuvieron al menos un episodio de sonambulismo en sus vidas.

Embriaguez del sueño

La embriaguez del sueño se produce después de un repentino despertar de un sueño profundo. Se caracteriza por un período de desorientación que dura unos minutos. Cuando la persona despierta de manera incompleta, murmura, reacciona incorrectamente a las preguntas y órdenes, se mueve caóticamente. Este es un comportamiento típico de los niños menores de 5 años. Entre los adultos, este tipo de parasomnia ocurre en el 4% de los casos.

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos tienen el curso más turbulento dentro de los diferentes tipos de parasomnia. Por lo general, ocurren poco después de quedarse dormido, en la fase NREM. La persona afectada se sienta en la cama y de repente comienza a gritar frenéticamente o llorar, siente un miedo fuerte y es difícil calmarla.

Tema relacionado:
Sí te cuesta levantarte de la cama podrías sufrir dysania

Cuando trata de despertarse, puede reaccionar agresivamente e incluso tratar de escapar. El paciente no tiene plena conciencia y después de un ataque que dura varios minutos, no recuerda lo que le ha sucedido.

La ansiedad o terror nocturno afecta aproximadamente al 1% de los adultos y al 3% de los niños.

Bruxismo

El bruxismo, o el crujir de dientes durante el sueño, es un trastorno diagnosticado en el 8-10% de la población. Si ocurre constantemente, puede provocar rápidamente el choque de coronas de dientes, fisuras del esmalte, aflojamiento de los dientes y, en casos extremos, cambios degenerativos en las articulaciones temporomandibulares.

Las causas del bruxismo no se investigan completamente, pero las más frecuentes son el estrés y la mala oclusión de larga duración.

Trastornos del comportamiento durante el sueño REM

Los trastornos del sueño que ocurren en la segunda mitad de la noche se asocian con una mayor frecuencia de sueño REM. Este es el momento de soñar y, al mismo tiempo, se produce la relajación muscular total, gracias a lo cual la persona que sueña no se mueve. Sin embargo, sucede que los músculos permanecen en tensión, lo que ocasiona diversos trastornos durante el sueño: la persona puede agitar sus brazos, patalear, realiza movimientos bruscos o intenta atrapar objetos en el aire. De esta manera realiza los mismos movimientos que en un sueño.

Si los trastornos del sueño durante la fase REM son recurrentes, está indicado el tratamiento farmacológico. También se recomienda que la persona que sufre de síntomas similares duerma sola y no tenga ningún objeto que pueda dañarlo, a menos hasta que pueda ser tratada.

Parálisis del sueño

La parálisis del sueño, ocurre al despertar del sueño y permanecer inmóvil (paralizado), y con menos frecuencia durante el sueño. Se manifiesta en la inercia total o parcial del cuerpo, que causa ansiedad y miedo severo. Una persona afectada por la parálisis del sueño no puede hacer ningún movimiento, no puede emitir ningún sonido y siente un gran peso en el pecho que le dificulta la respiración.

A pesar de las sensaciones desagradables que causa, la parálisis no es peligrosa y desaparece espontáneamente después de unos minutos. Las causas de esta parasomnia incluyen irregularidad en el sueño, estrés severo, adicción al alcohol y sustancias psicoactivas. Aunque las causas no están muy bien claras y es frecuente en la mayoría de las personas.

Pesadillas

Las pesadillas son un trastorno similar a los terrores nocturnos, pero en el caso de las pesadillas, el soñador las experimenta conscientemente y, después de despertarse, recuerda su contenido durante mucho tiempo.

Según la investigación, el 75% de las personas que tuvieron una pesadilla en la infancia lo recuerdan en la edad adulta. La razón de la aparición de este tipo de sueños es, con mayor frecuencia, algo noraml en cualqueir persona, sin embargo, puede ser también una repercusión por alguna experiencia traumática o un trastorno de estrés postraumático. Si las pesadillas son constantemente recurrentes, se recomienda la psicoterapia, a veces en combinación con otro tipo de tratamiento.

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse