Mente Asombrosa
Un persona que sufre parálisis del sueño
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos del sueño » Parálisis del sueño: síntomas, causas y tratamiento

Parálisis del sueño: síntomas, causas y tratamiento

La parálisis del sueño es un trastorno del sueño que involucra la parálisis de los músculos y, al mismo tiempo, mantiene la conciencia al pasar del sueño a la vigilia. ¿Qué es la parálisis del sueño y cuáles son los métodos para tratar los problemas del sueño?

Publicidad

La parálisis del sueño es un fenómeno natural en nuestro cuerpo. Siempre ocurre cuando nuestro sueño entra en la fase REM, porque entonces soñamos lo más intensamente posible.

Gracias a esta parálisis, mientras dormimos no realizamos las acciones que se supone que estamos haciendo en el mundo onírico, para evitar que suframos accidentes mientras estamos dormidos. Es bastante natural que nuestro cuerpo permanezca quieto, y antes de que podamos despertarnos conscientemente, la parálisis pasará.

Sin embargo, sucede que en algún momento de la fase REM, nuestra mente se despierta y el cuerpo se mantiene paralizado. No podemos movernos, respiramos rápida y superficialmente. Esta experiencia genera un poco de ansiedad, pero pasa después de unos pocos segundos.

Síntomas de la parálisis del sueño

La parálisis del sueño se clasifica como parasomnia o trastornos del sueño. El síntoma principal de esta afección es la inercia completa o parcial del cuerpo, la parálisis transitoria de los brazos, las piernas y la parte superior del torso.

Publicidad

A veces hay un fuerte e injustificado sentimiento de ansiedad, miedo, horror o una sensación de pérdida de control sobre la realidad. Las alucinaciones visuales o auditivas rara vez ocurren y son descritas como seres alienígenas visitantes o poderes malignos (también las creencias juegan un papel muy importante en la recreación de terrores nocturnos o demonios imaginarios).

La parálisis del sueño se presentaba anteriormente en la forma de un diablo sentado en el pecho de una persona dormida.

Una persona que sufre de una parálisis del sueño a menudo se despierta rápidamente con miedo, porque está convencida de que alguien o algo le está apretando el pecho y le impide respirar.

A pesar de sus esfuerzos, la persona en estado de parálisis nocturna, no puede moverse, no es capaz de hacer ningún sonido ni puede mover sus extremidades. Afortunadamente, pasa de manera natural en poco tiempo. Por lo tanto, la parálisis del sueño no es peligrosa para la salud.

En algunos casos, la parálisis del sueño se acompaña de otros síntomas, como por ejemplo:

  • La sensación de que alguien está (de manera amenazante) en la habitación.
  • Desamparo y ansiedad (incluso un posible ataque de pánico).
  • El sentimiento de asfixia y presión sobre el pecho.
  • La sensación de que alguien te está tocando.

Causas de la parálisis del sueño

Las causas de la parálisis del sueño aún no están completamente establecidas.

Presumiblemente, puede resultar en el incumplimiento de la higiene del sueño, su escasez o irregularidad o cambios relativamente frecuentes de la zona horaria.

Los estudiosos que tratan este problema argumentan que la parálisis espontánea del sueño es un trastorno frecuente del sueño que afecta del 5 al 60 por ciento de la población.

Otra razón puede ser el fuerte estrés, la tensión emocional, pero también la adicción al alcohol , las drogas o las sustancias psicoactivas.

A veces acompaña a otros trastornos del sueño como las parsimonias o narcolepsia, que puede ser tratado efectivamente, combinando la farmacología con un régimen apropiado en el estilo de vida y mejorando la higiene del sueño.

Descartar otros padecimientos

Es importante llevar a cabo un Electroencefalograma (EEG) y la consulta neurológica para asegurarse de que estos no son los ataques de epilepsia. La parálisis del sueño a veces se confunde con la apnea del sueño, una condición que puede poner en peligro la vida en una situación extrema porque se conecta con la ventilación pulmonar y reduce la saturación de oxígeno.

Tratamiento

Una de las funciones del organismo sobre la cual puede prevalecer una persona que sufre de parálisis del sueño es la respiración, movimiento ocular y la audición. Esta es también la fuente de rescate para estas personas. Es importante controlar la propia respiración durante el ataque de ansiedad que produce la parálisis.

Se deben realizar varias respiraciones profundas y exhalaciones. Debido a que la condición de parálisis generalmente dura poco tiempo y no amenaza la vida, la respiración regular ayuda a evitar el pánico y recuperar el control sobre el cuerpo de manera más rápida.

La parálisis del sueño se considera un estado disociativo, es decir, en el que las funciones de la memoria, la conciencia, la percepción y la identidad están desconectadas.

También vale la pena intentar mover los dedos y las piernas. Aunque esto fallará durante la parálisis del sueño, el cuerpo enviará una señal al cerebro de que ya se ha despertado, lo que puede acelerar el final de la parálisis. Del mismo modo, puedes intentar mover los músculos de la cara, tratar de sonreír, levantar las cejas hacia arriba. Se debe intentar no entrar en pánico, y concentrarse mentalmente en escenarios o pensamientos agradables.

Para referencia a un neurólogo, preferiblemente para una clínica de consejería del sueño, consulte a su médico. En casos muy raros, el médico puede recomendar un tratamiento farmacológico.

Publicidad