Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Padres pendientes del móvil son más propensos a gritarle a sus hijos

Padres apegados al móvil son más propensos a gritarle a sus hijos

Demasiado tiempo frente a la pantalla no es solo un problema para los niños, un nuevo estudio encuentra que los padres también adquieren varios malos hábitos cuando miran sus teléfonos inteligentes todo el tiempo.

Publicidad

Investigadores de la Universidad de Waterloo descubrieron que los padres y cuidadores que consumen demasiados medios digitales para relajarse terminan participando en prácticas de crianza negativas, como gritarles a sus hijos y regañarlos de forma constante.

El equipo comenzó su investigación al comienzo de la pandemia de COVID-19. Estudios anteriores han encontrado que el tiempo de pantalla y el uso de medios digitales se ha disparado durante este tiempo.

En promedio, el estudio encuentra que los padres pasan de tres a cuatro horas al día consumiendo medios digitales.

Padres pendientes del móvil son más propensos a gritarle a sus hijos

«Todos los miembros de la familia importan cuando tratamos de comprender a las familias en una sociedad saturada de tecnología«, dice la autora principal Jasmine Zhang, candidata a maestría en psicología clínica en Waterloo, en un comunicado de la universidad . “No son solo los niños los que a menudo usan dispositivos. Los padres usan los medios digitales por muchas razones y estos comportamientos pueden afectar a sus hijos”.

Publicidad

Los padres se alejan del mundo real gracias a los medios digitales

Los investigadores encuestaron a 549 padres con al menos dos hijos de entre 5 y 18 años durante su estudio. Cada padre proporcionó información sobre su propio uso de la tecnología digital, su salud mental y la salud mental de sus hijos, cómo funciona su familia y sus prácticas de crianza.

Las mamás y los papás que tenían niveles más altos de angustia mental pasaban más tiempo frente a la pantalla y eran más propensos a recurrir a los dispositivos digitales cuando buscaban relajarse. 

Desafortunadamente, esta mayor cantidad de tiempo frente a la pantalla mostró una conexión con los padres que gritan y regañan a sus hijos con más frecuencia. El equipo también encontró que los malos hábitos de crianza tenían más probabilidades de surgir cuando la tecnología digital interrumpía las interacciones familiares.

Los investigadores señalan que su estudio no se centró en una aplicación específica o un sitio web que a los padres les gusta visitar. En cambio, el estudio encontró que los cuidadores que usan demasiado las pantallas simplemente se están alejando de estar presentes en la vida de su familia, lo que lleva a hábitos de crianza más pobres y perjudiciales para sus hijos.

Publicidad