Mente Asombrosa
Una hija dando consejos a su padre
Inicio » Familia » De qué manera educan los niños a sus padres

De qué manera educan los niños a sus padres

La influencia de los hijos en la madre y el padre es mucho mayor de lo que uno puede pensar. Ellos dan forma a sus padres y también son capaces de utilizar métodos “antiautoritarios”.

“La educación no solo va en un sentido”

Los hijos también tienen una influencia significativa en la propia educación de los padres. Esto no solo lo sienten los padres, cuando el bebé de seis meses ya no quiere ser alimentado o cuando su niño de seis años, a pesar de todas las buenas expresiones que se arrastran todas las noches hasta el padre en la cama. Los científicos lo están descubriendo cada vez más.

Durante algunos años, las investigaciones psicológicas se han dedicado más intensamente a este fenómeno: sin duda alguna, las ideas, estilo de educación, y el entorno que los padres ofrecen a sus hijos, tienen un impacto significativo en su desarrollo, en quiénes se convertirán, cómo perciben el mundo, en su propia seguridad, y en sus problemas.

Sin embargo, también puede ocurrir totalmente lo opuesto: los niños pueden educar a sus padres constantemente. Este tema ni siquiera ha sido tan popular y discutido como el de que “los padres de hoy ni siquiera pueden educar a sus hijos”, o los “pequeños tiranos que hostigan a su familia”. Los niños también dan forma a sus padres con su propia personalidad, y además de gritar, tirarse al suelo y golpear cosas, también usan métodos antiautoritarios.

“la educación no es un camino de un solo sentido”, dice el científico conductista Reut Avinun de la Universidad Hebrea de Jerusalén,” después de todo, ningún niño nace como una pizarra en blanco, sino con una personalidad única y fortalezas de carácter individual”. Por esta razón, muchos padres que usualmente son dóciles repentinamente se vuelven jefes de familia severos, debido a que su hija rebelde y en constante búsqueda de identidad no les deja otra opción.

¿Quién influencia a quién y qué tanto?

Al final, cuando eres padre, las cosas muy rara vez son de la manera en que esperas que sean” dice Stefanie Jaursch, profesora de psicología del desarrollo en la Universidad de Passau. “Los niños afectan los sentimientos, las acciones y las reacciones de los padres, y pueden arruinar todos sus planes. Sin embargo, esto puede ayudar a que los padres entiendan que ellos también necesitan cambiar”.

¿Pero quién influencia a quién y qué tanto? Los hijos gemelos podrían proporcionar una respuesta a esto, dice el psicólogo Reut Avinun. Después de todo, el aspecto práctico de los gemelos es que generalmente crecen en la misma casa y al mismo tiempo. Además, los gemelos idénticos también son genéticamente idénticos.

Por lo tanto, se esperaría que los padres los trataran de una manera muy similar, más similar que con los hermanos normales. Por lo tanto, las diferencias en la educación de los gemelos y los hermanos normales podrían mostrar cómo influye la composición genética de los hijos en el tipo de educación que reciben.

Avinun evaluó datos obtenidos de casi 15,000 pares de gemelos y los resultados ofrecieron una respuesta clara: aproximadamente uno de cada cuatro niños influye significativamente en el comportamiento de sus padres. Su conclusión: “Ningún niño es igual a otro, por lo que ninguna educación es igual para nadie, no hay reglas que se apliquen a todas las situaciones o todos los niños”.

Algunos niños necesitan más atención, y otros más límites

Una cosa es cierta: no existe un “instructivo” educativo que se adapte a todos los niños. La maestra Sabine Michalek de la Universidad Católica de Berlín está de acuerdo con esto. Los padres no deberían intentar desesperadamente de tratar a todos sus hijos de la misma manera, dice ella. “Deben ser conscientes de las diferentes características de sus hijos y educarlos en consecuencia a esto”.

Algunos niños necesitan más atención, otros necesitan límites más claros

Y eso es algo que los niños suelen pedir por sí mismos a través de señales. Por eso, un niño particularmente vulnerable educará a sus padres sensibles para que lo consuelen, lo alienten y lo animen. Y por otro lado, un niño particularmente seguro de sí mismo y amante de la libertad, cruzará los límites hasta que los padres lo detengan por un tiempo.

Los niños a menudo muestran a sus padres lo que necesitan. Pero desafortunadamente no siempre es el caso. Un niño que está luchando por regular sus emociones y que sufre ataques de ira a menudo provoca frustración y enojo en sus padres. En este caso la madre y el padre pueden rendirse y retirarse con demasiada facilidad.

Por lo tanto, la influencia que tienen los niños complicados en sus padres es particularmente grande, como lo demuestra el psicólogo Eric Stice de la Universidad de Texas en un estudio con 500 niñas. Las adolescentes eran agresivas y ni siquiera rehuían de la violencia física. En un año, cambiaron más a sus padres de lo que ellos las habían cambiado a ellas. Desafortunadamente, la influencia fue completamente negativa: los padres se habían alejado demasiado.

Los niños con este tipo de comportamiento necesitan más apoyo, paciencia y atención. “Es importante que los padres reconozcan esto”, dice Gottfried Spangler, Psicólogo Educativo de la Universidad de Erlangen-Nuremberg: “Ellos deben acercarse aún más al niño y, si no tienen éxito, buscar ayuda profesional”.

Desafortunadamente, al igual que los niños, los padres no siempre tienen comportamientos parentales que sean beneficiosos. Pero debido a que los niños generalmente no tienen intenciones u objetivos cuando “educan” a sus padres, depende de los padres prestar mucha atención a lo que está sucediendo.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse