Mente Asombrosa
Terapia de pareja
Inicio » Pareja » Mitos sobre la terapia de pareja

Mitos sobre la terapia de pareja

La terapia de pareja a veces puede ser desalentadora, y ciertas ideas que se tienen acerca de esto no ayudan.

Si te preguntara cómo te sientes acerca de ir a terapia de pareja, ¿cuál sería tu respuesta? Quizás te sentirías impaciente, ansioso o aliviado ante la idea. Si es así, definitivamente no serías el único. Pero si respondes con una risa ante esta idea, o te sientes incómodo, indeciso, avergonzado o vacilante, por nombrar solo algunas respuestas, eso también tendría mucho sentido.

La posibilidad de ir a la terapia de pareja puede ser intimidante, y hay varias razones para esto. Por un lado, la terapia de pareja implica vulnerabilidad. Imagina estar sentado al lado de tu pareja mientras ambos cuentan los detalles más privados de su vida y su relación con un extraño.

Otra razón es la imagen mental sombría que se asocia con ella. La terapia de pareja tiene una mala reputación por considerarse el lugar donde las relaciones van a morir, por lo que tomar la decisión de comunicarse con un terapeuta de parejas puede parecer una admisión de que la relación debe estar tomando su último aliento.

Para algunas personas, la terapia de pareja también puede traer a la mente la imagen de una guarida de leones, y asisten de forma cautelosa por miedo que su pareja o el terapeuta (o ambos) los vean como el único problema en la relación y los hagan “El chico malo.”

Además, hay una sensación de insuficiencia y vergüenza que puede surgir en algunas parejas, que se critican a sí mismas por no poder resolver un problema por sí mismas. Otras personas sienten una sensación de inutilidad al pensar en la terapia de pareja, ya que su incapacidad para cambiar la dinámica de su relación se siente como una señal de que la terapia de pareja no podría ayudar.

Mitos sobre la terapia de pareja

En general, es realmente comprensible por qué las personas no tienen prisa por probar la terapia de pareja. En este artículo, veremos algunos de los mitos que rodean la terapia de pareja y trataremos de desmentirlos.

“El divorcio o la ruptura deben ser inminentes para que las personas vayan a terapia de pareja”.

Las parejas tienen diversas razones para ir a terapia. Es cierto que algunas parejas pueden estar a punto de separarse cuando consideran la idea de ir con un terapeuta. De hecho, hay parejas que trabajan con un terapeuta para terminar su relación de manera efectiva.

Otras parejas en terapia, asisten porque una o ambas partes se sienten inseguras de si mismas y  desean que la relación continúe. Este fue el caso para aproximadamente el 20% de las parejas participantes en un estudio. En otro estudio, El 14% de las parejas comenzaron terapia para determinar si podían salvar la relación o si debían separarse. Estas son razones válidas y significativas para buscar terapia de pareja.

Una gran cantidad de otras parejas cruzan la puerta por razones diferentes pero igualmente válidas. Por ejemplo, un equipo de investigadores descubrió en un estudio realizado en parejas que alrededor del 46% de éstas iban a terapia para manejar mejor el conflicto, el 30% quería restablecer su vínculo y el 25% de las parejas sentían que les iba bien y solo querían mejorar alguna parte de su unión.

Asimismo, otro grupo de investigadores descubrió que el 57% de las parejas esperaban aumentar su cercanía o sentimientos mutuos y la misma proporción quería mejorar su forma de interactuar y hablar.

Además, el 32% quería abordar los problemas con sus hijos, el 28% buscaba mejorar su conexión física, el 15% estaba motivado por el cariño hacia su pareja y el 10% quería centrarse en mantener las fortalezas en su relación.

Lo que esta investigación nos dice es que las parejas no solo tienen razones negativas para buscar terapia, sino que también hay personas que lo ven como una forma de fortalecer su relación y ser las mejores parejas que pueden ser. En otras palabras, las relaciones no tienen que estar en grave peligro o tener problemas importantes para que una pareja quiera probar la terapia.

“Si voy a terapia de pareja, me culparán y atacarán verbalmente. No, gracias.”

Aunque no hay garantía de que esto literalmente no suceda nunca, la realidad es que no debería suceder. Esto puede evitar que ambas personas en la relación tengan una sensación de seguridad dentro del espacio de terapia. Es importante que las parejas sientan que tienen un cálido vínculo terapéutico con su terapeuta, no solo para su propio beneficio sino también para el beneficio de su relación.

Investigaciones sugieren que cuando las parejas tienen una conexión más fuerte con su terapeuta, se produce una mejora en su relación romántica. En otras palabras, aunque tu terapeuta no necesariamente esté de acuerdo contigo y te pida a ti y a tu pareja que hagan cambios, debes sentirte escuchado y apoyado, no ser atacado verbalmente o tratado como el villano en la relación.

“No deberíamos tener que ir a terapia de pareja. Deberíamos poder arreglar esto por nuestra cuenta”.

Elegir recibir ayuda es una señal del triunfo de nuestra fuerza. Puede ser difícil dejar que te ayuden en lugar de seguir hacia adelante por tu propia cuenta, especialmente para las parejas que sienten que se supone que pueden mejorar sin ninguna ayuda externa. Un problema con la idea de que se supone que las parejas deben abordar los problemas de relación por sí mismas es que no corresponde con el funcionamiento de las relaciones humanas.

Por ejemplo, no todas las dinámicas de relación son claras y evidentes, especialmente para las personas que están dentro de la relación, por lo que a veces lo que parece ser el problema no es el problema real. Es como pelear contra un boxeador invisible.

¿Cómo se supone que las parejas deben abordar adecuadamente la situación cuando no pueden verla, sin culpa propia? Un terapeuta de parejas, alguien que tiene una visión desde fuera de la relación, puede ayudar a las parejas a ver su relación desde una perspectiva diferente e interactuar de una manera nueva.

Otro desafío de esta noción es que es muy diferente a otros tipos de atención que recibimos los humanos. ¿Cuántos de nosotros hemos buscado ayuda, sin pestañear, de un médico, un nutricionista, un entrenador personal o un entrenador de trabajo?

En estos casos no solemos pensar que se supone que debemos hacer ejercicio, comer bien, mejorar nuestras carreras o cuidar nuestra salud por nuestra cuenta. ¿Deberían esto ser diferente cuando se trata de las relaciones?

“¿Por qué ir a terapia de pareja? No funcionará “.

Cuando las parejas han intentado e intentado mejorar su relación y nada ha funcionado, tiene sentido que haya un gran escepticismo sobre si la terapia de pareja podría funcionar. Y para ser justos, no hay forma de garantizar que una relación mejore. Eso es parte del riesgo: las cosas podrían no mejorar.

Al mismo tiempo, a veces la razón por la que las parejas no tienen idea de cómo podría cambiar su relación es porque no han encontrado lo que funciona, no porque su situación sea irreparable. Y hay métodos que funcionan, como la Terapia de enfoque emocional (EFT), que cuenta con un fuerte respaldo de la investigación científica.

Entonces, aunque es posible que la terapia de pareja no ayude, en última instancia, puede sorprender a la pareja con la gran diferencia que puede marcar.

Por supuesto, es perfectamente válido decidir que la terapia de pareja simplemente no te parece convincente, interesante o relevante. Pero para aquellas parejas que podrían intentarlo, pero no lo hacen, debido a algunos de los obstáculos de los que hemos hablado, esperamos que esta pieza les sirva de ayuda para abordar las desalentadoras barreras que las parejas a veces ven en su camino.

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse