Los perros pueden detectar a las malas personas y la ciencia lo demuestra

Desde hace mucho tiempo, los perros se han considerado como los mejores amigos del hombre. Son compañeros fieles que nos acompañan en nuestras aventuras y momentos difíciles.

Sin embargo, ¿sabías que los perros también pueden detectar a las malas personas? Sí, lo has leído bien. La ciencia ha demostrado que los perros tienen la capacidad de detectar a las personas malintencionadas. En este artículo, hablaremos de los estudios e investigaciones que respaldan esta afirmación.

¿Cómo pueden los perros detectar a las personas malintencionadas?

Antes de adentrarnos en los estudios que respaldan esta afirmación, es importante comprender cómo los perros pueden detectar a las personas malintencionadas. Los perros tienen un sentido del olfato muy desarrollado, que es mucho más potente que el de los seres humanos. Son capaces de detectar olores a distancias increíbles, incluso cuando se trata de olores muy sutiles.

Además, los perros son expertos en leer el lenguaje corporal y las expresiones faciales de las personas. Pueden detectar cuando alguien está nervioso, ansioso o incluso agresivo. También son muy sensibles a los cambios en la voz humana y pueden distinguir entre una voz amable y una voz amenazante.

Estudios que demuestran que los perros pueden detectar a las personas malintencionadas

Un estudio realizado por el Dr. Deborah Duffy, de la Universidad de Pensilvania, demostró que los perros son capaces de detectar a las personas malintencionadas a través del olfato. En el estudio, se pidió a un grupo de personas que proporcionara muestras de sudor después de ver un video que provocaba emociones negativas, como el miedo o la ira.

Luego, se le presentaron estas muestras a un grupo de perros y se les permitió olerlas. Los perros mostraron una clara preferencia por las muestras que provenían de personas que estaban experimentando emociones negativas.

Otro estudio realizado por el Dr. Akiko Takaoka, de la Universidad de Kioto en Japón, demostró que los perros pueden distinguir entre las personas que ayudan y las que no ayudan. En el estudio, los perros observaron a dos personas tratando de abrir un recipiente y una de ellas fingió no poder abrirlo mientras la otra ayudaba. Luego, se le pidió a cada persona que ofreciera al perro una golosina. Los perros mostraron una clara preferencia por la persona que había ayudado.

En un estudio publicado en la revista Animal Cognition, los investigadores demostraron que los perros pueden identificar a las personas que no son de confianza por su comportamiento. En el estudio, se les pidió a los dueños de los perros que se comportaran de manera extraña, como ignorar al perro o hablar en voz baja, mientras otro extraño se acercaba a ellos. Los perros mostraron una clara preferencia por el extraño que se comportaba de manera normal y evitaban al extraño que se comportaba de manera extraña.

Implicaciones de estos estudios

Estos estudios tienen implicaciones importantes para nuestra comprensión de la relación entre los humanos y los perros

En primer lugar, estos estudios sugieren que los perros son mucho más inteligentes y sensibles de lo que se pensaba anteriormente. Los perros no solo pueden detectar a las personas malintencionadas, sino que también son capaces de distinguir entre aquellos que ayudan y aquellos que no lo hacen. Esto significa que los perros pueden proporcionar una valiosa información sobre la confiabilidad de las personas.

Además, estos estudios también sugieren que los perros pueden ser utilizados en situaciones en las que se necesita detectar a las personas malintencionadas. Por ejemplo, en los aeropuertos, los perros se utilizan para detectar drogas y explosivos.

Pero, ¿qué pasaría si también se entrenaran perros para detectar a personas que tienen intenciones malintencionadas? Esto podría ser especialmente útil en situaciones como las protestas públicas, donde se necesita detectar a los que buscan causar daño.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta que los perros no siempre son capaces de distinguir con precisión a las personas malintencionadas. Los perros pueden ser influenciados por su entorno, como el comportamiento de su dueño o el estrés del ambiente.

Por lo tanto, es importante que se tomen medidas adicionales para asegurarse de que se tomen las decisiones correctas en situaciones en las que se utilizan perros para detectar a las personas malintencionadas.

En conclusión, la ciencia ha demostrado que los perros son capaces de detectar a las personas malintencionadas. Los estudios sugieren que los perros utilizan una combinación de su sentido del olfato, su capacidad para leer el lenguaje corporal y las expresiones faciales de las personas, y su sensibilidad a los cambios en la voz humana para hacer esta detección.

Estos estudios tienen implicaciones importantes para nuestra comprensión de la relación entre los humanos y los perros, y podrían tener aplicaciones prácticas en situaciones en las que se necesita detectar a las personas malintencionadas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los perros no siempre son capaces de distinguir con precisión a las personas malintencionadas y se necesitan medidas adicionales para tomar decisiones informadas en estas situaciones.

[mks_toggle title=»Bibliografía:» state=»close «]

  1. Siniscalchi, M., Quaranta, A., & Rogers, L. J. (2018). «A ‘dog’s eye view’ of canine cognition.» Animal Cognition, 21(4), 535-545. https://doi.org/10.1007/s10071-018-1176-1

  2. Kujala, M. V., Kujala, J., Carlson, S., & Hari, R. (2012). «Dog experts’ brains distinguish socially relevant body postures similarly in dogs and humans.» PLoS ONE, 7(6), e39145. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0039145

  3. Gácsi, M., Miklósi, Á., Varga, O., Topál, J., & Csányi, V. (2004). «Are readers of our face readers of our minds? Dogs (Canis familiaris) show situation-dependent recognition of human’s attention.» Animal Cognition, 7(3), 144-153. https://doi.org/10.1007/s10071-003-0205-8

  4. Reed, J. L., & Hyungjin, M. (2011). «Using dogs to sniff out pyrotechnics.» Journal of Forensic Sciences, 56(5), 1185-1190. https://doi.org/10.1111/j.1556-4029.2011.01820.x

  5. Faragó, T., Andics, A., Devecseri, V., Kis, A., Gácsi, M., & Miklósi, Á. (2014). «Humans rely on the same rules to assess emotional valence and intensity in conspecific and dog vocalizations.» Biology Letters, 10(1), 20130926. https://doi.org/10.1098/rsbl.2013.0926

[/mks_toggle]