Mente Asombrosa
Desarrollo social desde la infancia
Inicio » Educación » Las etapas del desarrollo social desde la infancia

Las etapas del desarrollo social desde la infancia

El desarrollo social de un niño es de gran importancia, cuando este desarrollo se ve afectado negativamente puede repercutir en otras áreas de desarrollo que no solo

 Construir relaciones con otras personas, orientarse en grupos, afirmarse y ser considerado por los demás: todas estas son cosas que a un niño aún le faltan por aprender.

Publicidad

¿Qué es el desarrollo social?

El desarrollo social se refiere al proceso por el cual un niño aprende a interactuar con otros a su alrededor. A medida que desarrollan y perciben su propia individualidad dentro de su comunidad, también adquieren habilidades para comunicarse con otras personas y procesar sus acciones. El desarrollo social a menudo se refiere a cómo un niño desarrolla amistades y otras relaciones, así como a cómo un niño maneja los conflictos con sus compañeros.

La importancia del desarrollo social

El desarrollo social en realidad puede afectar muchas de las otras formas de desarrollo que experimenta un niño. La capacidad de un niño para interactuar de manera saludable con las personas que lo rodean puede afectar todo, desde aprender nuevas palabras cuando es un niño pequeño, hasta ser capaz de resistir la presión de los compañeros como estudiante de secundaria, y navegar con éxito los desafíos de la edad adulta.

El desarrollo social desde bebés

Desde el nacimiento, un niño tiene ciertas peculiaridades y habilidades para construir una relación con las personas que lo cuidan:

  • El bebé ya puede percibir su entorno con todos sus sentidos y reaccionar ante él.
  • Muestra una preferencia especial por las voces humanas y el rostro humano.
  • A través de la postura, la expresión facial, el comportamiento de la mirada y, finalmente, también a través de los sonidos, puede comunicar sus necesidades, su estado mental, su interés y su falta de interés en algo.

Los recién nacidos también parecen copiar las expresiones faciales de otras personas. Por ejemplo, un recién nacido podría sacar la lengua cuando mira a un adulto haciendo lo mismo. Los expertos piensan que estas son las primeras etapas de aprender a imitar a los demás.

El creciente sentido de sí mismo desde los dos o tres meses, así como las habilidades que han madurado en el proceso, por ejemplo, aumentar el control de la cabeza, una visión más aguda, también tienen un impacto en la forma en que trabajamos juntos:

Publicidad

  • Tu hijo te invita con su primera sonrisa a pasar tiempo con él.
  • Dependiendo de la causa de su malestar, probablemente pueda gritar de maneras muy diferentes y, por lo tanto, indicar claramente si tiene hambre, está cansado o aburrido.
  • Con miradas, expresiones faciales, sonidos y gestos, puede comunicarse cada vez más claramente. Si le respondes, demostrará alegría.
  • Ya no depende del contacto físico cercano para experimentar cercanía como antes. Está cada vez más interesado en su entorno.

Alrededor de los seis meses, los niños generalmente comienzan a prestar atención a la expresión facial de su contraparte y gradualmente solo sonríen a las caras amistosas: en los próximos meses, tu hijo probablemente se sentirá cada vez más incómodo con los extraños. La mayoría de los niños utilizarán lo que se conoce como alienación, aunque en un grado muy diferente.

Pero a pesar de ser extraños, tu hijo probablemente haya aprendido a hacer contacto con otras personas al final de su primer año de vida.

La elaboración de marcos cognitivos de desarrollo social debe tener en cuenta la perspectiva temporal de los cambios biológicos y de comportamiento. De esta manera, estos marcos pueden ayudar a elaborar enfoques educativos y clínicos apropiados.

Del yo al nosotros

En el transcurso del tercer año de vida, los niños comienzan a interesarse cada vez más en lo que motiva a las personas a comportarse y actuar de cierta manera. Tu hijo ahora quiere saber: “¿Por qué está llorando el niño?”

En este momento podrá establecer cada vez más relaciones con personas ajenas a la familia, incluso si inicialmente depende de un apoyo para iniciar contacto. Sin embargo, alrededor de los tres años, los niños generalmente pueden hacer contacto con otros de manera independiente. Tu hijo ahora puede hacer sus primeras amistades, aunque en su mayoría de corta duración.

Al final del cuarto año de vida, tu hijo finalmente puede imaginar que los demás sienten, piensan y actúan de manera algo diferente de ellos. Como resultado, ahora puede ponerse más en los zapatos de otros. El egocentrismo de los primeros años se convierte gradualmente en un interés hacia los demás, y las amistades que hace tu hijo ahora pueden durar meses o incluso años.

La convivencia con otros niños para el desarrollo social saludable

Los bebés empiezan a sentir fascinación por otros niños, y cuanto más grande es un niño, más importante se vuelve jugar con sus compañeros: los niños pueden aprender a interactuar entre ellos y probar las reglas de los “grandes”.

Sin embargo, los niños de uno o dos años realmente no pueden jugar juntos todavía. A esta edad todavía juegan uno al lado del otro y cada uno por sí mismos, pero se vigilan el uno al otro. Especialmente en el patio de recreo, los niños siguen muy de cerca las actividades de otros niños e intentan imitar lo que encuentran particularmente interesante.

Hacia el final de su segundo año, tu hijo hace el descubrimiento abrumador de “¡Soy yo!”, Pero aún no puede ponerse en el lugar de los demás y su desarrollo social está comenzando: por el momento solo conoce sus propios deseos y todavía no puede imaginar que su pequeño compañero de juegos del patio de recreo, por ejemplo, esté triste porque le quitó algún juguete.

Por lo tanto, muchos juegos con compañeros pueden interrumpirse repentinamente empujando y golpeando. Este comportamiento es normal para la edad actual, y generalmente continúa pacíficamente después de un corto tiempo.

La convivencia necesita ser practicada

Si tu hijo va a la guardería, tiene que prescindir de ti por un tiempo y al mismo tiempo encontrar su lugar en el grupo. Tienen que aprender a llevarse bien con otros niños, compartir, poner sus deseos en espera y seguir las reglas, incluso en una discusión. ¡Golpear y patear no ayuda si realmente quieres jugar con alguien!

Cuando juegan juntos, puede darse el caso de que cada niño inicialmente se adhiera persistentemente a sus propias reglas, incluso si se les pide que las cambien para que, por ejemplo, un niño más pequeño pueda jugar. Solo con el aumento de la edad, los niños juegan entre ellos en grupos más grandes.

Los estudios demuestran que las experiencias cotidianas con los padres son fundamentales para el desarrollo del conjunto de habilidades sociales de un niño.

Mira el mundo con otros ojos

Promueve el desarrollo social de tu hijo alentándolo a jugar juegos que requieren turnarse, compartir y cooperar. Arma una caja de ropa para disfrazarse, colecciona títeres de mano y proporciona una variedad de accesorios para estimular la imaginación del niño durante el juego de roles.

Los juegos de rol se vuelven populares en el transcurso del quinto año de vida: como princesa, bruja malvada, tigre o ladrón peligroso, tu hijo ahora practicará tomar diferentes perspectivas, ver el mundo “con diferentes ojos”. Al ser oficial de policía, bombero, cartero o conductor de autobús, imita al mundo adulto y, por lo tanto, consolida su comportamiento, habilidades y valores.

El desarrollo social de un niño es un tema complejo que cambia constantemente. Pero la buena noticia es que los padres pueden tener un gran impacto en cómo progresa. Al modelar relaciones saludables y mantenerte conectado con tu hijo, puedes ayudarlo a relacionarse con las personas que lo rodean de manera positiva y beneficiosa. Al alentarlos a relacionarse con otros niños y adultos, los estás preparando para disfrutar de los beneficios de las relaciones sociales, desde una buena autoestima hasta fuertes habilidades de comunicación y la capacidad de confiar y conectarse con quienes los rodean.

Bibliografía:
  1. Shonkoff JP. Capitalizing on Advances in Science to Reduce the Health Consequences of Early Childhood Adversity. JAMA Pediatr. 2016 Oct 01;170(10):1003-1007. [PubMed]
  2. King TM, Tandon SD, Macias MM, Healy JA, Duncan PM, Swigonski NL, Skipper SM, Lipkin PH. Implementing developmental screening and referrals: lessons learned from a national project. Pediatrics. 2010 Feb;125(2):350-60. [PubMed]
  3. Buccino G., Binkofski F., Fink G. R., Fadiga L., Fogassi L., Gallese V., et al. . (2001). Action observation activates premotor and parietal areas in a somatotopic manner: an fMRI studyEur. J. Neurosci. 13, 400–404. 10.1046/j.1460-9568.2001.01385.x  [Consultado el 25 de abril de 2020][PubMed]
  4. Soto-Icaza, P., Aboitiz, F., & Billeke, P. (2015). Development of social skills in children: neural and behavioral evidence for the elaboration of cognitive models. Frontiers in neuroscience9, 333. https://doi.org/10.3389/fnins.2015.00333
  5. Happé F, Frith U. (2014) Annual research review: towards a developmental neuroscience of atypical social cognition. J Child Psychol Psychiatry. 55(6):553-557. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24963529 [Consultado el 25 de abril de 2020]

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios