Mente Asombrosa
Libertad en la relación de pareja
Inicio » Pareja » La libertad en una pareja le da el aire para vivir al amor

La libertad en una pareja le da el aire para vivir al amor

Una pregunta habitual en toda relación de pareja que busca la estabilidad, es: ¿podemos sentirnos libres en una relación y cómo podemos ir más allá de los límites?

Publicidad

Muchas personas piensan que las palabras «libertad» y «relación» son, de hecho, opuestas, ya que una relación significa compromiso. ¿Qué tan absurdo te suena que algunas personas se sienten más libres en una relación?

La confusión se crea cuando no hemos entendido correctamente el significado de la libertad. ¡Dicen que nuestra libertad termina donde empieza la de la otra persona! En nuestra mente, la mayoría de nosotros, hemos producido las etiquetas «libre» y «comprometido». Pero nunca entendimos lo que eso realmente significaba. Todo se basa en nuestro comportamiento.

Solo podemos sentirnos libres en una relación sana basada en la comprensión y el respeto

Respeto a las necesidades del otro, a su personalidad, a su singularidad. Ser libre significa que hago lo que quiero sin informar a nadie. Por supuesto, esto es algo que no puede suceder en una relación. Entonces creemos que no hay libertad en la relación.

¿Por qué no nos sentimos libres en una relación de pareja?

Las personas que defienden firmemente que no hay libertad en la relación suelen tener argumentos inestables. Entonces, ¿cómo puede una persona sentirse libre en su relación cuando tiene que disculparse por el más mínimo movimiento, cuando tiene que pedir permiso para cualquiera de sus decisiones?

Publicidad

Cuando tiene que olvidar cosas básicas que le gustaban. Cuando tiene que descuidarse para cuidar a su pareja, cuando no puede disfrutar de su tiempo libre con sus amigos.

Cuando no se expresa libremente, para que no se entienda mal. Cuando no se le «permite» apoyar su opinión. Cuando tiene que hacer su horario de acuerdo a su pareja. Cuando se siente oprimida para hacer frente a ciertas situaciones.

Algunos de los argumentos anteriores o todos juntos pueden recordarnos nuestra propia relación. Ciertamente, si sucede lo anterior en nuestra relación, se derrumba toda noción de nuestra libertad personal.

El punto es que todo lo anterior no sucede porque decidimos estar en una relación de pareja, sino porque nosotros mismos no la manejamos adecuadamente. Dimos mucho espacio para ser tratados de esta manera.

¿Cómo podemos sentirnos libres en nuestra relación?

Estableciendo límites. La libertad debe ser una parte integral de la naturaleza humana. Ya sea que estemos en una relación o no, somos personalidades libres y únicas.

La libertad deja de existir como concepto en una relación cuando nos sentimos débiles, cuando no tenemos confianza y cuando preferimos en vano que alguien más maneje todos nuestros asuntos.

Esencialmente, nuestro propio yo nos priva de toda libertad, dejando nuestra propia vida en manos de cada pareja. Por supuesto que hay parejas que han logrado encontrar la sección dorada e incluso consideran que su relación es la que les ayudó a desarrollarse, les apoyó y les ha hecho sentir cuál es el verdadero significado de la libertad y la independencia.

En una relación sana sientes la seguridad que necesitas para volverte aún más fuerte. El respeto, el amor y la admiración de tu pareja pueden hacerte sentir más «libre» que nunca. Todo se ve más bonito cuando los compartes, aunque sean pensamientos o momentos.

Cuando estás solo y teóricamente completamente libre, puedes darte cuenta en algún momento de que la soledad cubre la libertad. Pero cuando te sientes libre con la persona que amas, lo único que puedes experimentar es plenitud.

¿Cómo puede la libertad en la relación ir más allá de los límites?

Tenemos toda la buena intención de apoyar nuestra relación y hacerla avanzar sobre la base de los principios de la libertad para disfrutar de una relación sana y completa. Pero, ¿cómo puede todo esto convertirnos en un boomerang? Inicialmente, para trazar un camino común con nuestra pareja, nuestras opiniones deben coincidir al menos con lo básico.

La «libertad» puede tomar otro giro cuando la explotación pasa a primer plano. Con un ejemplo sencillo entenderemos qué significa exactamente lo anterior. Algunas personas, en lugar de apreciar la libertad que les ofreces generosamente en la relación, se aprovechan de las situaciones.

Creemos que nuestra pareja necesita su tiempo y espacio al igual que nosotros. Entonces disfruta salir con sus amigos, no lo ahogamos con llamadas telefónicas y más, no lo privamos de las actividades que ama.

Después de un tiempo nos encontramos con que nos hemos alejado y finalmente pasamos más tiempo separados que juntos. Lo difícil es cuando lo disfrutamos. Después de todo, ¿la «libertad» necesita una medida para que no pasemos al otro lado? La verdad es que en todo lo que superamos los límites creamos riesgo.

El control puede no ayudar en una relación, pero el respeto es esencial. Cuando nuestra pareja sabe dónde estamos, no significa que experimentemos una falta de libertad.

Debemos tener en claro los límites, el amor propio y la libertad de nuestra pareja, si todo permanece en equilibrio, la relación de pareja es sana, y no está asfixiándonos.

Publicidad