Mente Asombrosa
Síntomas físicos de la depresión
Inicio » Psicología » Depresión » La depresión se manifiesta con estos síntomas fisicos

La depresión se manifiesta con estos síntomas fisicos

Los síntomas físicos son bastante comunes en muchas condiciones médicas diferentes. Son los elementos más importantes para que el clínico respectivo pueda diferenciar a través de ellos la condición clínica del paciente de condiciones con otros síntomas.

Publicidad

En general, estos se asocian con una menor calidad de vida, mayor uso de diversos servicios de salud, así como mayor estrés psicológico.

Son muy comunes en diversas enfermedades físicas conocidas, como el cáncer, las enfermedades del corazón, etc. Pero también están presentes en condiciones psiquiátricas, como los trastornos del estado de ánimo, la ansiedad y los trastornos corporales.

Manifestaciones de la depresión con estos síntomas físicos

En cuanto a su ubicación, se clasifican en cuatro categorías:

  1. Cardio pulmonar,
  2. Gastrointestinal,
  3. Dolencias,
  4. Síntomas físicos generales.

Para empezar a hablar de los síntomas físicos en el trastorno depresivo, es importante destacar que la depresión, más que cualquier otra enfermedad mental, afecta a todo el organismo. Junto con los trastornos de ansiedad, se considera el factor más relevante para predecir la salud general del cuerpo, en el sentido de que puede predecir el curso de las enfermedades físicas existentes y la aparición de otras nuevas.

Publicidad

Los síntomas físicos suelen tener una conexión con los mentales, en el sentido de que son sus manifestaciones en el cuerpo, y pueden empeorar o mejorar dependiendo del curso de los síntomas depresivos.

Veamos primero los mecanismos involucrados en la aparición de síntomas físicos durante la depresión, pero también la conexión entre los síntomas físicos y la posterior manifestación del trastorno depresivo.

Trastorno del sistema nervioso

El estrés agudo activa el sistema nervioso simpático e inactiva el sistema nervioso parasimpático, un mecanismo llamado «reacción de lucha o huida» que es una respuesta normal del cuerpo. Sin embargo, se ha encontrado que en momentos en que el estrés persiste por períodos más largos de tiempo y/o se combina con depresión, esta actividad autonómica se ve interrumpida.

Podemos controlar esta actividad autonómica mediante el seguimiento de los niveles de catecolaminas en el plasma sanguíneo, es decir, la noradrenalina y sus metabolitos. Se ha hallado en estudios correspondientes, que la depresión es un proceso que más bien aumenta la actividad del sistema simpático y disminuye la actividad del sistema parasimpático, resultando en que la persona esté estresada aun cuando el estímulo no sea estresante.

Problemas metabólicos

Cualquier trastorno metabólico puede conducir al desarrollo de diabetes, obesidad, enfermedades cardíacas, cáncer o trastornos mentales. En una revisión de los estudios de Pan et al. Se ha demostrado que la depresión y el síndrome metabólico están relacionados, ya que la primera puede ser un precursor del segundo.
El trastorno se localiza en el tejido adiposo y más concretamente en la zona abdominal. Este tejido produce diversas citocinas que se asocian con la aparición de depresión y síndrome metabólico.

Disfunción del hipotálamo, pituitaria y glándulas suprarrenales

Este sistema (Hipotálamo – Pituitaria – Suprarrenal), es uno de los sistemas más conocidos del cuerpo humano y su actividad se considera uno de los mecanismos más importantes en la creación de síntomas depresivos.
Implica la activación de la corteza cerebral, que debido al estrés crónico activa a su vez el hipotálamo, donde se produce la hormona liberadora de corticotropina, que a su vez activa la glándula pituitaria, que a su vez activa los receptores suprarrenales y libera cortisol en el sangre. Varios estudios han demostrado que los pacientes con depresión tienen niveles elevados de cortisol en sangre de manera constante, y se han sugerido varias hipótesis para explicar esto.

Trastorno del sistema inmunológico

Varios datos recientes han destacado la importancia de la inflamación en la depresión. En particular, se ha encontrado que la depresión está asociada con trastornos del proceso inflamatorio.

Los primeros estudios que relacionan la inflamación con la depresión comenzaron en 1991, en los cuales se encontró mayores tasas de marcadores inflamatorios en pacientes con depresión. Y hallazgos recientes de ensayos clínicos han relacionado la depresión con varios otros mecanismos inmunológicos, como los mecanismos moleculares.

Ahora, después de haber visto los mecanismos de creación de los síntomas físicos depresivos, veamos cuáles son los principales síntomas.

Dolor y pesadez en el pecho:

Esto es muy característico del trastorno de pánico, pero también de la depresión, durante la cual la persona a menudo se siente “aplastada” y con dificultad para respirar.

Es importante descartar en primer lugar una etiología orgánica, ya que el dolor de similares características se presenta en enfermedades cardíacas, úlceras estomacales y enfermedades pulmonares.

Finalmente, es considerable señalar que en las personas con antecedentes de enfermedades del corazón, con bastante frecuencia presentan algún tipo de trastorno depresivo.

Dolores de cabeza, mialgias o dolor crónico:

El dolor crónico no clasificado a menudo puede ser el resultado de una depresión subclínica crónica o un trastorno distímico. Lo mismo ocurre con el dolor muscular crónico, dolor en las articulaciones, dolores de cabeza, migrañas. Particularmente cuando se trata de las migrañas, se ha encontrado una incidencia significativamente mayor de depresión.

Trastornos gastrointestinales:

El tracto gastrointestinal se ve gravemente afectado por la depresión, ya que se une a los receptores en el cerebro (serotonina) a los que se debe la depresión. El paciente puede sentir desde simples molestias e hinchazón, hasta vómitos, náuseas y diarrea.

Trastornos del sueño:

En la forma típica de depresión se presentan síntomas del tipo de insomnio, con sueño tardío y/o interrupciones durante el sueño y/o despertar temprano (suele ocurrir uno de los tres). Pero en la forma atípica de la enfermedad, estas características pueden tomar la forma de vigilia con muchas horas de sueño, gran dificultad para despertarse por la mañana, energía reducida.

Trastornos de la alimentación:

En cuanto al apetito, este suele ser muy reducido en el episodio depresivo clásico, pero también puede aumentar en la forma menos común. También pueden ocurrir trastornos alimentarios como comer en exceso, bulimia, anorexia. Si estos permanecen en la medida en que cumplen los criterios para un trastorno alimentario, ahora estamos hablando de una combinación de depresión con trastorno alimentario.

Disfunción sexual:

El deseo erótico y la libido se reducen significativamente en un paciente que sufre depresión. Incluso pueden desaparecer por completo.

Hipotiroidismo:

Es importante reportar la asociación de trastornos tiroideos con síntomas emocionales, ya sea en forma de episodio maníaco (en el hipertiroidismo) o depresivo (en el hipotiroidismo). El examen de la glándula tiroides es una prueba de laboratorio básica que debe realizarse, durante cualquier enfermedad psiquiátrica y especialmente en los trastornos emocionales.

Cansancio físico sin explicación:

Si hay cansancio físico que no está ligado a un factor natural u orgánico (natural: estilo de vida, reducción de horas de sueño, etc. / orgánico: anemia, enfermedad física, hipotiroidismo, etc.) es muy probable que se deba a la enfermedad inflamatoria crónica, proceso que ocurre en casos de estrés mental crónico y depresión.

Entonces vemos cuánto contribuye la depresión a la creación de síntomas físicos, así como cuán importante es la interacción de los síntomas físicos con los mentales.

Por lo tanto, es extremadamente valioso cuando uno experimenta molestias físicas, crónicas y persistentes, consultar a un psiquiatra, para que juntos puedan encontrar la mejor solución posible, para algo que de otra manera parece intratable.

Publicidad