Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Frases abusivas que dicen los padres a sus hijos

20 frases abusivas que dicen los padres a sus hijios sin darse cuenta

El gaslighting es una forma de abuso psicológico que implica intentos repetidos de influir en alguien para que dude de su propia memoria, juicio o cordura. Las personas que usan gaslighting hacen que las víctimas se sientan o parezcan «locas» utilizando entornos o afirmaciones falsas.

Frases abusivas que dicen los padres a sus hijos

Un padre que engaña constantemente, niega o cuestiona las experiencias o los sentimientos de un niño, lo que hace que el niño dude de su recuerdo para que pueda escapar de la responsabilidad de sus acciones.

Los padres pueden ser abusivos, incluso sin darse cuenta de ello

El gaslighting de los padres es una forma sutil y encubierta de abuso emocional. Estos padres manipulan para socavar el sentido de la realidad y la estabilidad mental del niño.

Algunos padres bien intencionados pueden engañar a sus hijos en un intento de protegerlos. Por ejemplo, «Te encantarán estos vegetales porque son tan deliciosos». Sin embargo, muchos más lo hacen para mantener el control, el poder y un sentido de rectitud en las relaciones entre padres e hijos.

Frases abusivas que pueden usar los padres

Aquí hay algunas frases de gaslighting comunes usadas por padres abusivos:

1. No seas tonto. Eso nunca sucedió.


2. Eso no es verdad. Debes estar confundido de nuevo.


3. Ahí vas de nuevo, inventando cosas.


4. Cualquiera puede hacer eso. Solo estás poniendo excusas.


5. Estás equivocado o lo debes haber soñado.


6. Nadie te amará nunca.


7. Has cambiado. Solías ser mejor en esto.


8. Ni siquiera puedes abrir un frasco. Eres tan inútil.


9. Tengo razón y todo el mundo lo sabe, incluidos tus hermanos y hermanas.


10 No creo una palabra de lo que dices.


11. ¿Eres retrasado?


12. Estoy cansado de fingir que te amo.


13. No serás nada.


14. Nunca serás capaz de hacerlo.


15. No te mereces nada en la vida.


16. Tu hermano necesitaba a alguien con quien jugar, así que te hicimos.


17. Deja de llorar o te daré algo por lo que llorar.


18. Eres una gran decepción.


19. ¿Por qué hiciste eso? Eres tan tonto.


20. Vístete mejor, no sabes cómo vestirte.

Esta clase de frases, que incluso se suelen repetir muchas veces, pueden traer efectos perjudiciales también a largo plazo en nuestros hijos. Es necesario aprender a educar de una forma constructiva, y procurar no decir aquello de lo que nosotros mismos hubiéramos querido salir huyendo si alguien nos lo decía de niños.