Mente Asombrosa
Mujer triste tras la separación de pareja
Inicio » Pareja » Las 4 fases después de una separación y las mejores maneras de superar esta etapa

Las 4 fases después de una separación y las mejores maneras de superar esta etapa

Vivir una separación junto con la posterior montaña rusa de sentimientos de ira, tristeza, desilusión, miedo e incluso alivio es un desafío. La forma en que experimentamos una separación y cómo lidiar con ella depende de muchos factores: ¿Nos hemos separado o mi pareja está lejos de mi? ¿Me estoy separando de mi primer gran amor o he vivido varios? ¿Qué papel jugaron las separaciones en mi infancia y qué tan estable es mi autoestima?

Publicidad

Durante un período de separación, puede serte útil conocer cuáles son sus fases, y sobre todo, tener seguridad: después de un cierto tiempo, todo va a mejorar, ¡garantizado! En esta publicación describimos las cuatro fases de la separación que todos atravesaremos. El orden puede variar, así como la duración e intensidad dependiendo de cada persona.

Al final del artículo hay un consejo sobre cómo podemos hacer frente a la separación y dejar que la relación descanse en paz en el pasado. Hasta entonces, tienes que pasar por las 4 fases de la separación. Nadie puede evitar esto. Teniendo el comportamiento adecuado, podemos dejar atrás estas fases de dolor más rápidamente.

Las 4 fases de la separación después de una relación

Después de haber terminado una relación con nuestra pareja, la mayoría de nosotros experimentamos una secuencia similar de condiciones. Pasamos por las llamadas fases de separación, que fueron descritas por primera vez por la psicóloga suiza Verena Kast. Hay otros conceptos iguales que tienen cuatro o cinco etapas del duelo o separación, o incluso más.

  • Fase 1: Estamos conmocionados, aún no podemos aceptar la ruptura y a menudo negamos que la relación haya terminado.
  • Fase 2: Esto es seguido por la fase de las emociones, una subida y bajada de todos los estados emocionales: desde el dolor, la ira, el alivio, la alegría, la esperanza hasta la desesperanza. Esta fase es la más problemática e incómoda.
  • Fase 3: A partir de la tercera fase, las cosas comienzan a ir cuesta arriba: comenzamos a reorientarnos y lentamente comenzamos a aceptar la separación.
  • Fase 4: En la última fase, hemos aceptado la separación y tenemos más entusiasmo por la vida, además de tener más energía y confianza. Hemos superado la separación y tenemos un nuevo concepto de uno mismo y de la vida.

1. Fase de separación: “No querer creerlo”

La persona que amamos se ha ido de repente. Estamos conmocionados, congelados y totalmente destrozados por dentro. No podemos creerlo y no queremos admitirlo. Creemos firmemente que nuestra expareja cambiará de opinión y nos aferramos a cualquier esperanza de que aún podamos recuperarlo.

Publicidad

Sin embargo, tenemos que lidiar con la nueva realidad: nuestra amada pareja, la vida en común, los amigos en común y los sueños del futuro se van de un día para otro. No podemos imaginar que alguna vez saldremos de este pozo profundo y seremos felices de nuevo.

Sin embargo, debes tener una garantía en mente: no existe una ruptura amorosa que no se pueda superar. Y la gente generalmente lo hace.

Esto es lo que te puede ayudar durante la primera fase de separación:

  • Evita: Evita todo contacto con tu expareja, no le escribas ni le llames. Ella no está allí para quitarte el dolor. También evita todo lo que te recuerde a ella: no leas mensajes antiguos, quita sus fotos que tenías en tu apartamento y bloquea sus actualizaciones de estado en las redes sociales.
  • Acepta: Tienes que saber que en este momento no estás en tu mejor momento, sino en estado de shock. Es normal que te sientas indefenso. En el caso de una enfermedad física, también nos damos un momento y descansamos. Eres responsable de ti mismo cuando te duele el alma.
  • Busca conexiones: Busca tener contacto con personas cercanas a ti, como amigos o familiares. Involúcralos en tu vida, intercambia ideas y busca consuelo con ellos.
  • Deja de pensar: Usa el menor tiempo posible para comprender los motivos de la separación y analizar los posibles errores. Eso no te llevará a ninguna parte ahora, incluso si tu mente quiere hacerte creerlo. Habrá suficiente tiempo para eso más tarde.
  • Distráete: Si comienzas a meditar, distrae tu mente. Por ejemplo, al pensar en lo que comiste hace tres días o en quién estaba sentado a tu lado en la primera clase.
  • Cambia: Todo lo nuevo puede alejarte de lo viejo. Por ejemplo, reorganiza tu apartamento, cuelga fotos nuevas, cambia el sofá o el televisor de lugar, compra colchas y sábanas nuevas o cambia cuchillos, tenedores y cucharas en el compartimiento de cubiertos.

2. Segunda fase de la separación: caos emocional

Después de darnos cuenta de que la relación realmente ha terminado, generalmente caemos en un nuevo agujero oscuro. Porque ahora la separación es real y tenemos diferentes emociones: tristeza, ira, dolor, esperanza o desesperanza. Sentimos como si estuviéramos siempre a merced de estos sentimientos y como si hubiéramos perdido el control por completo. Pero esta fase también es a menudo la más larga de las 4 fases de separación. Cuanto más pronto exploremos estas emociones, más rápido encontraremos alivio.

Esto es lo que te puede ayudar durante la segunda fase de separación:

  • Siente: No reprimas tus sentimientos, ¡eso es lo más importante en esta fase de separación! Déjalos salir cuando se presenten: llora, grita, enfádate, desespérate, entristécete… Incluso si solo encuentras el tiempo y la paz para hacerlo una vez al día. Así que no intentes luchar contra sentimientos como el dolor, la ira o la desesperanza. En esta fase de separación, también permítete demostrar los diferentes sentimientos hacia tu expareja: a menudo ira y reproches, así como anhelo y amor. Permite que ambos lados se manifiesten, incluso si tu cabeza no comprende este contraste.
  • Acepta: Aprende a asumir que la relación ha terminado. Tenemos que aceptar eso. Nuestra pareja ha decidido que ya no quiere estar en la relación. Incluso si te duele y no puedes evitar la idea de persuadirlo o convencerlo, la aceptación es la forma más sostenible y orientada a los objetivos de procesar la separación.
  • Escribe: A menudo tenemos muchas cosas que querríamos decirle a nuestra expareja. Lo que puedes hacer en este caso es escribirle una o más cartas en las que expreses todos tus sentimientos y pensamientos, pero: sin enviarlas en última instancia. Esto te ayudará mucho al procesar tus sentimientos. La montaña rusa de pensamientos se verá interrumpida y la escritura nos dará claridad sobre nuestras confusiones. Una alternativa a esto: escribe tus pensamientos y experiencias en un diario.
  • Ejercítate: Haz ejercicio durante al menos 30 minutos todos los días o ten una caminata larga. Lo mejor sería hacerlo en la naturaleza para respirar algo aire fresco.
  • Sé amoroso contigo: Sé amoroso, indulgente y amable contigo mismo. Trátate como tratarías a un niño pequeño que ha perdido a alguien importante y está solo por primera vez.
  • Infórmate: Lee artículos como este, o pregunta a tus amigos sobre sus experiencias.

3. Tercera fase de la separación: reorientación

En la tercera fase, tomamos las riendas de nuestra vida más activamente y tenemos una nueva perspectiva del futuro. El distanciamiento con nuestra expareja se hace cada vez más notoria y los momentos en los que no pensamos en ella se hacen más largos y frecuentes. Y cuando pensamos en ella, no nos sentimos automáticamente atraídos por el dolor y la nostalgia. Pero incluso si el pensamiento de nuestra expareja todavía puede doler, ya no es el dolor insoportable y punzante que sentíamos.

En este punto tenemos más y más energía para realizar nuevas actividades, descubrimos un potencial oculto, conocemos a nuevas personas y lentamente volvemos a encontrar nuestro camino,

Esto te puede ayudar durante la tercera fase de separación:

  • Reconoce: Lentamente nos damos cuenta de los aspectos positivos que hay acerca de la ruptura. No solo perdimos momentos buenos, sino también todo lo negativo de la relación: conflictos, disputas… También tenemos que reconocer que hemos crecido personalmente.
  • Reflexiona: a menudo nos hacemos preguntas, especialmente sobre nuestra propia identidad: “¿Qué es lo que quiero de mí?”, “¿Qué soy sin mi pareja?” O “¿Qué aprendí sobre mí mismo en la relación?”
  • Experimenta: Haz cosas que no pudiste hacer mientras estabas con tu expareja: compra una prenda cara, tiñe tu cabello de rojo, aunque a él no le gustaba el rojo, pero a ti sí…

¿Realmente vale la pena separarse?

En todas las fases de separación es difícil imaginar que realmente tenga un sentido y propósito que sean positivos. Esto es normal y es importante llorar y no reprimir los sentimientos. Pero después de cierto tiempo, incluso hasta después de años, muchas personas se dan cuenta de que la separación o el divorcio también tuvo su lado bueno y ahora reconocen su significado.

El mejor consejo para cuando termina la fase más difícil: Permitir que la separación tenga sentido para ti: “¿Qué significa para mí? “,” ¿Qué cosas buenas podré hacer ahora a través de la separación? “O “¿Qué cosas negativas estamos dejando atrás?”

4. Cuarta fase de la separación: Explorando nuevos horizontes

¡Lo lograste! Pudiste dejar atrás tu relación anterior y estás orgulloso de haber sobrevivido y aprendido de esta experiencia. Ahora empezarás a sentir con más frecuencia que esta fue la decisión correcta y te sentirás más experimentado y fuerte.

Esto ayudará en la última fase de la separación:

Disfruta cada minuto con gran felicidad. En este punto, la distancia que tendrás de tu relación pasada te hará más fácil observar las cosas desde otra perspectiva y reconocer cada vez más lo que has aprendido de ella y acerca de ti mismo y tu comportamiento durante las relaciones.

En la última fase de separación nos damos cuenta de que hemos experimentado un inmenso cambio positivo en nuestra personalidad y nos beneficiaremos de esta experiencia en nuestras vidas y futuras relaciones. Ahora podemos perdonar a nuestra expareja y, lo que es más importante: podemos perdonarnos a nosotros mismos por las cosas de las que nos acusamos en las dos primeras fases de la separación.

Lo que te puede ayudar a largo plazo después de una separación

Después de pasar por las fases de la separación, hay un sentimiento que nos ayuda a dejar nuestra relación en el pasado: ¡la gratitud! El punto no es sentir gratitud inmediatamente después de la separación, sino después de meses o años. Podrías preguntarte ” ¿Gratitud con qué? ¿Debería estar agradecido con mi expareja? ¿Por qué me ayudará eso?” Todos los demás sentimientos (si no los tenemos después de la tercera fase), como la decepción, o la ira, consciente e inconscientemente conducen a que te aferres a tu expareja y no puedas realmente superar la relación.

Tener una actitud interna de “¡Te agradezco por el tiempo y las experiencias juntos, las cosas que me permitiste darte y que recibí de ti!“ ayuda a romper la relación por completo y en completa paz. Especialmente cuando la relación y la separación fueron conflictivas y difíciles. Si logras estar agradecido por el tiempo que pasaron juntos y apreciar las muchas experiencias que han enriquecido tu vida, ¡serás libre nuevamente!

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios