Mente Asombrosa
Inicio » Familia » Familia tóxica y cuáles son los trastornos que puede provocar

Familia tóxica y cuáles son los trastornos que puede provocar

Tener una relación conflictiva con la familia de origen es completamente normal, especialmente durante el período adolescente. Sin embargo, cuando se tiene una familia tóxica, las consecuencias pueden ser muchas, entre las principales se encuentran los trastornos psicológicos que pueden provocar.

Cuando nos convertimos en adultos, esa relación disfuncional con los padres se convierte en una constante. Nos movemos laboriosamente pero las cosas se vuelven más difíciles: interactuar con amigos, establecer una relación romántica, crear independencia económica, etc.

Como si nos viéramos obligados a arrastrar pesos invisibles conectados a nuestros brazos y nuestras piernas sin poder deshacernos de ellos. Por lo tanto, se podría describir la abrumadora carga emocional que uno siente cuando se siente preso en una familia tóxica.

Cómo reconocer una familia tóxica y opresiva

¿Quién vive en una familia tóxica en general es consciente de ello? Desafortunadamente, la respuesta es sí , incluso si no tienes el coraje de admitirlo. Aquellos que viven en una familia que los oprime, hechos de vínculos tóxicos y negativos, siempre han sabido esto, pero al mismo tiempo no pueden salir.

Cuando se trata de una familia tóxica, el sentido de independencia está prácticamente ausente, nunca se ha logrado desarrollar este sentido. Es como si en un cierto momento de la vida todo se hubiera detenido: uno ha crecido pero uno sigue viviendo en su papel original (hijo, padre, hermano / hermana).

A menudo, en las familias tóxicas hay vínculos basados ​​en el despotismo y la culpa. Son familias en las que no hay vínculos basados ​​exclusivamente en el afecto, todo está, en todo caso, vinculado al poder alienante del padre, puede ser el padre o la madre. En resumen, la ley de los más despóticos se aplica para alienar a todos.

Todo lo demás, la actividad, el hábito es impuesto por alguien más, no hay poder de toma de decisiones, excepto los que están en el poder. Se debe enfatizarse que el poder también puede concentrarse en manos de varias personas; pueden ser ambos padres o un padre y un niño, el favorito, incluso si él también es una víctima inconsciente de la manipulación del padre.

Familia tóxica: las consecuencias de una relación disfuncional

Vivir en una familia tóxica no es nada fácil. Es como aceptar que te corten las alas, que los demás te abrumen. La familia puede considerarse como un microcosmos que recrea las situaciones que también podrían ocurrir con el mundo exterior (escuela, trabajo, pasatiempos, etc).

Esto significa que si continuamos sufriendo una actitud tan disfuncional, lo más probable es que reflejemos la misma situación en otros contextos. Tendremos a recrear el mismo escenario y mantener el mismo rol.

Seguir asistiendo y convivir en una familia tóxica significa:

  • Nunca desarrollar un sentido de independencia.
  • Alimentar ansiedades y temores en cada esfera de la vida (emocional, relacional, profesional, etc.).
  • Nunca realizarse en la vida.
  • Aceptar un rol marginal y sin ningún poder (en cualquier contexto).
    Nunca descubrir nuestro verdadero yo.
  • Constantemente ralentizar el crecimiento personal y emocional.

Trastornos que ocasiona una familia tóxica

Como se ha mencionado ya, los efectos negativos de convivir con una familia disfuncional (tóxica) son diversos, y cada uno puede a su vez, desencadenar otros trastornos, a continuación se mencionan los escenarios típicos de una familia tóxica.

El efecto Pigmalión y su influencia

El efecto Pygmalion, también conocido como efecto Rosenthal, es el nombre dado al efecto psicológico de la “profecía autocumplida“. Si estamos convencidos de que una persona vale más, la trataremos inconscientemente para estimular su potencial de desarrollo. Esto también es cierto a la inversa: si estamos convencidos de que un niño tiene un potencial más bajo, terminaremos inhibiéndolo y logrando resultados más bajos.

Por esta razón, cualquier etiqueta que los padres pongan en sus hijos, como “eres un vago“, “tienes un mal carácter“, puede tener un gran impacto en ellos; ese niño realmente terminará convirtiéndose en un vago. La familia no sabe cómo puede afectar a los menores. Los padres no saben que cualquier etiqueta puede afectar fuertemente al niño, incluso arrastrarlo hasta la vida adulta.

Tal vez no siempre nos damos cuenta, pero nuestro comportamiento puede verse influido tanto por nuestros pensamientos como por lo que otros piensan de nosotros. Esto significa que si no creemos que valemos la pena en la vida, nunca seremos empujados a hacer algo  mejor, algo que pueda auto-gratificarnos, porque siempre estamos anclados al modelo disfuncional aprendido en la familia tóxica de origen.

Las relaciones de pareja conflictivas y el efecto en el niño

Los problemas de las parejas tienen fuertes repercusiones en los pequeños en casa. No solo desde el punto de vista del cuidado (los padres, demasiado ocupados con sus peleas, pueden descuidar las necesidades de un niño), sino también educacionales: los niños, actuando como esponjas, terminan absorbiendo el odio percibido en la familia.

Además, muchas familias derraman sus frustraciones e inseguridades sobre los niños, sometiéndolos a una fuerte presión que no merecen. Los niños no tienen la culpa de los problemas de los adultos . Cuántas veces una madre, enojada, dijo “es culpa tuya si nos dejo a papá …”  o “si no fuera por los niños, ya me hubiera ido“. En este caso, el niño solo puede culparse a sí mismo y sentirse responsable por la infelicidad de los padres.

Ambivalencia

La ambivalencia es una de las condiciones disfuncionales más desestabilizadoras. Un padre ambivalente oscila entre actitudes amorosas y no afectivas. El niño vive todo de manera absolutista y, debido a las actitudes amorosas, tenderá a idealizar a la madre y la considerará completamente buena.

Cuando el padre, tambaleándose, asuma actitudes afectivas o denigrantes hacia él, el niño se sentirá devastado y se percibirá a sí mismo como malo. El niño no tiene la capacidad de entender que un padre puede cometer errores o “ser malo”, pero proyecta todo el mal en sí mismo y termina sintiéndose inapropiado y no digno de afecto.

Este sentido de no ser válido, también caracterizará la vida adulta. No es una coincidencia que los niños criados con padres ambivalentes puedan desarrollar diferentes trastornos de personalidad, en primer lugar el trastorno límite de personalidad.

Cómo escapar de una familia tóxica

Dejar a la familia de origen y enfrentar el futuro solo, en plena autonomía, se convierte en la única vía de escape si queremos construir una mayor seguridad y planificar la vida con total libertad.

Alejarse de una familia tóxica no es fácil, incluso antes de lidiar con factores económicos, uno debe enfrentar sentimientos de culpa, ansiedad por separación, obligaciones morales intrínsecas, deberes inexistentes de niño y mucho más.

El sentido común, el buen juicio y la intuición correcta son necesarios para tomar las mejores decisiones por uno mismo. Si ya no queremos depender de nuestra familia, debemos asumir la plena responsabilidad de nuestras acciones.

Incluso si estamos atados a la familia de origen por un vínculo de sangre, esto no significa que estamos obligados a coexistir y compartir los mismos espacios. Un desapego es posible sin necesariamente vivirlo de una manera absolutista: es posible sentir afecto por los miembros de la familia también manteniendo nuestra distancia de ellos. El desapego, cuando es la familia de origen la que fomenta el malestar interno, no solo es recomendable, sino también indispensable.

Familia tóxica y cuáles son los trastornos que puede provocar
4.4 (88.89%) 9 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Cristian Agustín Alderete

Cristian Alderete es especialista en modificación de Conducta en Niños y Adolescentes, Orientación Vocacional y Psicoterapia Individual.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse