Mente Asombrosa
No saber discutir o evitar las discusiones puede afectar la relación de pareja
Inicio » Pareja » Evitar los conflictos puede dañar tu relación de pareja

Evitar los conflictos puede dañar tu relación de pareja

La prevención de conflictos es uno de los temas más importantes que siguen apareciendo en las sesiones de asesoramiento para parejas. La contención de conflictos ocurre cuando uno de los dos miembros de la parejas evita conflictos para proteger la relación de una caída abrupta. A veces, retirarse o distanciarse para evitar conflictos tiene mucho sentido, e incluso puede ser sano.

Sin embargo, este patrón erosiona la base de la relación porque si continúa evitándose el conflicto, la pareja ya no se siente segura. Además, si sigues evitando conflictos para salvar la paz en tu relación, inevitablemente comienzas una guerra dentro de ti, y esa guerra se manifestará hacia el exterior de la peor manera.

¿Cómo puede afectar evitar los conflictos a tu matrimonio?

Imaginemos la siguiente situación: Hay un problema en tu matrimonio y tu pareja quiere discutirlo contigo. Sus sentimientos están heridos y la otra persona quiere hablar de eso. Sin embargo, los intentos de tu pareja de comunicar sus sentimientos sobre la situación se encuentran con un silencio o indiferencia por tu parte. Simplemente te retiras, negándote a participar en la conversación, diciendo algo como “Oh … lo que sea …”, “Solo déjame en paz”, y algo similar.

Cuando esta evitación de conflictos se convierte en un patrón repetitivo, es inevitable que el resentimiento y la insatisfacción comiencen a construirse en la relación.

La táctica del cerrojo

Un estilo de comunicación en el que simplemente la otra persona se retira de la comunicación y deja de responder se llama obstinación, según el Dr. John Gottman, quien ha investigado la predicción de divorcios y la estabilidad matrimonial durante los últimos 40 años. Este estilo de comunicación se puede diferenciar claramente de una evasión sana, y una evasión negativa: no es lo mismo alejarse porque se necesita tomar distancia y despejar la mente para poder hablar mejor las cosas, a ser un obstáculo y presentar una negativa total a considerar la perspectiva de la otra persona en la relación.

El Dr. Gottman considera que evitar los conflictos (de manera constante siendo un obstáculo) es uno de los cuatro comportamientos más perjudiciales para el matrimonio (los otros tres incluyen crítica, desprecio y actitud defensiva): según su investigación, este comportamiento de evasión es el segundo comportamiento que predice el divorcio con una precisión de más del 90 por ciento.

Este estilo de comunicación usualmente ocurre como una respuesta al desprecio (un momento de conflicto en el que tú, tu pareja o ambos se vuelven verdaderamente malos y negativos y comienzan a tratarse entre sí con falta de respeto): esto claramente te desconecta de la comunicación y dejas de responder a su pareja.

El derrumbamiento es una forma de supresión emocional que generalmente ocurre como resultado de sentirse inundado emocionalmente en una situación de angustia: el estado en el que no puedes discutir cosas o actuar racionalmente, por lo que simplemente decides desconectarse.

A menudo nos sentimos abrumados en una situación en la que nuestra pareja quiere hablar sobre los sentimientos. Aunque se podría pensar que la negación a dialogar ocurre con más frecuencia en los hombres, quienes están obligados a retirarse y evitar hablar de un problema, esta táctica de evitación también ocurre en las mujeres.

Las investigaciones demuestran que evitar conflictos no solo puede dañar tu matrimonio, sino que también puede causar problemas de salud en el corazón y en el sistema nervioso autónomo. Además, el nivel de estrés que siente uno de los cónyuges cuando el otro utiliza el método de obstaculizar la acción de evitarlo, puede provocar, a largo plazo, trastornos de ansiedad y depresión.

Tema relacionado:
5 errores que debes evitar luego de una discusión de pareja

¿Cómo reducir la incomunicación en una relación?

La mejor manera de reducir las tensiones durante una discusión de pareja, es aprender a comunicarse sin acusarse ni juzgarse mutuamente. Cuando usas desprecio y comienzas a acusar a tu pareja, es muy probable que  la otra persona comience a sentirse a la defensiva y decida cerrar el diálogo y retirarse de la comunicación. Por lo tanto, aprender a comunicarse sin poner a tu pareja a la defensiva es un gran paso para eliminar el obstáculo de tu dinámica de relación.

Los conflictos no son tan malos como piensas

Cualquiera que haya estado en una relación sabe que los conflictos son simplemente inevitables. Las personas a menudo creen erróneamente que si están enamorados, los argumentos y los conflictos no deberían existir en su relación. A la mayoría de nosotros nos enseñaron desde la infancia que los conflictos son algo malo que, por todos los medios, debe evitarse si queremos vivir felices. Sin embargo, las discusiones sanas pueden ser buenas para una relación.

Por lo tanto, no intentes evitar conflictos: realmente pueden beneficiar tu relación si sabes cómo aprovechar las lecciones de allí aprendidas..

Los estudios demuestran que la mayoría de las parejas que aprenden habilidades de comunicación no las usan en situaciones de la vida real porque esas habilidades simplemente no duran. Tarde o temprano, volvemos a los viejos patrones de comunicación, particularmente cuando estamos en medio de una discusión.

Los conflictos te permiten explorar tus emociones más profundas y hablar sobre ellas con tu pareja. Si constantemente evitas reflexionar sobre tus sentimientos, estarás inevitablemente más distante emocionalmente de tu pareja.

Además, los conflictos pueden ayudarte a conocer mejor la personalidad del otro. Una mejor comprensión de los demás te permitirá adaptarte al estilo y personalidad de comunicación de los demás y apreciar sus diferencias.

Los argumentos también pueden aumentar tu empatía, permitiéndote comprender la perspectiva de tu pareja, “ponerte en su lugar” y experimentar sus sentimientos. Además, los conflictos aumentan la honestidad. Te permiten ser vulnerable y decirle a tu pareja lo que piensas o cómo te sientes honesta y abiertamente.

Resumiendo

Todos sabemos que los conflictos son parte inevitable de nuestras relaciones. En ocasiones, tenemos una tendencia a evitar los conflictos y retirarnos de la comunicación, creyendo que esta es la mejor manera de proteger la relación en aquellos momentos en que nos sentimos inundados emocionalmente. Sin embargo, evitar conflictos puede destruir tu relación de pareja.

El bloqueo de la comunicación como una táctica para evitar conflictos es un rechazo total a considerar la perspectiva de tu pareja, lo que generalmente conduce a la desconexión emocional y al divorcio. La mejor manera de reducir estos malos hábitos en una relación es aprender a mostrar vulnerabilidad y comunicar nuestros sentimientos de manera abierta y honesta. Los conflictos no son necesariamente malos. Si aprendes que es lo que ambos o cada quien debe reparar después de una discusión, los conflictos pueden ayudar a mejorar la relación y fortalecer el vínculo con tu pareja.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse