Mente Asombrosa
Permanecer en una relación tóxica
Inicio » Pareja » 8 razones por las que estamos en relaciones tóxicas

8 razones por las que estamos en relaciones tóxicas

Las relaciones íntimas son un tema multifacético que tiene su lugar entre las formas de ayuda psicológica, la cual conocemos como terapia para parejas. Muy rara vez se encuentran parejas que no tengan ningún problema y que vivan en perfecta armonía.

Los altibajos se producen en cualquier relación, incluso en las mejores, pero a veces las personas se deciden a mantener relaciones que no funcionan y que no traen nada bueno a ninguno de los dos.

Lo que sucede es que muchas veces uno de ellos no se da cuenta o no quiere ver que ha llegado el momento de terminar la relación, y permanece en ella incluso mucho después de la “fecha de vencimiento”. Sin embargo, también hay relaciones en las que las personas están aferradas a una persona que desde el principio fueron malas, insalubres, insatisfactorias, simplemente tóxicas. 

Una o ambas partes no están satisfechas con esta relación, pero aún permanecen en ella.

¿Por qué podemos mantenernos en una relación que es tóxica?

Terminar una relación es difícil, pero ¿por qué?; seamos honestos, estar solo es una perspectiva aterradora para la mayoría de las personas que no están acostumbradas a ir por la vida sin nadie a quien agarrar de la mano. Pero cuando una relación se vuelve tóxica, especialmente si hay niños involucrados, lo mejor que puedes hacer por ti y por ellos, es simplemente salir de ahí.

Confía en tu intuición y mira tu relación de manera objetiva. Imagina que un amigo te pide consejos acerca de si quedarse o dejar una relación que ha estado llenando su vida de sufrimiento, impotencia y desconfianza durante algún tiempo. Obviamente notarás que la relación que describe “tu amigo” refleja perfectamente los problemas y las luchas diarias que experimentas en tu propia relación. ¿Qué consejo escucharía tu amigo de ti?

Un buen consejo sería este: toma la decisión de irte antes de que las cosas empeoren. La mayoría de las relaciones tóxicas presentan síntomas cotidianos que lastiman poco a poco, y escalan hasta llegar a emociones turbulentas, degradación verbal (insultos, humillación, humillación), manipulación emocional, celos mórbidos y finalmente violencia física.

1. Tenemos la creencia de que no podremos encontrar a alguien mejor…

…o simplemente a nadie más. Especialmente si encontrar a nuestra pareja tóxica actual nos llevó algún tiempo, o si es nuestro “amor escolar” o la primera relación íntima que hemos tenido en nuestra vida.

 ¿No estás seguro de que encontrarás a alguien que quiera salir contigo? En lugar de tener incertidumbre sobre tu capacidad de tener un nuevo amor y las dudas relacionadas con esto, elegimos quedarnos con la persona que ya tenemos.

2. Creemos que tan pronto como lo intentemos, nuestra pareja cambiará

Esta es probablemente una de las raz Creen que gracias a su amor incondicional, que desafortunadamente puede llegar a parecer subordinación, su pareja notará esto deones más comunes por las cuales las personas permanecen en sus relaciones tóxicas. alguna manera, y así cambiará.

Sin embargo, no vale la pena sufrir esperando a que esto suceda. Las personas cambian constantemente, crecen y se adaptan a la vida. Pueden y cambian todo el tiempo si sienten la necesidad. Sin embargo, para que esta transformación tenga lugar, la necesidad de cambio debe ser el resultado de ellos mismos y no de ti y tus esperanzas. No es trabajo tuyo esperar a que ocurra este cambio, lo mejor es dejar que tu pareja haga los cambios que necesita por su cuenta.

3. Creemos que nuestra relación es lo suficientemente buena

A menudo, las personas que tienen relaciones tóxicas tienden a compararlas con otras relaciones poco saludables que les parecen peores. El hecho de por qué no se han ido todavía está tratando de explicarse a sí mismos pensando: “bueno, al menos no me golpeo”, “al menos no bebo” o “al menos funciona y se asegura de que no me pierda nada”. 

Es posible que no sepan que hay más en las relaciones que lo que están experimentando actualmente. Las personas que no entienden de qué se trata una relación saludable y satisfactoria tienen más probabilidades de permanecer en una relación tóxica que las personas con una comprensión saludable de las relaciones.

4. No creemos en nosotros mismos y no nos valoramos

Cuando no sabemos cuál es nuestro verdadero valor, porque nadie nos lo ha demostrado antes, sin saberlo, dejamos que otras personas nos traten mal. ¿Por qué? Porque en el fondo, creemos que es algo normal. Creemos que lo merecemos.

 Ya que esta forma de pensar hace mucho tiempo llegó a nuestra mente subconsciente, que ahora dirige nuestras elecciones y comportamientos. Nos acostumbramos a que nos traten mal, a que nos hablen de manera ofensiva y degradante, a ser criticados constantemente. No creemos que valgamos el tiempo y la atención de alguien más amable y verdaderamente amoroso.

5. Nos dejamos llevar por nuestros miedos

Algunos de estos miedos pueden ser el miedo a la soledad que se mencionó anteriormente. También existe el temor de admitir estar en una relación tóxica y ser juzgado por familiares y amigos que generalmente no saben qué es lo que sucede realmente. 

Otro es el miedo a que se rían de ti, porque “tienes algo en la cabeza, él te quiere mucho”. El miedo a perderlo todo le ocurre principalmente a personas que han invertido mucho tiempo, dinero y compromiso en su relación. 

Se trata de familias con niños, hogares compartidos, empresas, etc. Y muchas veces sentimos el temor de no saber a dónde ir, qué hacer con nuestras propias vidas, cómo lidiar con muchos desafíos que aparecerán en el camino…

6. Estamos culturalmente presionados

A veces hay razones religiosas que requieren que sacrifiquemos nuestro propio bienestar en nombre de la familia, de nuestras costumbres culturales, o de nuestra fe. Si un adolescente se encuentra en una relación tóxica, a menudo los roles sexuales tradicionales pueden dificultarle admitir que es sexualmente activo y, por lo tanto, buscar ayuda adecuada, incluso en la familia. 

Innumerables personas se traicionan a sí mismas, a sus corazones y almas solo porque no quieren decepcionar o avergonzar a sus familias. La “felicidad” de otras personas parece ser mucho más importante que la suya.

7. La comodidad y la seguridad financiera son más importantes para nosotros

El estilo de vida al que estamos acostumbrados a veces nos resulta más importante que nuestra propia paz interior. Algunas veces, las personas deciden permanecer en una relación tóxica porque suponen que dejar a su pareja podría generar todo tipo de inconvenientes: problemas financieros, conflictos con los niños o conflictos con la familia. 

Temen esta incomodidad que puede darse en todas las áreas de su vida, por lo que deciden permanecer en una relación que lentamente mata en ellos las últimas chispas de felicidad y paz interior, convirtiéndolas en bolas de nervios y miedos. Desafortunadamente, están muy acostumbrados a cierto estilo de vida e incluso si están encerrados e infelices en su relación actual, permanecen por seguridad y conveniencia.

8. Nos falta valor

Se necesita mucho valor para dejar a la persona que amamos. Sabemos que será doloroso. Es fácil hablar sobre tomar una opción saludable cuando no estás en un dilema emocional. El dolor que sentiremos por irnos puede parecer sorprendentemente mayor que el dolor que sentimos por quedarnos.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse