Mente Asombrosa
Pasar de amigos a tener una relación de pareja
Inicio » Pareja » De la amistad a la relación, ¿una buena idea?

De la amistad a la relación, ¿una buena idea?

Muchas veces un buen amigo o amiga tiene muchas de las cualidades que buscas en tu pareja ideal. Ese amigo te abraza, te escucha y te entiende y comparte tus intereses. Todos estos son pilares importantes de una relación feliz. Pero si bien tener una persona a la que puedes llamar amigo es algo bueno, pasar de la amistad al amor con un amigo también puede traer muchos problemas. Entonces, ¿cómo puedes decidir si tomarás el riesgo?

Ten en cuenta las posibles consecuencias

¿Estás listo para arriesgar tu amistad para empezar una relación? Cuando empiezas una relación de pareja con un amigo, ambos omiten la etapa en la que se conocen, lo que a menudo conduce a una relación corta con otras parejas.

Tal vez se conozcan desde hace años, y cuando finalmente son pareja ya conocen esas pequeñas peculiaridades que tiene cada uno. Saben cómo se comportan cuando están enojados, decepcionados o molestos, y aceptan sus debilidades y sus fortalezas. Además, ambos sienten un profundo afecto mutuo y valoran que el otro esté esforzándose por hacer las cosas bien. Esto ya brinda una base excelente para una relación sana.

Sin embargo, durante la vida en pareja, ciertos aspectos que se suponían ya conocidos pueden cambiar y resultar sorpresivos, dando a la otra persona una perspectiva muy diferente a cerca del compañero que creía conocer, por lo cual, creer conocer a alguien, a veces puede jugar desfavorablemente en la relación de pareja.

¿Qué opinas sobre las posibilidades de que tu relación dure? ¿Estás buscando realmente un vínculo permanente? Considera tus motivos personales. ¿Deseas llevar tu relación a un nivel solamente físico o más profundo? 

Presta atención a las señales

Averigua si tu amigo o amiga comparte los mismos sentimientos que tú. Si siempre está dando pequeños indicios y buscando contacto físico contigo, esto podría significar que hay atracción, sin embargo, no siempre es así, por lo que deberías tener cuidado con ello, y evaluar muy bien si se trata de afecto y cariño o algo más. En este caso, puedes atreverte a dar el siguiente paso. Sin embargo, si tu amigo no muestra tales señales o incluso te cuenta acerca de otras personas que le atraen, preferirás quedarte atrás, ya que el interés romántico probablemente no sea mutuo.

Piensa en el futuro

Ambos deben tener las mismas expectativas de su relación. Si uno de ustedes toma la relación más en serio que el otro, tarde o temprano surgirán problemas entre los dos. En caso de que estés buscando una relación que no sea vinculante, no debes arriesgar tu amistad prematuramente.

Cada pareja tiene que descubrir por sí misma si hay una conexión emocional y si se comparten intereses y valores. Siendo amigos, puede ser posible que puedas responder esta pregunta con un “sí”. Así que asegúrate de no arriesgar esta valiosa amistad tan fácilmente.

¿Qué hacer si la relación falla?

Si han dado ese paso más allá de la amistad y su relación falla, puede que las cosas no sean como antes. Sin embargo, esto no necesariamente tiene que ser malo. Quizás se sentirán reconfortados al darse cuenta de que ustedes, como amigos, están en mejor armonía que cuando eran pareja. La mejor manera de evitar una atmósfera tensa después de la ruptura es tener una conversación abierta por adelantado.

Avatar

Cristian Agustín Alderete

Cristian Alderete es especialista en modificación de Conducta en Niños y Adolescentes, Orientación Vocacional y Psicoterapia Individual.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse