Mente Asombrosa
Vivir en pareja pero cada uno en su propia casa
Inicio » Pareja » Estar en pareja, pero cada uno vive en su casa

Estar en pareja, pero cada uno vive en su casa

Amar a alguien estando separados suena muy contradictorio. Cuando entramos en una relación con gran compromiso, la progresión natural de la relación a menudo implica mudarse juntos o casarse y compartir un hogar.

Publicidad

Amar estando separados no tiene sentido para mucha gente porque normalmente no amamos así; amamos en pareja, estando juntos, viviendo todos los días en compañía. Cuando dos personas se quieren profundamente, pasar el mayor tiempo posible juntos se convierte en una prioridad. ¿Es posible sostener una relación tan comprometida como el matrimonio viviendo separados? ¿Estar comprometido con alguien significa que el único camino es vivir juntos? Una opción puede ser amar por separado cuando la convivencia no funciona.

A veces, las cosas simplemente no salen según lo planeado. Vivir con otra persona puede ser difícil y requiere tanto compromiso como sacrificio, comunicación abierta, paciencia y tolerancia. Muchos matrimonios y parejas comprometidas terminan fracasando, pero antes de que te suceda esta devastación emocional, quizás sea el momento de considerar las alternativas.

Algunas parejas eligen seguir llevando en una relación triste en la que son infelices, mientras que otras buscan asesoramiento para hacer cambios y mejoras en la relación. Un tercer grupo se separan y deciden comenzar una nueva vida, cada uno por su cuenta. Pero hay una cuarta opción que no es muy popular, y se trata de amar viviendo separados, que es una solución vanguardista para tener una relación con alguien que no implique vivir juntos.

Una nueva manera de ver las relaciones de pareja

Hoy en día está cambiando mucho la percepción que tenía la sociedad sobre vivir y amar. Amar por separado es cada vez más común y esta nueva tendencia en las relaciones podría ser la respuesta para aquellos que aman a sus parejas, pero parece que no pueden vivir con ellas.

Publicidad

El concepto básico de amar por separado es que dos personas pueden amarse profundamente sin vivir juntas en un hogar común. Estas personas se preocupan el uno por el otro y quieren seguir estando juntos como pareja, pero parece que no pueden combinar sus estilos de vida o personalidades lo suficiente como para vivir juntos.

Puede parecer extraño, pero la idea tiene mucho sentido. Vivir con otra persona agrega una nueva dimensión a la relación, añadiendo un nuevo conjunto de problemas y situaciones. Las finanzas y el aburrimiento se mezclan entre estas cosas, los diferentes intereses o pasatiempos interrumpen a una u otra persona, e incluso las cosas pequeñas como las preferencias de estilo para los muebles o los colores favoritos pueden ser un problema. 

Desde un punto de vista práctico, vivir juntos puede tener sentido para mantener los costos bajos, pero emocionalmente, una pareja que vive junta las 24 horas del día, los 7 días de la semana, puede caer en la rutina y dar por hecho al otro o volverse loco con cualquier pequeño hábito de su pareja. Muchas parejas caen en discusiones y comienzan a destruir lo que quieren preservar: La relación amorosa entre ellos. No es de extrañar que las «diferencias irreconciliables» sean una razón popular para el divorcio.

Noviazgo y matrimonio: dos tipos de relaciones

Las citas implican salidas nocturnas ocasionales o encuentros casuales entre dos personas. En el noviazgo, la norma es reservar la fidelidad para una sola persona, pero los términos tácitos de este tipo de relación incluyen la falta de compromiso permanente. En resumen, quienes salen suelen no estar comprometidos con la otra persona y pueden dejar de verse libremente, sin previo aviso. Algunas personas también salen con más de una persona a la vez, mientras intentan seleccionar a una sobre el resto, con la cual tener un compromiso más permanente.

El matrimonio es el otro extremo. En este caso, dos personas deciden con quién les gustaría comprometerse de por vida. En el matrimonio, la fidelidad y la lealtad ocupan un lugar destacado con la puerta cerrada a las citas casuales y al contacto con otras parejas sexuales. Se asegura una unión permanente y generalmente es el precursor de los hijos.

Pero estas dos situaciones solo involucran el tipo de compromiso que uno da a otro. Ni el noviazgo ni el matrimonio requieren que la pareja obligatoriamente viva bajo el mismo techo. Aunque lo normal es que quienes están saliendo vivan separados y los casados ​​vivan juntos. 

Un número creciente de personas se está dando cuenta de que amar a alguien no equivale a vivir con alguien. Estas parejas cuestionan los tipos tradicionales de relaciones y los supuestos sobre el amor. También están llegando a reconocer que lo que importa es lo que funciona para ellos y no para la sociedad en general. 

De hecho, aquellos que optan por amar viviendo separados encuentran que sus relaciones mejoran drásticamente cuando cada persona tiene su propio espacio independiente en el que vivir. Cuando pasan tiempo juntos, los momentos son muy preciados y, a menudo, carecen de conflicto. El tiempo juntos se enfoca en el amor, la ternura y en crear momentos especiales juntos. 

Entonces, ¿qué es exactamente amar por separado y cómo dos personas mantienen una relación sólida y comprometida cuando no viven juntas? Todos los aspectos del amor de pareja se mantienen, como la intimidad, tener salidas, compartir pensamientos y opiniones, divertirse y vacacionar. La única diferencia es que el aspecto de vivir juntos se ha eliminado de la mezcla. Cada persona tiene su propia vivienda y es responsable de las decisiones personales con respecto a esa vivienda. 

Las parejas que viven y se aman por separado no están atrapadas en el mismo hogar. Toman una decisión consciente y voluntaria de comprometerse profundamente con una persona, pero sin el arreglo de vida comunal.

Publicidad