Mente Asombrosa
El lado oscuro de los elogios y la recompensa en la educación de los niños
Inicio » Educación » Educando niños – El lado oscuro de las recompensas y los elogios

Educando niños – El lado oscuro de las recompensas y los elogios

Los elogios y las recompensas son, en la mayoría de los casos, métodos de educación buenos y efectivos y, a menudo, los educadores (padres, maestros, y otros) tienden a utilizarlos con moderación, sin embargo, debemos ser conscientes de que el elogio y la recompensa también pueden ser inapropiados y tener desventajas. Este artículo explica la razón de esto.

Publicidad

¿Por qué los elogios y las recompensas son importantes?

  • El efecto del elogio se basa en la necesidad natural de éxito y reconocimiento social. Si bien el elogio confirma el éxito, el castigo y el reproche conducen a sentimientos de fracaso y frustración.
  • Un niño que es recompensado aprende que hizo algo bien y que el comportamiento que tuvo era deseable. Por lo tanto, se siente bien; tiene un sentimiento agradable asociado con el orgullo. Esta retroalimentación le da al niño autoestima y confianza en sí mismo.
  • Sin embargo, este método no solo garantiza un sentimiento positivo, sino que también es un método efectivo de educación, ya que el niño está motivado para mostrar este comportamiento nuevamente. Además, su disposición a aprender aumenta.
  • Los estudios científicos muestran que el elogio y la recompensa ayudan al niño a desarrollar comportamientos deseados en la sociedad. Hoy incluso sabemos muy bien que los elogios y las recompensas funcionan mejor y, sobre todo, más que los castigos o las culpas.
  • Los elogios y las recompensas también son beneficiosos para la relación entre el niño y el educador, lo que a su vez aumenta su disposición a aprender.

Criar a los niños adecuadamente: ¿cuál es la realidad?

Además de estos efectos positivos de los elogios y recompensas que fueron enumerados y que están bien documentados, los estudios muestran que los padres tienden a dar muy pocos elogios. Los educadores tienden a demostrar comportamientos negativos en lugar de positivos. [¹]

Los niños que buscan llamar la atención y que son especialmente “difíciles” rara vez o casi nunca han recibido comentarios positivos, mientras que los niños buenos y adaptados tienden a haberlos recibido suficientemente.

Entonces esto significa:

¡Es sobre todo si se trata de niños “difíciles” o niños en fases complicadas de la vida, que debemos hacer un esfuerzo consciente para observar y fortalecer el comportamiento positivo!

Publicidad

El lado oscuro: ¿En qué momento los elogios o recompensas son negativos o contraproducentes?

Los niños son increíblemente ambiciosos, decididos y trabajadores. A menudo hacen cosas simplemente porque lo quieren y lo disfrutan o porque están orgullosos de sí mismos.

Los padres pueden observar cómo los niños siempre quieren hacer algo por su cuenta (por ejemplo, subir escaleras o escribir cartas) o ayudar voluntariamente con las tareas del hogar.

Por supuesto, podemos estar orgullosos de ello y expresar nuestra alegría al respecto, pero si recompensamos al niño después de estos comportamientos por motivación propia, ¡el niño puede perder esta motivación!

Los estudios científicos han demostrado repetidamente que las personas pierden su llamada motivación intrínseca si son recompensadas por algo que disfrutan hacer por sí mismas y por cuenta propia. [²]

La recompensa y la pérdida de motivación

El comportamiento (por ejemplo, tocar un instrumento) ya no se hace por la causa o por uno mismo, sino por la recompensa (hay una llamada motivación extrínseca).

De ello se deduce que el elogio y la recompensa pueden minar la independencia del niño

Si un niño es elogiado o recompensado con demasiada frecuencia, la recompensa en sí se vuelve cada vez menos valiosa. Necesitarán cada vez más y más para que la consideren importante.

El niño puede desarrollar expectativas. Significa que tiene que ser recompensado por algo cada vez, y solo muestra el comportamiento deseado si es recompensado por ello.

Los padres también pueden experimentar una especie de espiral de chantaje: el niño mostrará un comportamiento deseado o incluso normal (como cepillarse los dientes, lavar platos, …) solo si se lo recompensa.

Y empezarán a preguntar muy directamente: ¿Qué obtendré a cambio? Este ejemplo deja muy claro que la recompensa también puede perder completamente su propósito.

Un error común de los padres es recompensar o castigar a los niños dependiendo de nuestra condición o estado de ánimo e independientemente de su comportamiento. Algunas veces somos más atentos y pacientes, otras no.

Los niños presienten nuestro bienestar muy bien y, por lo tanto, atribuyen la recompensa o elogios más a nuestro estado de ánimo o estado diario que a su propio comportamiento. “Mamá tuvo un buen día, así que hoy podré obtener un poco más de lo que quiero si soy lo suficientemente bueno.”

Si nosotros, como adultos, ya no cuestionamos conscientemente nuestros propios motivos e intenciones y no somos críticos con las expectativas sociales, entonces los elogios y las recompensas se convierten en técnicas de control con intenciones cuestionables.

Bibliografía
  1. Gunderson, E. A., Donnellan, M. B., Robins, R. W., & Trzesniewski, K. H. (2018). The specificity of parenting effects: Differential relations of parent praise and criticism to children’s theories of intelligence and learning goals. Journal of experimental child psychology, 173, 116–135. doi:10.1016/j.jecp.2018.03.015 [Enlace]
  2. First published: 30 August 2017  When Parents’ Praise Inflates, Children’s Self‐Esteem Deflates. https://doi.org/10.1111/cdev.12936

Publicidad

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Publicidad