Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Frases de Edith Piaf

Edith Piaf y sus mejores frases para conocerla mejor

Edith Piaf nació Edith Giovanna Gassion, hija de un acróbata y showman y una prostituta, el 19 de diciembre de 1915 en París.

Publicidad

Edith Piaf tuvo una vida muy complicada

Edith Giovanna Gassion nació en una celda de detención en una comisaría de policía de París. Sus padres no la cuidaron. Entonces creció primero con su abuela. Más tarde, a la edad de siete años, viajó con su padre en el circo ambulante y cantó en las plazas de mercado desde temprana edad.

A la edad de 15 años se separó de su padre e intentó escribir letras de canciones en cafés, bares y teatros de revistas de París. En 1935 se contrató como cantante callejera para ganar dinero. En el mismo año fue descubierta por Loius Leplée, el rey de la revista de París y propietario del club de cabaret «Le Gerny’s», para el que había cantado.

Debido a su pequeño tamaño, le dio el nombre de «La Môme piaf», que significa «el pequeño gorrión». Más tarde se convirtió en el «Gorrión de París».

Edith Piaf murió en París el 11 de octubre de 1963. Dejó alrededor de 300 canciones, muchas de ellas melodías inolvidables.

Publicidad

Frases de Edith Piaf

En este artículo trataremos de rememorarla con algunas de sus destacadas frases que han quedado para la posteridad.

“No me molestaría en lo más mínimo volver a la Tierra después de mi muerte.”


“Cuando tus ojos me miran, mi corazón se alborota.”


“No quiero volver a la calle y nunca lograré salir sola de ésta: tengo demasiadas cosas malas dentro, y esas cosas malas nunca las siento cuando tú estás ahí.”


“Quiero hacer que la gente llore, incluso, cuando no entiendan mis palabras.”


“Cantar es una forma de escapar. Es otro mundo.”


“Mi vida de niña puede parecer espantosa, pero era hermosa… Pasé hambre… Pasé frío… Pero era libre…. Libre de no levantarme… De no acostarme… De emborracharme… De soñar… De esperar.”


“En lo que a mí respecta, el amor significa lucha, grandes mentiras y un par de bofetadas en la cara.”


“No me importa lo que diga la gente. Mucho menos me importan sus leyes.”


“La muerte existe. La muerte es el comienzo de algo.”


“Estoy segura de que podría leer a Baudelaire en un cabaret y aplaudirían.”


“Todo lo que he hecho durante mi vida ha sido desobedecer.”


“No, no me arrepiento de nada. Pues mi vida y mis alegrías hoy comienzan contigo.”


«Me gustaría oír a alguna persona, al menos una, que sea capaz de admitir haber sido un cobarde.»

Publicidad