Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
No cuentes tus planes

Cuando anuncias tus planes a los demás te debilitas

Cuando se trata de establecer y lograr objetivos, podrías pensar que anunciar tus planes en las redes sociales o contárselos a todos tus amigos aumentará tu probabilidad de éxito. Sin embargo, la verdad es que sucede todo lo contrario.

Publicidad

Ponerse metas muchas veces significa anunciarlas

El estudio de la neurociencia cognitiva ha derribado las puertas que antes estaban cerradas en cuanto a temas como la fisicalidad y la experiencia de tener un cerebro. Los consejos más sorprendentes también son contradictorios, lo cual es especialmente cierto cuando se trata de lograr objetivos.

Cuando te fijes un objetivo desafiante a largo plazo, no se lo digas a nadie o, como mucho, díselo a la menor cantidad de personas posible. Mientras a menos personas le digas, mayores serán tus posibilidades de lograr ese objetivo. 

Esto es totalmente contrario a cómo se comporta la mayoría de la gente. Si decides que vas a correr un maratón de 26,2 millas, es probable que hables con la gente respecto a ello. Por un lado, todo ese entrenamiento consumirá mucho tiempo. 

A medida que aumentes tu kilometraje semanal, este objetivo cada vez estará más presente en tus pensamientos. Cuando tengas conversaciones con tu familia, amigos y colegas, probablemente surgirá el tema y, finalmente, habrás dejado constancia de este objetivo. 

Publicidad

Lo que revelan estudios sobre nuestras intenciones al ponernos planes

Mucha gente cree que esta declaración pública de los objetivos aumentará la probabilidad de poder lograrlos. Después de todo, si después de unos meses de entrenamiento empiezas a arrepentirte de correr ese maratón, es más probable que lo sigas intentando debido a la presión social. 

Si renuncias a tu objetivo, tendrás que lidiar con la vergüenza de contarles a todas esas personas sobre tu fracaso. Y esto tiene perfecto sentido; probablemente al menos te propondrás evitar esas mismas consecuencias. 

Pero las cosas son más profundas que eso. Investigaciones sugieren que contarle a la gente sobre tu gran objetivo no aumentará las posibilidades de éxito en absoluto. Por el contrario, mientras a más gente se lo digas, menos probable será que tengas éxito.

El profesor de Psicología Peter Gollwitzer y sus colaboradores han realizado muchos estudios sobre el comportamiento de proponerse y seguir objetivos. En este tipo de experimentos, se reunieron participantes con un alto nivel de motivación y un compromiso total para lograr un objetivo en particular. 

En un estudio, se pidió a los estudiantes que se comprometieran a pasar más tiempo estudiando. Los estudiantes que formaban parte del grupo de control fueron dejados libres y se les contactó más tarde para evaluar cuánto estudio extra hicieron. 

En el grupo experimental, se les pidió a los participantes que anunciaran sus intenciones a un grupo de sus compañeros antes de estudiar y luego fueron contactados para su evaluación.

La gran mayoría de los que anunciaron su intención de estudiar más en realidad estudiaron significativamente menos horas. Este tipo de estudio se ha repetido en muchos tipos diferentes de actividades. 

En algunas versiones del estudio, la intención de la meta se expresa a un grupo de pares, mientras que en otros casos, a un solo individuo. En algunos estudios, las metas tratan sobre carreras a largo plazo y planes de crianza; en otros, sobre metas de gratificación a corto plazo. 

Independientemente de si las metas de los participantes eran metas a corto o largo plazo, el resultado básico se mantuvo en todos los estudios de investigación: los participantes del estudio que comunicaron sus objetivos generalmente no logran alcanzar sus metas. Estos hallazgos fueron consistentes en muchas categorías de objetivos, incluida hacer una carrera de maratones, utilizada en el ejemplo anterior; arreglar un jardín; o mejorar los hábitos alimenticios.

Brecha de intención-comportamiento

Los investigadores han descrito la diferencia entre ponerse objetivos y realizar acciones como la «brecha de intención-comportamiento». La brecha es la diferencia entre lo que pretendemos hacer y lo que realmente hacemos. Anunciar tus objetivos parece ampliar esa brecha. 

¿Por qué no ayuda el refuerzo positivo de la expectativa pública? 

Como con la mayoría de las cosas en el cerebro, todo se trata de la química. Cuando elegimos hacer algo y luego logramos hacerlo, nuestro cerebro envía una inyección del neurotransmisor dopamina al núcleo accumbens, un centro de placer del cerebro. 

Cuando decides que quieres lograr un objetivo, tu cuerpo se prepara para ese eventual disparo químico asociado con el logro. Cuando tenga éxito, lo obtendrá, por supuesto, a menos que cortocircuites el proceso anunciándole a la gente de antemano.

La razón por la que hablarle a la gente sobre tu meta es un problema es que cuando te brindan un apoyo positivo, obtienes un poco de esa sensación de logro y ese placentero impulso de dopamina.

Te engañas a ti mismo. En un sentido muy físico, reduces tu impulso para lograr ese objetivo, y lo haces químicamente. 

Ahora, es posible que cuando le cuentes a alguien sobre una meta, él o ella pueda brindarte un apoyo importante que te ayudará a lograr la meta. Con la persona adecuada, un amigo cercano, tal vez un entrenador de vida, el beneficio de ese apoyo puede superar los costos asociados con anunciar tus objetivos y con la reducción de los recursos limitados de tu cerebro. 

Publicidad