Mente Asombrosa
Cómo manejar la fatiga de cuarentena
Inicio » Bienestar Emocional » Cómo manejar la fatiga de cuarentena

Cómo manejar la fatiga de cuarentena

La fatiga de cuarentena no es un diagnóstico médico ni psicológico, pero seguramente etiqueta lo que mucha gente siente ahora que llevamos varias semanas encerrados en casa, o con ciertos cambios en nuestra normalidad. Las personas son por naturaleza criaturas sociales, deseamos conexión, prosperamos en las relaciones.

Publicidad

Qué es la fatiga de cuarentena

La fatiga de cuarentena habla sobre nuestra dificultad para mantener los límites en el contacto personal tridimensional con nuestros semejantes. El resultado de esto para muchas personas es la irritabilidad, inquietud, e incluso agotamiento físico.

Imita la depresión de muchas maneras y podría interpretarse erróneamente como la aparición de un trastorno de salud mental, en lugar de una respuesta normal a una situación anormal.

Algunas personas responden a sus ansiedades con ira y desafío. Quieren que se retiren las órdenes de quedarse en casa. Enjambran playas y parques, se niegan a usar una mascarilla, afirman que sus protestas son sobre las restricciones a la libertad individual, poniendo una cobertura política sobre un tema decididamente no político.

El problema, en realidad, no se trata de derechos. El problema es hasta qué punto creemos que somos el “guardián de nuestro hermano (y hermana, vecino, familia y amigos)”.

Publicidad

Según Alfred Adler, psicólogo de principios del siglo XX que era un colega de Freud, la medida de la salud mental es el Gemeinschaftsgefühl. En términos generales, significa “interés social” o sentimiento de comunidad con los demás.

Según su medida, aquellos que se niegan a usar máscaras, que insisten en congregarse, que se niegan a tomar medidas para mantener a otros seguros, corren el riesgo de sufrir enfermedades mentales. Los que están más preocupados por los demás y que trabajan activamente para hacer que su comunidad sea saludable y feliz son los más saludables mentalmente.

La epidemia de COVID-19 está desafiando a nuestro Gemeinschaftsgefühl. Mantenerse enfocado en el bien mayor en lugar de solo aliviar nuestra propia incomodidad es difícil, realmente difícil.

Estar en casa no se trata de ti como individuo. Se trata de proteger a todos los demás. Eso significa ser incomodado. Significa cambiar nuestras rutinas diarias. Significa usar máscaras y mantener nuestra distancia. Significa encontrar otras formas de mantenerse conectado con nuestra comunidad además de estar en la compañía física del otro.

La fatiga de la cuarentena es real. Pero la solución no es desafiar el distanciamiento social. Participar en manifestaciones que exigen el derecho a infectar a otros puede dar a quienes lo hacen un gran impulso de adrenalina, pero en última instancia es autodestructivo.

Contribuir a la propagación de la enfermedad y la muerte de otros solo dará como resultado el arrepentimiento y la culpa por la supervivencia o una justificación hueca. La autoestima basada en la negatividad y el miedo conduce a la depresión y a más ansiedad. Por el contrario, hacer cosas que ayuden a mantener a todos seguros te hace desarrollar una autoestima positiva.

Cómo manejar la fatiga de cuarentena

Todavía no hay cura para el COVID-19. Pero hay una “cura” para la fatiga de cuarentena. Lo que Alfred Adler llamó Gemeinschaftsgefühl es un compromiso personal con la Responsabilidad Social. Ser socialmente responsable significa mantenerse informado y conectado de manera que contribuya al bien común.

Cambia tu pensamiento de “Yo” a “Nosotros”. La supervivencia como pueblo, como comunidad y como país requiere abandonar la idea de que la libertad es hacer lo que queremos cuando queremos.

La supervivencia requiere de Gemeinschaftsgefühl: para que seamos nuestras mejores versiones, debemos cuidar a los demás, así como a nosotros mismos.

Resiste ser atraído por teorías conspirativas: la gente que manipula nuestros miedos e inquietudes publicando teorías de conspiración en las redes sociales prosperan creando una mentalidad de “nosotros contra ellos”.

Se aprovechan de nuestros temores y ansiedades financieras sobre el futuro. A menudo, se invierten en la búsqueda de una agenda política o social, independientemente de cuántas personas mueran a causa de ello. Reconócelos por lo que son y rehúsa caer en sus manipulaciones.

  • Mantente informado: escucha a los verdaderos expertos que han estado trabajando en silencio en el control de enfermedades infecciosas durante años. La ciencia y los hechos nos ayudan a tomar las decisiones necesarias para asegurar que menos personas sufran y mueran.

Pero todas estas medidas son para el bien de todos. Si no puedes hacerlo por ti mismo, hazlo por la gente que amas. Y esto quizás sea un acto de conciencia sobre todos los cuidados que hemos dejado de lado desde siempre, ya que no es nuevo el lavado de mano y el evitar contacto cuando alguien tiene gripe.

  • No te aísles, comunícate: si tienes tiempo de sobra contigo significa que no estás utilizando suficiente tiempo para estar en comunidad con otros. Haz al menos una llamada a un amigo o ser querido por día. Usa diferentes medios para estar en contacto con los demás, siempre que esto no sea por temor a estar en silencio contigo mismo. 

Envía cartas y correos electrónicos. Participa en grupos sociales en línea como clubes de lectura o grupos de interés. Tú te beneficiarás y también las personas con las que hables.

  • Ayuda a quienes sufren más financieramente: Dona lo que puedas para prestar servicios a organizaciones como bancos de alimentos y centros de supervivencia. Si está dentro de tus posibilidades, envía a las personas cuyos servicios solías usar regularmente un gesto monetario de agradecimiento. Da propina a los repartidores de alimentos generosamente. Si todo el mundo hace un poco, el cambio será grande.
  • Haz voluntariado: Múltiples estudios muestran que las personas que hacen el bien por los demás son más felices y viven más. Usa tu creatividad e imaginación para encontrar formas de ser útil durante este momento de dificultad.

La crisis creada por el COVID-19 saca lo mejor y lo peor de las personas. El antídoto contra la desesperación y la forma de mantenerse mentalmente saludable y mejorar la autoestima es aprovechar lo mejor de nosotros mismos, y no caer en el pánico ni en los falsos futuros creados por gente sin escrúpulos.

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse