Mente Asombrosa
Relaciones tóxicas en la pareja
Inicio » Pareja » ¿Cómo enfrentar las relaciones tóxicas de pareja?

¿Cómo enfrentar las relaciones tóxicas de pareja?

Las relaciones tóxicas dañan a los miembros de la pareja y deben identificarse y resolverse a la brevedad posible. En este artículo se abordarán ambos aspectos.

Las relaciones tóxicas se manifiestan de variadas formas y existen incontables detalles que resultan útiles para ayudar a identificar que se está inmerso en una situación así. De modo sencillo se podría decir que es una interacción de pareja donde al menos uno de ellos sufre y se esfuerza por convencerse a sí mismo de que, a pesar de esto, es posible seguir adelante. (1)

Un trato saludable es fácil de reconocer porque tu pareja se preocupa por ti, desea tu bienestar y felicidad; se cuidan los intereses y las aficiones el uno al otro, hay respeto. Si no se trabaja sobre esa base, aunque exista una clara atracción física, el pronóstico es negativo. Quizás lo peor de esta situación sea la incapacidad para escuchar las señales de que algo no está funcionando bien. Veamos algunas de ellas.

Señales externas de las relaciones tóxicas

No todos los casos son iguales ni se manifiestan de la misma manera, pero si observas que en tu vida están presentes un número alarmante de estas señales es hora de hacer un alto para entender primero que sucede y empezar después a corregirlo. Las actitudes negativas que no deberían existir en un intercambio amoroso son:

Control y celos

A la otra persona le disgusta que te reúnas con amistades y familiares. Intenta controlar tus gastos, indaga los movimientos de tus cuentas bancarias o se molesta cuando realizas tus compras particulares. Irrespeta tu privacidad y revisa lo que hayas publicado en las redes sociales o averigua con quienes hablaste por teléfono. Te planifica la vida sin tener en cuenta tu opinión o inquiere continuamente acerca de tus horarios.

Te menosprecia en público y privado, dando a entender de alguna forma que no serías nadie sin él o ella. Al reunirse con otras personas evitas opinar por temor a ser reprendido, cuestionado o te lleven la contraria. Te chantajea emocionalmente y a menos que hagas lo que desea se enfurece contigo. Te sobreprotege o es paternalista y no te permite compartir, en lo absoluto, con individuos del sexo opuesto. (2)

Falta de respeto y conflicto

No aprueba tu modo de vestir, comer, caminar, etc. e intenta hacerte cambiar a como dé lugar. No valora tus cualidades, virtudes ni resultados. Minimiza tus problemas y preocupaciones, restándoles importancia. Siempre que discuten, por cualquier razón, tú cedes o de lo contrario deja de hablarte. Te responsabiliza de todo lo malo en su ámbito laboral o contacto con otros. Te recuerda interminablemente tus errores del pasado.

Se enfurece cuando comentas con otros algunas de las dificultades entre ustedes y se entera. Si intentas hablar con él o ella de ciertos temas se enoja. Te trata groseramente o hace exigencias desmedidas. Toma decisiones importantes sin considerar tu parecer y a veces hasta sin informarte.

Aspecto sexual

Tu vida íntima ya no te atrae y te “sometes” solo para evitarle un disgusto. Te obliga a hacer actividades que sabe que a ti te molestan o incomodan, física o mentalmente. Te compara de manera abierta y siempre en detrimento tuyo con gente de su pasado.

Claves para solucionar el problema de las relaciones tóxicas

No seas muy crítico al juzgar a tu pareja con los puntos de la lista anterior, en cierto modo todos, en ocasiones, somos tóxicos. La situación debe alertarte cuando se manifiesten varios de ellos de forma simultánea y repetitiva. E independientemente de lo grave que parezca, pudiera solventarse con un poco de esfuerzo de ambas partes siempre que no exista maltrato corporal.

El primer paso, por supuesto, es la detección del problema, pero quizás estás leyendo este artículo porque te preocupa lo que vives, entonces vas por buen camino. No obstante, resolverlo no es sencillo o ya lo hubieras hecho. Muchas veces sucede que los antecedentes familiares de la víctima, una baja autoestima o la falta de recursos económicos le impiden cambiar el estatus.

Es vital que entiendas que si antes no tuviste buenos momentos con esa persona, es improbable que lo logres en el futuro. Apóyate en la gente que te ama, amigos o parientes, y pídeles ayuda para salir adelante; especialmente, al decidir dejarle, puesto que tu amor no morirá en dos días y los primeros tiempos, sobretodo, serán muy dolorosos.

Con miras a mantener tu salud emocional necesitas buscar ayuda psicológica profesional, en especial si ha habido maltrato físico. Las relaciones tóxicas dejan un rastro doloroso de culpa, confusión, cansancio y vergüenza y para curarla, toma tiempo y esfuerzo. Lucha por superarlo y recuerda que en situaciones armoniosas hay más instantes felices que tristes y las partes suman, no restan.

Bibliografía:
Aarón J. Espinoza

Aarón J. Espinoza

El Licenciado Aarón J. Espinoza es Psicólogo Clínico.
EMDR Practitioner del EMDRIA de New York y
Coordinador Nacional de Apoyo Psíco Social de la Cruz Roja Venezolana.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse