Mente Asombrosa
Relaciones de parejas tóxicas
Inicio » Pareja » 7 señales de que vives una relación tóxica de pareja

7 señales de que vives una relación tóxica de pareja

Las relaciones que no te hacen feliz ni te enriquecen espiritualmente pueden considerarse “tóxicas”. Tales relaciones conducen a problemas psicológicos, incluidos trastornos mentales y dolencias físicas. Pero lo más peligroso son las relaciones tóxicas que representan un camino hacia la violencia doméstica.

Publicidad

¿Qué es una relación tóxica?

La primera definición rápida sobre una relación tóxica: un vínculo entre personas en el que ambos miembros de la pareja experimentan dolor emocional. Debe decirse que los psicólogos y sociólogos alfabetizados tratan de no utilizar la palabra “tóxico” en absoluto, porque su nube de significados de la palabra es demasiado grande y vaga.

Si miras en el diccionario, resulta que “tóxico”, puede tener otros significados: capaz de envenenar, causar envenenamiento. En general, todos entienden lo que significa “envenenamiento” en su caso.

Sin embargo, es difícil determinar la toxicidad de una relación . A menudo, ambos cónyuges son interdependientes y no se dan cuenta de que se están traumatizando mutuamente.

Las relaciones tóxicas no solo son venenosas, afectan negativamente nuestra autoestima y el desarrollo de la personalidad, lo que puede conducir a trastornos mentales. Además, esta es la primera señal de la violencia doméstica.

Publicidad

1️. Uno es el malo, el otro es santo

Si tu pareja te recuerda regularmente que fuiste creado completamente a partir de defectos y que debes estar agradecido de que te tolera desinteresadamente, estás en una relación tóxica, y esa persona está tratando de menospreciar lo que verdaderamente vales, haciéndote creer que por tu forma de ser requieres que los demás soporten como eres.

2. Humillación y burla

La humillación y burla de los logros son totalmente inaceptables en una relación sana. Si tu estado de ánimo se estropea constantemente y tu pareja está tratando de reducir tu autoestima, ¡esto no conducirá a nada bueno! Las parejas pueden tener intereses diferentes, perseguir cada uno un propósito o tener inquietudes que no convergen, sin embargo, en una pareja sana, los dos integrantes se apoyan mutuamente y procuran que la otra persona pueda realizarse.

3. Control

Control de los ingresos, el control de llamadas y mensajes, preguntas “con quien estabas hablando”, similares a un interrogatorio, todos estos son signos de una pareja tóxica.

Si la persona insistentemente acosa y requiere que para estar bajo control y tranquila deba saber todo de ti, es una señal de advertencia de que estás ante una persona controladora.

4. Manipulación

En general, la manipulación es mala. Incluso si la manipulación es positiva, el hecho de tal manipulación puede tener un efecto destructivo sobre la confianza. Cuando se trata de manipulación negativa, esta es una señal al cien por cien de una relación tóxica.

En una relación normal y saludable, una pareja te protege y no solo nunca te humillará, sino que tampoco permitirá que otros lo hagan.

5. Primero látigo, luego zanahoria

Aquí es cuando hay preocupación por la agresión, es decir, cuando tu pareja te grita por primera vez y luego te da una palmada en la cabeza, una señal segura de tiranía.

Recuerda: ¡no existen circunstancias que puedan justificar la agresión y compensar el daño causado por el daño moral!

Los tires y aflojes típicos de una relación enfermiza, en donde uno de los dos, por lo general el hombre, destruye objetos, golpea a su pareja y amenaza a otros familiares, y luego trata de volver a una “normalidad”, tratando de simular que esas cosas no sucedieron tal como fueron, o le atribuye razones a la “falta de cariño que tuvo” o a la “mala educación que le dieron”, todo esto es típico de un manipulador que no quiere soltar a su presa, o sea a su pareja en este caso.

6. Ataques de celos

Puede ser fácil confundir el comportamiento celoso malsano con el amor. Las demandas sobre con quién puedes hablar pueden llevar a una táctica de abuso llamada aislamiento. Lo que comienza con no poder hablar con cierta persona se convierte en reglas sobre cómo mantenerse alejado de casi cualquier persona que sienta que compite por su afecto, tiempo o atención.

Los celos en una relación tóxica son una de sus primeras manifestaciones, y esto vuelve la persona más controladora y constantemente sospecha de todo lo que hagas.

7. No puedes terminar la relación

Afectadas por los cambios de humor de la pareja, las demandas abrumadoras, las rabietas y las pretensiones, las víctimas a menudo no pueden terminar una relación tóxica. Si sientes que no ves una gran diferencia entre quedarte con tu pareja o dejarlo, entonces es hora de pensar en tu salvación.

Las relaciones tóxicas no suelen terminar de buena forma, sobre todo cuando su tiempo se extiende o hay hijos de por medio, sin embargo, siempre estarás a tiempo de mejorar tu calidad de vida.

Publicidad

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Publicidad