Mente Asombrosa
Una persona pesimista y sus inconvenientes
Inicio » Personalidad » 4 maneras en que una actitud pesimista puede perjudicar tu vida

4 maneras en que una actitud pesimista puede perjudicar tu vida

Tener malas relaciones en la vida, mala salud, baja autoestima y odiar tu trabajo, estos son los resultados que podrías estar experimentando en tu vida si tienes una actitud pesimista. Mucha gente piensa que ser pesimista no es realmente un gran problema. Y algunas personas incluso piensan que es una ventaja porque los protege de la decepción y el dolor. Creen que les ayuda a estar preparados para lo peor y ser más resilientes.

Sin embargo, la definición de pesimismo es muy clara y con una buena comprensión de ella, serás capaz de ver por qué esto no es algo bueno en tu vida.

Definición de pesimismo

Según el diccionario Merriam Webster, la definición de pesimismo es “una inclinación a enfatizar aspectos, condiciones y posibilidades adversas o esperar el peor resultado posible“. Y, según dictionary.com, la definición es “la tendencia a hablar, anticipar o enfatizar solamente resultados, consecuencias, condiciones, problemas, etc. malos o indeseables“.

Una persona pesimista es alguien que siempre ve lo malo de la situación. Les cuesta creer que las cosas saldrán bien. Muchas personas pesimistas creen que se están protegiendo a sí mismas al esperar siempre lo peor. Creen que si anticipan la decepción desde el principio, no se sentirán lastimados si sucede. Y, esta es la forma en que viven su vida.

Ser propenso al pesimismo y su impacto en la vida diaria

Mucho depende de cómo nos sentimos o cuanto descansamos, sino también de cómo fuimos criados y del bagaje de las experiencias de la vida. Pero sea cual sea el motivo, las consecuencias de una mala actitud y pesimismo puede resultar grave incluso para la salud física.

Un estudio que proviene de Finlandia, la cual es una tierra que no destaca por su alegría de vivir, ha determinado y se ha llegado a la conclusión de que el pesimismo se asociaba con un mayor riesgo de muerte por enfermedad coronaria.

1. Una mala actitud lastima tus relaciones

Es difícil estar en una relación con una persona pesimista. Las personas que son pesimistas crónicos tienen dificultades para confiar en otras personas. Por lo tanto, cuando eres pesimista, terminas haciendo acusaciones injustas. Asumes lo peor, y entonces buscas lo peor que puede pasar. Cuando haces esto, estás creando problemas que no existen. Empiezas a fabricar cosas en tu mente, que seguirán impulsando tu actitud pesimista. Y eventualmente terminas creando nuevos problemas.

También es difícil para las personas pesimistas planificar un futuro con otra persona. Les resulta complicado ver más allá y tener esperanzas en el futuro debido a que constantemente esperan que algo malo suceda y se arruine la relación. Y su pareja no podrá aguantar esto por demasiado tiempo ya que seguramente querrá poder hacer planes y saber hacia dónde se dirige la relación.

Las relaciones son difíciles. Cada relación es diferente y tiene sus propios desafíos. Sin embargo, cuando hay una persona pesimista dentro de una relación, esta pasa a un nivel completamente nuevo de dificultad. Las personas pesimistas no mostrarán sus verdaderos sentimientos fácilmente. Esto significa que evitarán ser abiertos con cómo se sienten.

En un esfuerzo por protegerse, retienen las palabras que a su pareja le gustaría escuchar. Esto también hace que no trabajen y mejoren en su relación cuando hay un problema. Debido a que asumieron que iba a haber un problema antes de que ocurriera, no creen que tenga sentido tratar de resolverlo.

2. Una mala actitud perjudica tu salud

Tus pensamientos están estrechamente conectados con tu salud física. Muchas personas tratan de dividir la salud en mental y física. Algunos incluso consideran que está la salud emocional. Pero la realidad es que todas estas se correlacionan. No hay forma de separar realmente las diferentes partes de la salud. Tu salud mental afecta tu salud física, y tu salud física afecta tu salud mental.

Cuando tienes una mala actitud y eres pesimista, estás perjudicando tu salud física y mental. Las personas pesimistas tienen una mentalidad pobre. Cuando tienes una buena mentalidad, estás convencido de que tienes control sobre tu vida y las cosas que te suceden. Cuando eres pesimista, crees que todo está fuera de tu control.

Estudios han encontrado que las personas pesimistas tienen menos probabilidades de hacer dieta, hacer ejercicio o consultar a un médico cuando lo necesitan. También son más propensos a fumar. Si eres pesimista, puedes creer que tu mala salud es una razón por la que tienes una mala actitud y esperas constantemente lo peor, pero la verdad es que tu actitud pesimista puede ser la razón por la que esas cosas están sucediendo.

El pesimismo afecta tu salud mental porque constantemente te alimenta con pensamientos negativos. Una mentalidad negativa puede conducir a la ira y la depresión. Si tienes problemas de ansiedad, preocupación, enojo, ira o depresión, debes hablar con un terapeuta profesional.

3. Una mala actitud afecta tu carrera

Ser pesimista es un gran inconveniente en el lugar de trabajo. Se han realizado estudios para probar la diferencia entre un pesimista y un optimista en cuanto al rendimiento laboral. Las personas pesimistas tienen más probabilidades de darse por vencidas cuando se encuentran con una situación difícil en el trabajo, tienen menos probabilidades de aprender lecciones valiosas de su fracaso en el trabajo y tienen más probabilidades de culpar a otras personas de sus fracasos en el lugar de trabajo.

Los empleadores buscan personas que tengan una mentalidad que impulse al crecimiento. Quieren a las personas que van a perseverar en tiempos difíciles y que encuentren soluciones a los desafíos. Quieren que sepan trabajar en equipo. Y, los empleadores prefieren empleados que no creen drama en el lugar de trabajo. Las estadísticas muestran que solo el 24% de los pesimistas reciben una buena evaluación de su rendimiento en comparación con el 75% de los optimistas.

4. Una mala actitud perjudica tu autoestima y confianza

Las personas pesimistas no solo son duras con otras personas; también son duras con ellas mismas. Algunas personas no siempre fueron negativas y pesimistas, sino que desarrollaron estas tendencias, posiblemente después de pasar por situaciones dolorosas en su vida. Después de ser constantemente decepcionados, traicionados o heridos por otras personas, decidieron que sería más fácil esperar lo peor desde el principio. Es un esfuerzo por protegerse del dolor en el futuro. Sin embargo, esto solo sirve para lastimarlos aún más.

La verdadera confianza viene de creer que tienes control sobre las situaciones en tu vida y que puedes ser tú mismo el que haga que las cosas buenas sucedan. Pero, si tienes tendencias pesimistas, entonces no serás consciente de esto. Muchas personas pesimistas tienden a tener muy baja autoestima y su actitud pesimista les hace creer que no podrán cambiar. Esto los lleva a ser más pesimistas, lo que lleva a tener una confianza aún menor. Entonces, en un esfuerzo por tratar de protegerse, en realidad se están lastimando aún más.

Cómo ser una persona más optimista

La buena noticia es que no es demasiado tarde para cambiar, incluso si has sido pesimista durante toda tu vida. No siempre es fácil de hacer, pero si trabajas en el proceso junto con un terapeuta, el camino puede ser mucho más fácil ya que te guiarán paso a paso. La terapia cognitiva conductual es el enfoque típico que los terapeutas utilizan en sesión con alguien que es pesimista. Aprender a alterar formas distorsionadas de pensamiento y adaptar pensamientos más sanos y racionales puede tener un impacto positivo en el estado de ánimo.

Convertirse en una persona más optimista transformará tu vida de muchas maneras. Cuando comiences a buscar lo bueno de las situaciones en lugar de lo malo, empezarás a ver las cosas de una manera más positiva. Como personas, tendemos a encontrar lo que sea que estamos buscando. Eso significa que si buscas lo malo, encontrarás lo malo. Pero, si buscas lo bueno, entonces llegarán cosas buenas a tu vida.

A medida que continúes creciendo y desarrollando tu actitud, tu relación puede mejorar, tu carrera puede mejorar y tu salud puede mejorar también. Pero, el cambio más grande que sucederá es que empezarás a creer que tú mismo puedes marcar la diferencia en tu vida.

El pesimismo puede ser un factor de riesgo para enfermedades del corazón y otras condiciones de salud física y mental, como ya se ha mencionado, pero el optimismo no necesariamente evitará que la persona se enferme. En lugar de buscar constantemente una sonrisa brillante y una disposición alegre, o ceder ante una perspectiva negativa que puede ser totalmente natural, el objetivo debe ser un optimismo moderado con una dosis diaria de pesimismo.

Bibliografía
  1. Pänkäläinen, M., Kerola, T., Kampman, O. et al. Pessimism and risk of death from coronary heart disease among middle-aged and older Finns: an eleven-year follow-up study. BMC Public Health 16, 1124 (2016) doi:10.1186/s12889-016-3764-8. [Link]
  2. Luger, T., Cotter, K. A., & Sherman, A. M. (2009). It’s all in how you view it: pessimism, social relations, and life satisfaction in older adults with osteoarthritis. Aging & mental health, 13(5), 635–647. doi:10.1080/13607860802534633
Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse