Mente Asombrosa
Cómo detener una relación toxica en la familia
Inicio » Familia » 3 formas para frenar las relaciones tóxicas en una familia

3 formas para frenar las relaciones tóxicas en una familia

Las relaciones en las que sientes que no te apoyan, que no te comprenden, o en las que te atacan abiertamente pueden catalogarse como tóxicas.

Publicidad

Las relaciones tóxicas pueden existir en casi cualquier contexto, desde el patio de recreo hasta la sala de reuniones, incluso en el dormitorio. Se dice que una relación es tóxica cuando tu bienestar se ve amenazado, ya sea tu bienestar emocional, tu bienestar psicológico o incluso tu bienestar físico.

Las relaciones que involucran abuso físico definitivamente se clasifican como tóxicas. Las relaciones en las que una persona constantemente da más de lo que recibe también pueden ser tóxicas, especialmente si la persona que da más se siente subestimada y agotada por culpa de su amigo o pareja. En muchos casos, esta persona no puede cambiar la dinámica de la relación.

Soluciones para frenar las relaciones tóxicas en la familia

Del mismo modo, si estás en una relación en la que sientes que tus necesidades no se satisfacen en gran medida, puedes sentir que tu autoestima está disminuyendo con el tiempo. Las relaciones en las que sientes que no te apoyan, que no eres comprendido, o que te atacan abiertamente pueden catalogarse como tóxicas, sean en el ámbito familiar, laboral e incluso en la pareja o de un padre hacia sus hijos y viceversa.

En un nivel básico, cualquier relación que te haga sentir peor, no mejor, puede volverse tóxica con el tiempo.

Publicidad

Solo tú mismo puedes determinar con certeza si algo malo supera lo bueno en una relación, pero si alguien amenaza constantemente tu bienestar con lo que hace o deja de hacer, es hora de concentrarse en las soluciones.

1. Dinámica tóxica

No todas las relaciones son tóxicas por culpa de la otra persona. A veces es la forma en que interactúan entre sí y saca lo peor de ambos.

Por ejemplo, puedes tener un amigo con el que eres muy competitivo. Si ambos disfrutan de esta dinámica, esto podría estar bien. Sin embargo, si estás buscando a alguien que valide tu arduo trabajo con algo de apoyo emocional y tu amigo te trata de superar constantemente, es posible que esta no sea una dinámica saludable para usted.

Independientemente de la intención de tu amigo, esto puede ser especialmente peligroso si desarrollas un impulso competitivo que no es agradable para ti.

Del mismo modo, si descubres que alguien no es una muy buena influencia para ti, que saca a flote tú yo «chismoso» o parece sacar a relucir un rasgo que normalmente no tienes, podría significar que esta persona crea toxicidad.

Cómo solucionarlo

Si te encuentras en una relación tóxica en la que ambos muestran lo peor el uno del otro (o simplemente no muestran lo mejor), es posible que desees trabajar en la relación y cambiar la dinámica, especialmente si hay otros beneficios en la relación. Puedes intentar hablar con la otra persona al respecto.

Reclama tus necesidades y sentimientos, al mismo tiempo que asumes la responsabilidad de tu papel en la situación.

En estos casos, suele ser una buena idea discutir lo que ves como un problema y decidir juntos si quieren cambiar la dinámica y la forma de llevar las cosas.

Es posible que puedan cambiar la manera en que interactúan, para que ambos puedan comenzar a satisfacer sus necesidades de una mejor manera, a medida que sacan lo mejor de cada uno. La comunicación sólida y los límites saludables pueden ser la clave.

2. Toxicidad constante e irritante

No todas las relaciones tóxicas son recíprocas. Algunas personas pueden succionar tu energía quejándose constantemente o mirando el vaso medio vacío y compartiendo esta perspectiva contigo siempre que pueden.

Algunas personas sienten la necesidad de estar constantemente en desacuerdo con los demás, de explicar por qué tienen la razón o de señalar las imperfecciones de los demás. Esta persona puede actuar de esa manera con todos, y probablemente ni siquiera se da cuenta de cómo influye en los demás.

Es posible que no conozca formas más saludables de comunicar sus necesidades. También puede que no sepa leer las señales sociales lo suficientemente bien como para saber cuándo frustra a las personas o les hace sentir que no están siendo escuchadas.

Cómo solucionarlo

Tal vez solamente quieras limitar la cantidad de tiempo que pasas con personas que traen frustración o infelicidad a tu vida. Sin embargo, puedes hablar con ellos sobre sus problemas y ver qué sucede con esto.

Cuando se trata de personas que carecen de autoconciencia o habilidades sociales, puede ser inútil esperar a que cambien. Sin embargo, en dosis más pequeñas, puede pasar de ser una fuerza tóxica en tu vida a convertirse en una simple molestia.

Si esta persona es alguien con quien necesitas interactuar, como un miembro de la familia o un compañero de trabajo, es posible que desees limitar las interacciones y tratar de defenderte cuando la situación lo amerite.

3. Personas muy tóxicas que no van a cambiar

Algunas personas, especialmente los narcisistas (y sus primos menos comunes, los sociópatas) tienden a sentirse estimulados por la atención y la admiración de otras personas.
Los narcisistas sienten la necesidad de tener a una persona a su lado y hacerla sentir «menos» en busca de sentimientos de superioridad. Pueden hacerte sentir mal deliberadamente, ofenderte si compartes un logro del que estás orgulloso o pueden dejarte ansioso sobre si decidirán ser amables contigo o no.

Algunas soluciones

Cuando se trata de un verdadero narcisista o sociópata, o de alguien que chupa tu felicidad, la mejor solución es mantenerse alejado. Lo más probable es que nunca cambien y si les pides que lo hagan su reacción solo traerá tu enojo.

Los narcisistas, por ejemplo, son malos para admitir sus errores porque realmente no creen que estén cometiendo errores. Piensan que es una amenaza verse a sí mismos como menos que perfectos.

En este caso, es posible que hayas tratado de hablar de tus sentimientos con la otra persona en tu relación tóxica, pero sin éxito. Incluso si eres capaz de expresar lo que quieres, puedes sentir que tus palabras caen al vacío.
A menudo es mejor distanciarse de esta persona.

Publicidad