Mente Asombrosa
Inicio » Familia » El padre que cuida al bebé es un padre responsable

El padre que cuida al bebé es un padre responsable

Tener un hijo es, a fin de cuentas, una tarea repartida entre dos, debería ser un trabajo compartido su crianza y manutención, sin embargo, esto depende de tantos factores que no siempre se cumple, y muchas veces, en las sociedad actuales, está visto de manera heroica que un padre cumpla con la labor de cuidar al bebé, cuando esto simplemente significa que el hombre se hace responsable de su parte, cumple su rol y ejerce la paternidad.

Un padre que está pendiente del llanto y la queja del bebé, que procura al niño y vela por él, que lo mece hasta dormir, y se hace cargo de su responsabilidad, no está ayudando a la madre para que ésta tenga menos peso en su trabajo, sino que está ejerciendo su paternidad, tal como lo debe hacer la madre ejerciendo su maternidad. Y este es uno de los roles más preciosos y trascendentes que un hombre puede tener.

Es común que se atribuyan títulos y conceptos erróneos sobre situaciones que, vistas en perspectiva y con el debido detenimiento, deberían ser consideradas normales y como parte de la crianza y el hacerse cargo de traer un niño al mundo.

No existe mucha bibliografía donde se aborde el rol del padre en los primeros meses de vida del bebé, parece que la balanza solo se inclina hacia el rol natural de la madre y el hijo, sin embargo, el padre no está ausente en lo que a responsabilidades y crianza se refiere.

Cuál es el papel del padre los primeros meses de vida del bebé

En el primer año de vida de un bebé, los nuevos padres se enfrentan a cambios tales como poner a prueba su fortaleza como pareja. Uno de los principales problemas que se pueden desencadenar, es el de no asumir el rol que cada uno debe tener en la crianza del bebé.

El día promedio de una madre, especialmente un día de trabajo, es largo y agotador. El tiempo disponible parece nunca ser suficiente, mientras que las tareas aumentan y la mayor parte de la atención está dedicada a los niños o el bebé.

Por eso es importante involucrar al padre en el manejo diario de la familia, en lugar de pretender ser siempre perfecta y eficiente, sin embargo, es necesario que el padre sienta la obligación de involucrarse. Es necesario que se cambien algunos conceptos, ya que la mujer debería dejarse ayudar, sin embargo, muchas veces esto sucede cuando ella lo solicita, y no al revés.

En su primer trimestre de vida el niño solo tiene una necesidad: la madre. ¿Papá está entonces en el banco? Sí, pero no como reserva, sino como entrenador que controla el juego en el campo. En resumen, el hombre debe asegurarse de que el ambiente de la casa sea tranquilo y sereno. Y la mujer debe dejarse ayudar, no privarle del placer de sentirse útil y protector a su pareja.

El padre debe crear su propio vínculo con el bebé

Los papás no están relegados a solo proteger el vínculo madre-bebé. Los padres también necesitan establecer y cultivar sus propios lazos con sus hijos. Este proceso comienza en el padre aceptando el embarazo y luego aceptando al bebé.

Los padres pueden continuar fortaleciendo su vínculo con el bebé en esas primeras semanas haciendo algunas de las siguientes acciones:

  • Establecer rutinas de cuidado con la alimentación, el baño, el cambio de pañales, poner a dormir al bebé, etc.
  • Hablar con el bebé a menudo para ayudar con el desarrollo del lenguaje.
  • Proporcionar contacto físico como mecer, jugar y masajes infantiles para que el bebé también reconozca otras manos.

Un frase que resume de manera maravillosa lo que significa desarrollar el rol de un padre responsable:

“Todos los niños tienen dos padres, un padre biológico y un padre psicológico. Ojalá sea la misma persona”.

Los beneficios para el niño de la presencia del padre

La paternidad resulta ser un fenómeno complejo y único con enormes consecuencias para el crecimiento emocional e intelectual de los niños.

Erik Erikson, un pionero en el mundo de la psicología infantil, afirma que el amor de un padre y el amor de una madre son cualitativamente diferentes. Los padres “aman más peligrosamente” porque su amor es más “expectante, más instrumental” que el amor de una madre. Un padre aporta contribuciones únicas al trabajo de criar a un hijo que nadie más puede replicar. Las siguientes son algunas de las formas más convincentes en que la participación de un padre hace una diferencia positiva en la vida de un niño.

El experto en paternidad, el Dr. Kyle Pruett, explica que los padres tienen un estilo distinto de comunicación e interacción con los niños. A las ocho semanas de edad, los bebés pueden notar la diferencia entre la interacción de la madre y el padre con ellos.

Esta diversidad, en sí misma, proporciona a los niños una experiencia más amplia y rica de interacciones relacionales contrastantes. Ya sea que se den cuenta o no, los niños están aprendiendo, por pura experiencia, que los hombres y las mujeres son diferentes y tienen diferentes formas de tratar la vida, a otros adultos y niños. Este entendimiento es crítico para su desarrollo.

Como podemos ver, el rol de la paternidad es un deber y una obligación, no una elección para ejercer como un fin eventual, ser padre requiere ser responsable del ser que ha nacido y procurar por él y su bienestar.

El padre que cuida al bebé es un padre responsable
5 (100%) 3 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Cristian Agustín Alderete

Cristian Alderete es especialista en modificación de Conducta en Niños y Adolescentes, Orientación Vocacional y Psicoterapia Individual.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse