Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Falta de amor en la infancia para una mujer
Inicio » Pareja » Una hija que no es amada aprende estas cosas sobre el amor

Una hija que no es amada aprende estas cosas sobre el amor

Las hijas no amadas se encuentran en una batalla interior que poco sospechan los demás, incluso los que viven con ella. En su esfuerzo por llevar una vida estable, aprenden a aparentar seguridad y resolución. Suelen reír y mostrarse alegres, socialmente hablando, son amables y suelen ocultar muy bien su estado anímico real.

Publicidad

Esto sucede ya que una mujer que ha sido criada en la falta de amor y la negligencia emocional, debe hacer un viaje interior complejo para aprender cuál es el verdadero afecto.

Los padres que no saben expresar amor

La dificultad de algunas madres para expresar sus emociones, haciendo que la relación sea afectiva y libre de caricias, no les permite crecer de la mano de sus hijos. Crecer sin amor significa crear relaciones conflictivas y rencores que no se expresan durante toda la vida.

Donde el amor y el cariño tan deseados y necesarios no llegan o son inevitablemente reemplazados por otra cosa, las hijas que no recibieron amor, pueden activar conductas compensatorias en extremos opuestos.

De hecho, se podrán observar conductas encaminadas a suplir la ausencia de afecto con comida, alcohol, sustancias o conductas de riesgo, generando sensaciones fuertes, amores disfuncionales y peligrosos.

Publicidad

Intentos desesperados para ser amadas

Intentos extremos de recibir amor asumiendo un comportamiento impecable, hecho de una excelente trayectoria escolar, vida profesional emprendedora y plena, búsqueda continua de la perfección y el éxito a toda costa, reduciendo la carga de mamá y papá con un quehacer para sustentar sus estudios y todo lo que sea posible. Todo hecho con la esperanza de ser visto, reconocido y, por lo tanto, recibir un pequeño gesto de amor.

Junto a estos, el intento de invisibilizarse, tratando de no crearse problemas, penas, anulándose desde el punto de vista físico, psíquico y social, y la aparición de malestares psíquicos y físicos, incluso muy graves.

A menudo, las causas de estos modos de compensación descritos no son conscientes, sino que muestran un grito extremo a los padres y un pedido de amor, cuya ausencia se vive a menudo con un sentimiento de culpa y el sentimiento de no ser adecuado y digno de amor.

La falta de amor en la infancia y las relaciones peligrosas

Las hijas no amadas serán adultos en apuros, cuya constante búsqueda de amor podría llevarlos a caer en relaciones peligrosas y violentas, en las que la violencia se justifica por la percepción de uno mismo como indigno de amor, indigno y, por lo tanto, punible. O incluso hombres y mujeres que no son capaces de amar, expresar su afecto y empatía, porque no han aprendido a hacerlo y al mismo tiempo luchan por dejarse amar, confiar y comprender cómo los demás pueden sentir un afecto inconmensurable y puro para ellos, que durante años han sido privados.

Las consecuencias de la falta de afecto son innumerables y diferentes de individuo a individuo, también por aspectos individuales que pueden aumentarlas o disminuirlas; sin embargo, ciertamente la ausencia de amor en sus diversas formas, deja huella y compromete la propia imagen, la autoestima y relaciones a lo largo de la vida.

Publicidad