Mente Asombrosa
Ejercicio para vencer la ansiedad estimulando la curiosidad
Inicio » Superación personal » Sencillo ejercicio para fomentar la curiosidad y calmar la ansiedad

Sencillo ejercicio para fomentar la curiosidad y calmar la ansiedad

La ansiedad a menudo nos mantiene atrapados en un ciclo, en el que repetimos hábitos que no queremos tener. Para eso, la práctica de la atención plena nos permite calmar los pensamientos acelerados. A su vez, la curiosidad puede ser una herramienta simple que ayuda a las personas, independientemente del idioma, la cultura y los antecedentes, a entrar directamente en sus experiencias encarnadas. 

Publicidad

La curiosidad nos permite aprovechar nuestra capacidad natural de asombro e interés, colocándonos en ese punto ideal de apertura y compromiso. A partir de este estado mental, nos sentimos más empoderados para romper los viejos hábitos y construir otros nuevos.

Paso a paso para realizar un ejercicio de curiosidad

Vamos a explorar un simple ejercicio de curiosidad. Hacer esta práctica de 2 minutos puede funcionar como una especie de botón de pánico cuando llega la ansiedad. 

1. Encuentra un espacio cómodo

Encuentra un lugar tranquilo y cómodo. Para realizar este ejercicio puedes estar sentado, acostado o de pie; solo necesitas poder concentrarte sin distraerte.

2. Recuerda tu encuentro más reciente con un ciclo o hábito

Esto puede tratarse de cualquier hábito al que te encuentras regresando cada vez que estás preocupado o ansioso.

Publicidad

Trata de recordar la escena y revivir esa experiencia, enfocándote en lo que sentiste en el momento en que estabas a punto de repetir tu comportamiento habitual. ¿Cómo se sintió ese impulso que te obligaba a seguir adelante y «hacerlo»?

3. Dale un nombre a lo que sientes

Consulta con tu cuerpo. ¿Qué sensación puedes sentir con más fuerza en este momento?

Aquí hay una lista de palabras o frases individuales que puedes elegir. Elige solo una, la que sientas con más fuerza:

  • Opresión
  • Presión
  • Contracción
  • Inquietud
  • Respiración superficial
  • Ardor
  • Tensión
  • Calor
  • Vacío en el estómago
  • Zumbido / vibración

4. Identifica la zona afectada de tu cuerpo con curiosidad

¿Está más en el lado derecho o en el izquierdo? ¿En la parte delantera, media o trasera de tu cuerpo? ¿Dónde lo sientes con más fuerza?

¿Notaste algún cambio gracias a esta curiosidad por saber en qué parte de tu cuerpo sentiste la sensación? ¿Ser un poco curioso te ayudó a acercarte a esta sensación?

5. Busca alguna otra señal

Explora qué más puedes sentir en tu cuerpo. ¿Hay otras sensaciones que estás sintiendo? ¿Qué sucede cuando sientes curiosidad por ellas? ¿Cambian?

6. Observa como fluctúan y cambian estas sensaciones, usa tu curiosidad

Mantente atento a estas sensaciones durante los próximos 30 segundos, sin intentar hacer nada, sino simplemente observándolas. ¿Cambian en absoluto cuando las observas con una actitud de curiosidad y atención?

Este breve ejercicio tiene como objetivo darte una muestra de curiosidad y respaldar tu capacidad natural para ser consciente de lo que está sucediendo en tu cuerpo y tu mente en cualquier momento. En lugar de quedar atrapado en un ciclo de hábito. 

Si notas que al sentir curiosidad ganaste incluso un microsegundo más de estar en sintonía con tus pensamientos, emociones y sensaciones corporales, en vez de estar atrapado en el pasado, entonces has dado un gran paso adelante.

Publicidad