Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Los perros sienten las emociones de sus dueños
Inicio » Emociones » Los perros perciben las emociones como los niños

Los perros perciben las emociones como los niños

Un montón de estudios recientes muestran cómo los caninos captan señales químicas y fisiológicas de las personas que permiten que nuestro estado de ánimo se vuelva «contagioso». Comentan desde National Geographic.

Publicidad

Los dueños de perros a menudo sienten que sus perros son buenos para captar sus emociones. Esto no es producto de su imaginación. Nuevos estudios muestran cómo las señales químicas y de comportamiento de los humanos pueden afectar a los perros, de manera que les permitan no solo discriminar entre el miedo, la emoción o la ira de sus dueños, sino también «captar» estos sentimientos de sus compañeros humanos.

Los perros actúan como niños pequeños

Así como los niños pequeños miran a sus padres en busca de pistas sobre cómo reaccionar ante las personas y el mundo que los rodea, los perros a menudo miran a los humanos en busca de señales similares. Cuando sus compañeros humanos proyectan sentimientos de calma y confianza, los perros tienden a ver su entorno como seguro y protegido.

“La conexión emocional entre humanos y perros es la esencia de la relación”, dice Clive Wynne, profesor de psicología y director del Canine Science Collaboratory de la Universidad Estatal de Arizona. “Los perros son seres increíblemente sociales, por lo que se contagian fácilmente con nuestra calidez y alegría”. Pero lo contrario también es cierto, lo que significa que el estrés y la ansiedad de su dueño también pueden convertirse en el estrés y la ansiedad del perro.

Este contagio emocional entre especies, como lo llaman los psicólogos, tiene una base psicológica, fisiológica y conductual. En los últimos años, múltiples estudios han demostrado que la transmisión de emociones depende de la liberación de ciertas hormonas (como la oxitocina), cambios en el olor corporal de los humanos, la activación de neuronas clave en los perros y sus humanos, y otros factores fisiológicos.

Publicidad

Investigaciones recientes también muestran que la medida en que las personas y sus cachorros captan las emociones de sus dueños depende de la duración de su relación.

Los estudios han demostrado que los perros pueden atrapar nuestros bostezos, experimentar un aumento en los niveles de cortisol cuando escuchan llorar a un bebé, al igual que los humanos, y responder al tono emocional de nuestras voces.

Mientras interactúan entre sí o simplemente se miran a los ojos, las investigaciones han descubierto que las personas y sus perros experimentan la liberación de oxitocina, a menudo llamada «hormona del amor» o «hormona del abrazo», aunque los efectos de la hormona son más complicados que eso, dado que puede fomentar la confianza y la generosidad en algunas situaciones y la envidia en otras.

Publicidad