Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Los peores tipos de personalidades para tener una relación de pareja
Inicio » Pareja » Los 3 peores tipos de pareja según un consejero matrimonial

Los 3 peores tipos de pareja según un consejero matrimonial

Hay gente que son como libros abiertos, de mirada clara y de pensamiento aún más claro, allí las cosas son sencillas. La historia empieza a complicarse cuando la persona a la que te enfrentas -o, peor aún, a la que has elegido como pareja- tiene una forma mágica de sacarte de tu zona de confort.

Publicidad

Según el psicólogo clínico y consejero de relaciones Seth Meyers, lo que finalmente nos vuelve locos es nuestra incapacidad para entender lo que está pasando en sus cabezas. En resumen, nos confunden. No entendemos lo que quieren y lo que no. Pero Meyers postula otro factor: la incapacidad de algunas personas, o más bien su resistencia, para asumir cualquier responsabilidad personal.

3 peores tipos de pareja

A continuación conoceremos estos tres tipos de personalidades que resultarían las peores opciones para una relación de pareja.

1. El que evita toda emoción

La razón por la que estas personas se esfuerzan tanto por evitar las emociones fuertes y la cercanía emocional es porque ven acercarse a alguien como una amenaza.

Una relación cercana con una persona así puede crear una gran irritación y confusión porque estas personalidades tienden a evitar una comunicación clara y abierta. Naturalmente, sentirá emociones fuertes, como ira o tristeza, pero elegirá no solo expresarlas, sino también no percibirlas ni admitirlas. Así, evitará conflictos y situaciones que lo hagan vulnerable.

Publicidad

Cuando estás en una relación con alguien que está en una guerra tan implacable con sus emociones, es fácil terminar sintiéndote abandonado. La falta de cercanía puede llenarte de una ira reprimida que eventualmente se derramará sobre tus amigos u otras personas cercanas a ti.

2. El narciso

¿Cuánta tinta se ha consumido por ellos? Mucho, porque es increíblemente difícil socializar con ellos. Nótese que no estamos hablando de personas que padecen el trastorno de personalidad del mismo nombre, sino de aquellas que presentan algunas de sus características.

Lo que nos confunde con los narcisistas, y lo que hace que nuestras relaciones con ellos sean especialmente difíciles, es esta contradicción: su apariencia, estilo, aire y comodidad contrastan con sus verdaderos pensamientos y sentimientos. Sus mecanismos de defensa pueden estar trabajando turnos dobles, pero a menudo experimentan una gran ansiedad por la imagen que tienen de sí mismos. Compiten en muchos niveles con otros, y especialmente con su propia gente, para obtener algo de atención y afirmación.

Lo que te puede volver loco es que no sabes cuándo o si escucharás algo verdadero e imprescindible de ellos. Muy a menudo dirán lo que quieres escuchar, lo que satisface sus necesidades o lo que complementa la imagen que están luchando por construir. Por lo tanto; Entonces, lo que dice es muy probable que no sea lo que piensa o siente.

El tipo pasivo-agresivo

Aquí no puedes evitar salir de ti mismo. Sus reacciones, expresiones faciales y palabras están claramente fuera de sintonía con lo que siente. Puede que esté hirviendo de rabia y lo sabes, puedes verlo, pero te dice con voz tranquila y firme «no, estoy bien».

No puedes estar seguro de por qué está enojado y esto te causa ansiedad e irritación. Sientes que te está castigando por algo que dijiste o hiciste, pero no se expresan quejas abiertamente, por lo que estás sentado sobre brasas, esperando a ver qué sucede a continuación. En última instancia, la dinámica de la relación es un equilibrio injusto de miedo-castigo, que les duele a ambos increíblemente.

Publicidad