Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
El rol del padre

El rol del padre es fundamental en la vida de sus hijos

La participación de los padres trae beneficios positivos para sus hijos que es poco probable que otra persona traiga. Los padres tienen un impacto directo en el bienestar mental de sus hijos.

Publicidad

La influencia más importante que un padre puede tener sobre su hijo es la influencia indirecta que se deriva de la calidad de su relación con la madre de sus hijos. Un padre que tiene una buena relación con la madre de sus hijos es más probable que se involucre y pase tiempo con sus hijos.

De manera similar, una madre que se siente validada por el padre de sus hijos y que disfruta de los beneficios de una relación feliz tiene más probabilidades de ser una mejor madre. De hecho, la calidad de la relación afecta la crianza y el comportamiento de ambos padres.

El padre como modelo a seguir por sus hijos

Los padres que tratan a las madres de sus hijos con respeto y manejan los conflictos de relación de una manera madura y apropiada tienen más probabilidades de criar niños que entienden cómo tratar a las mujeres y es menos probable que actúen de manera agresiva hacia las mujeres. Las niñas con padres involucrados que generalmente son respetuosos esperan un comportamiento similar de los hombres y es menos probable que se involucren en relaciones violentas o insalubres.

A los niños cuyos padres están involucrados en su crianza y los cuidan, les va mejor en su educación a largo plazo. Varios estudios muestran que los padres que cuidan y juegan con sus hijos desde una edad temprana tienen un coeficiente intelectual más alto, así como un mejor desarrollo cognitivo y del lenguaje.

Publicidad

Un padre influye en la educación y el rendimiento académico

Los niños pequeños con padres involucrados comienzan la escuela con niveles más altos de preparación académica, son más pacientes y pueden manejar el estrés y las frustraciones asociadas con la educación más fácilmente que los niños con padres menos involucrados.

Incluso desde el nacimiento, los niños que tienen un padre involucrado parecen tener más seguridad emocional, más confianza para explorar su entorno y, a medida que crecen, tienen mejores relaciones sociales con sus compañeros. También es menos probable que se metan en problemas en casa o en la escuela.

Los bebés que reciben altos niveles de afecto de sus padres (p. ej., bebés cuyos padres responden rápidamente a sus llantos y juegan con ellos) desarrollan un apego seguro. Varios estudios también muestran que estos niños son más sociables y populares entre sus compañeros durante la edad escolar.

Los niños que tienen buenas relaciones con sus padres tienen menos probabilidades de deprimirse, portarse mal o mentir. Se ha descubierto que los niños cuyos padres cooperan con sus hijos tienen menos problemas de comportamiento, mientras que las niñas tienen una mayor autoestima.

Tiempo con los niños

El tiempo que un padre pasa con sus hijos es importante por lo menos por tres razones.

Primero, permite que un padre conozca a su hijo. Un padre puede descubrir mejor las virtudes y defectos de su hijo, sus esperanzas, temores, expectativas e ideales, simplemente pasando tiempo con su hijo.

En segundo lugar, un padre que pasa mucho tiempo con su hijo tiende a ser más eficaz en su cuidado. El tiempo compartido con el niño hace que el padre sea más sensible a las necesidades de su hijo, para el amor, la atención, la orientación y sea más disciplinado.
El tercer punto, los niños a menudo ven el tiempo como una señal del amor de sus padres.

Cuando el niño pasa a la adolescencia

Los padres deben responder al llanto de sus bebés, abrazarlos con frecuencia y participar en su atención básica (p. ej., alimentación, cambio y cambio de pañales). Durante el resto de la primera infancia, los padres deben elogiar a sus hijos cuando se portan bien o cuando quieren lograr algo, abrazar y besar a sus hijos con frecuencia y consolarlos cuando están tristes o asustados.

Los papás deben continuar recompensando a los adolescentes, especialmente cuando consiguen logros significativos. De hecho, los padres tienen una forma única de criar a sus hijos, especialmente a los niños pequeños y adolescentes, y esa forma es mantener la calma cuando el niño está molesto o despotricando.

Los estudios muestran que los padres que responden con calma cuando sus hijos se portan mal tienen hijos más populares, niños menos agresivos y niñas menos negativas con sus amigos.

Los padres juegan un papel fundamental al darles a sus hijos un mapa mental de cómo responder a situaciones difíciles y críticas a medida que crecen.

Publicidad