Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Antigüedad del lenguaje
Inicio » Inteligencia y cognición » El lenguaje podría ser mucho más antiguo de lo que imaginábamos

El lenguaje podría ser mucho más antiguo de lo que imaginábamos

Los investigadores han contradicho una doctrina que ha dado forma a la investigación lingüística durante 50 años: supuestamente, los cambios en la posición de la laringe hace unos 200,000 años permitieron el desarrollo del lenguaje en nuestros antepasados.

Publicidad

Como aclaran los científicos al evaluar estudios actuales, se han roto los cimientos de esta teoría: porque, contrario a anteriores suposiciones, los monos teóricamente también tienen los requisitos anatómicos para producir sonidos diferenciados. Según los investigadores, el desarrollo del lenguaje podría haber comenzado hace millones de años.

Somos muy similares en muchos aspectos, pero un aspecto importante diferencia a los humanos de sus parientes más cercanos en el reino animal: utilizamos sistemas fonéticos complejos para la comunicación; el lenguaje se considera un elemento clave en el éxito de nuestra especie.

Los monos y los simios también emiten sonidos con significados, pero esta forma de comunicación tiene un nivel relativamente modesto. Investigadores ya probaron sin éxito si era posible enseñar a los chimpancés jóvenes a hablar en las décadas de 1930 y 1950: a pesar de todos los esfuerzos, nunca llegaron a decir una palabra.

La evolución del lenguaje comparte muchas características con la evolución biológica, y esto lo ha hecho útil para rastrear la historia humana reciente y para estudiar cómo evoluciona la cultura entre grupos de personas con idiomas relacionados. Se puede argumentar que el lenguaje ha jugado un papel más importante en la evolución reciente de nuestra especie (alrededor de los últimos 200,000 años) que nuestros genes. – Pagel M. (2017).

¿Por qué los monos no pueden hablar?

Es entonces que surgió la pregunta del por qué. El investigador Philip Lieberman pareció haber encontrado la explicación en 1969. Él llegó a la conclusión de que hay una razón anatómica por la cual los monos no pueden hacer los sonidos del habla. Al comparar el tracto vocal humano con el de los monos, Lieberman descubrió que la laringe está significativamente más abajo en los humanos. [¹]

Publicidad

Los monos, por otro lado, tienen una garganta pequeña con una posición alta de la laringe. Según Lieberman, esta característica representa una imposibilidad anatómica: la posición de la laringe impide la formación de sonidos diferenciados, según su explicación. Eventualmente esta teoría se estableció y se incorporó oficialmente en la enseñanza.

Y también tuvo otro impacto: Dado que la laringe profunda se consideraba única del Homo sapiens, la teoría también influyó en las suposiciones sobre el origen de la lengua. Por lo tanto, se concluyó que sólo podría haberse desarrollado en los últimos 200.000 años, cuando la laringe humana alcanzó su posición más profunda.

Como parte de su estudio de revisión, investigadores internacionales dirigidos por Louis-Jean Boé de la Universidad Grenoble Alpe han analizado sistemáticamente datos de investigación de los últimos años, que están relacionados con el comportamiento de los primates, y su capacidad de pronunciación y comunicación. También se utilizaron datos de los propios estudios de los investigadores y los resultados de modelados acústicos. [PDF]

Según explican, sus análisis aclaran tres aspectos importantes que contradicen la teoría anterior: Primero, algunos estudios muestran que la laringe en posición más profunda no solo ocurre en humanos, sino también en algunos primates. En segundo lugar, ni siquiera es necesario crear patrones diferenciados para las vocalizaciones.

En tercer lugar, hay primates que pueden producir vocalizaciones con patrones diferenciados. Estas conclusiones eliminan todas las bases de la anterior teoría, resumen los científicos.[²]

El desarrollo mental parece ser el punto de fricción de esta cuestión

Investigadores dirigidos por Asif Ghazanfar de la Universidad de Princeton utilizaron rayos X para examinar los cambios en la boca y el cuello de los macacos mientras emitían sonidos, comían o incluso cuando hacían varias expresiones faciales.

El lenguaje humano es distinto de todas las demás formas animales de comunicación conocidas por ser compositivo.

Utilizando estos resultados, los investigadores crearon un modelo informático del tracto vocal del mono. Pudieron demostrar que es mucho más flexible y eficiente de lo que se pensaba anteriormente. Al final, se hizo evidente que los macacos en realidad tienen los requisitos anatómicos para el desarrollo de miles de palabras diferentes.

Los investigadores respaldaron esta tesis al generar expresiones teóricas de los animales a través de simulaciones por computadora que les permitieron hablar virtualmente. Con esto ellos concluyeron que lo que no permite a los monos hablar no parece estar en su cuello, sino en su cabeza…

Como señalan Boë y sus colegas, todo esto produce un gran cambio en las doctrinas actuales: si el surgimiento del lenguaje articulado no está vinculado entonces a la posición baja de la laringe, que tuvo lugar hace unos 200,000 años, ahora los científicos pueden presentar un origen mucho más temprano del lenguaje.

Según ellos, el plazo se extendería hasta 20 millones de años. Nuestro antepasado en ese momento probablemente también tenía la capacidad de producir vocalizaciones diferenciadas. La gran pregunta es en qué momento desarrollaron nuestros antepasados ​​las habilidades intelectuales para el desarrollo del lenguaje.

En qué etapa comenzó esto y cuándo se creó por primera vez una comunicación sonora, que identificaríamos como lenguaje. Lamentablemente, esto aún permanece oculto en la oscuridad de la historia.

Bibliografía:
  1. Lieberman P. (2017). Comment on «Monkey vocal tracts are speech-ready». Science advances3(7), e1700442. https://doi.org/10.1126/sciadv.1700442 [PubMed]
  2. Lameira, A., Hardus, M., Mielke, A. et al. Vocal fold control beyond the species-specific repertoire in an orang-utan. Sci Rep 6, 30315 (2016). https://doi.org/10.1038/srep30315 [Enlace]
  3. Pagel M. (2017). Q&A: What is human language, when did it evolve and why should we care?. BMC biology, 15(1), 64. https://doi.org/10.1186/s12915-017-0405-3
  4. Nishimura T., Oishi T., Suzuki J., Matsuda K., Takahashi T., Development of the supralaryngeal vocal tract in Japanese macaques: Implications for the evolution of the descent of the larynx. Am. J. Phys. Anthropol. 135, 182–194 (2008).
  5. T. Nearey, Phonetic Features for Vowels (Bloomington Indiana University, 1978).
  6. V. Negus, The Comparative Physiology and Anatomy of the Larynx (Haffner, 1949).

Publicidad