Mente Asombrosa
Una mujer con miedo que debe aprender a superarlo
Inicio » Superación personal » Por qué deberías animarte a desafiar tus miedo cada día

Por qué deberías animarte a desafiar tus miedo cada día

El miedo es una de las fuerzas que nos hace realizar un gran trabajo defensivo o esclavizarnos, construir mecanismos de defensa para cuidarnos o aislarnos y colocar un muro frente al mundo. Así que tienes que vencer el miedo, mirarlo, para no perder el control y concederte un poco de libertad.

Sigue esta sugerencia: haz algo que te asuste todos los días. Es muy probable que las personas que te aman no te inviten a hacerlo para protegerte. De hecho, a menudo intentarán convencerte de no exponerte, arriesgarte y no sentir la incomodidad de enfrentarte al miedo. El hombre que teme sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo.

El miedo no es precisamente una sensación placentera, aunque hoy muchas personas están en peligro. En condiciones normales, sentimos como una preocupación de la que queremos deshacernos lo antes posible. La desventaja es que terminamos construyendo un estilo de vida que nos estanca, nos mantiene en una zona de confort, pero no nos permite avanzar.

Deja tu zona de confort para superar el miedo

La zona de confort es donde tenemos todo bajo control. Es otra forma de nombrar la rutina, lo conocido, lo familiar y, por lo tanto, lo que nos invita a mantenernos a flote sin desafiarnos a nosotros mismos, sin crecer, sin progresar.

Por supuesto que es muy saludable tener zonas de confort. Espacios físicos y emocionales que nos permiten dejar de lado las preocupaciones y apagar el interruptor para tomar decisiones sin ninguna otra reserva que estar en calma.

Estos espacios son absolutamente necesarios para digerir experiencias, asimilarnos y reorganizarnos. Lo que sucede es que a veces también actúan como burbujas que nos separan de las experiencias enriquecedoras. Sirven como un refugio para aquellos que nunca quieren volver. Ayudan a mantener a raya los temores, incluso a aquellos a los que debemos enfrentar para crecer o aliviar el sufrimiento. Entonces, cuando te dicen, haz algo que te asuste, lo que hacen es atraerte fuera de tus zonas de confort.

El miedo está en todas partes

El miedo es en principio válido como un mecanismo de conservación. A medida que crece en abundancia, comienza a invadir las almas de las personas. Tiene su propia dinámica: el miedo se nutre a sí mismo. El miedo tiende a crecer y no ha decrecer.

Si no estableces un límite, puede aumentar desproporcionadamente. Todos necesitamos un poco de miedo para vivir, pero también corremos el riesgo de sucumbir, lo que a menudo es imperceptible. Tienes miedo de hablar en público y de construir una vida en la que nunca tengas que hacerlo, o de evitar cualquier situación que te haga enfrentar esta situación, suena lógico. Lo que no es lógico es que puedas renunciar a oportunidades pequeñas y grandes solo por ese temor.

Esto también se aplica a temas más relevantes, como el sufrimiento. Muchas personas tienen miedo de sufrir y luego renuncian a las hermosas experiencias de la vida para protegerse. O tienen miedo de la soledad y renuncian a su libertad para no aguantarlo.

Haz algo que te ponga ansioso, desafíate

El punto clave es que no hay otra manera de superar el miedo que enfrentarlo. También comienza a tener una dinámica diferente el miedo, en la que cuanto más te enfrentas a él, más capaz te sientes y más valiente te vuelves. El coraje también se nutre. Además, al superar la ansiedad, comienzas a descubrir otros aspectos de ti mismo, aumentando la confianza y la autoestima.

Superar los límites se siente muy bien

Pero, por supuesto, hay niveles de ansiedad. No puedes comenzar con lo que más te asusta, porque es posible que no estés listo y, en lugar de nutrir tu valor, puedes estar más ansioso que al principio. Por lo tanto, puede ser efectivo hacer algo que te asuste todos los días, por lo que podemos comenzar con pequeños temores, por ejemplo, si tememos a la oscuridad, podemos permanecer en la oscuridad total durante unos minutos y luego ir aumentando el desafío poco a poco.

Tú eres el que lleva el timón, debes saber también como apresurar la marcha, cómo reconocer aquel temor al que le estás sacando la vuelta para no enfrentarlo, y cuándo es buen momento para enfrentarlo.

Por qué deberías animarte a desafiar tus miedo cada día
5 (100%) 1 voto
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Alejandra Pino Jaramillo

Alejandra Pino Jaramillo es una especialista en: Trastornos de Ansiedad, Psicoterapia Cognitivo Conductual, Psicoterapia Individual, Trastornos del Comportamiento Alimentario y Depresión. Con amplia experiencia en redacción de artículos para sitios web y ensayos profesionales.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse