Mente Asombrosa
Ña personalidad conformista y sus consecuencias
Inicio » Psicología social » Conformismo: características del conformista social

Conformismo: características del conformista social

El origen del conformismo se encuentra muy a menudo en la raíz animal del ser humano que extrae los temores a la soledad fuera de la manada.

Publicidad

El conformismo y su poder oscuro tiene una influencia desproporcionada en todos nosotros, es el efecto manada que nos involucra de manera sistemática, un mecanismo que a menudo se convierte en protagonista.

¡Vamos, no nos tomemos mucho tiempo y admitamos que los seres humanos somos conformistas naturales! Nos copiamos a nosotros mismos en la ropa, las formas de hablar, las actitudes y la forma de pensar, a menudo haciéndolo automáticamente. Utilizamos el conformismo en nuestro pensamiento sin pensarlo.

Pero, ¿en qué medida la conformidad en la que nos involucramos “manipula nuestras mentes”? ¿Es posible que estemos dispuestos a negar la evidencia para ajustarnos a otras personas, al grupo?

Definición de conformismo

El conformismo puede definirse como un tipo de influencia social que implica un cambio en las creencias o el comportamiento para adaptarse a un grupo. El cambio se produce en respuesta a la presión grupal real (que involucra la presencia física de otros) o imaginaria y supuesta (que involucra presiones debidas a normas sociales o expectativas).

Publicidad

Conformidad social

Echa un vistazo a la figura de abajo. Compara la línea izquierda con las tres líneas derechas: A, B y C. ¿Cuál de estas tres líneas tiene la misma longitud que la figura 1?

Imagen estudio de conformismo

Obviamente, es la A. Sin embargo, en un experimento de psicología clásica realizado en 1950, el 76% de las personas había negado sus sentidos, al menos una vez, al elegir B ​​o C. ¿A qué tipo de presión psicológica se había sometido la gente para llegar a tal punto de negar la evidencia?

Lo fascinante de este experimento es que su creador, el famoso psicólogo Solomon Asch, se propuso a demostrar cómo el conformismo distorsiona el concepto de la verdad.

Un experimento previo de Muzafer Sherif (en su famoso experimento de Robbers Cave) había descubierto que cuando las personas debían emitir un juicio sobre una prueba ambigua, usaban los juicios de otras personas como punto de referencia.

Esto podría tener un sentido lógico: si no estoy seguro de algo, lo consultaré con otra persona. Esto puede suceder cuando se siente inseguridad.

¿Cuándo me enfrento a información inequívoca? ¿Cuándo queda clara la respuesta, sin la menor duda? En teoría, las respuestas de otras personas no deberían afectarme, o al menos eso es lo que Asch pensó.

El experimento sobre el conformismo

Para probar su teoría, Solomon Asch llevó a estudiantes universitarios de sexo masculino, uno a la vez, a una sala donde otras ocho personas se hicieron pasar por otros participantes, pero en realidad eran cómplices del psicólogo.

El psicólogo les presentó tres líneas de diferente longitud en orden decreciente; en otra carta había dibujado otra línea, de igual longitud a la primera línea de la primera carta (como se muestra en la figura de arriba).

Luego preguntó a los sujetos, comenzando con los cómplices, cuál era la línea correspondiente en las dos tarjetas. Después de un par de repeticiones “normales”, los cómplices comenzaron a responder la tercera serie de preguntas de manera concordante y obviamente errónea;

el sujeto real en el que se centró el experimento, que tuvo que responder como último o penúltimo, en muchos casos también comenzó a responder incorrectamente, de acuerdo con la respuesta incorrecta dada por la mayoría de las personas que habían respondido antes que él.

Incluso sabiendo subjetivamente cuál era la respuesta “verdadera” correcta, el sujeto experimental decidió, a sabiendas e incluso sobre la base de un dato objetivo, asumir la posición explícita de la mayoría (solo un pequeño porcentaje fue restado de la presión del grupo, declarando lo que vio realmente y no lo que él sintió que tenía que “decir”.

Y así fue como el conformismo dio resultados sorprendentes.

Resultados:

Los resultados fueron fascinantes, no correspondían en absoluto a lo que Asch esperaba:

  • El 50% de las personas dio la misma respuesta incorrecta que otras, en más de la mitad de las pruebas.
  • Solo el 25% de los participantes se negaron a ser influenciados por los juicios falsos de la mayoría en los 12 estudios.
  • El 5% de las personas siempre coincidió con la opinión equivocada de la mayoría (¿conoces a alguien que se comporte así?).

Sumando todas las pruebas, la tasa de cumplimiento promedio (llamada conformidad en psicología) fue del 33%.

Intrigado por el hecho de que los participantes se adaptaron a las afirmaciones falsas de la mayoría, Asch lo entrevistó después del experimento.

Aquí están las respuestas que dieron, pero que muchos de nosotros daríamos, para justificar tal comportamiento:

  • Todos se sentían ansiosos, temían la desaprobación de los demás y se convencían a sí mismos para responder mal.
  • La mayoría de ellos explicaron que vieron las líneas de manera diferente al grupo, pero luego pensaron que estaban equivocados acerca del grupo.
  • Algunos dijeron que habían estado de acuerdo con el grupo para evitar quedarse fuera, a pesar de que sabían que el grupo estaba equivocado.
  • ¡Un pequeño número de personas incluso afirmaron que durante la prueba realmente vio las líneas de la misma manera que otros las vieron!

Otros descubrimientos sobre el conformismo

Los resultados de este estudio siguen siendo tan sorprendentes que han inspirado a muchos psicólogos a investigar más a fondo. Aquí están algunos de sus hallazgos:

Asch también descubrió que si el participante daba la respuesta al marcarla en una hoja en lugar de por voz, el cumplimiento se reducía al 12.5%.

Deutsch y Gerard (1955) encontraron que las tasas de cumplimiento eran del 23% incluso en condiciones de alto anonimato y alta certeza sobre la respuesta.

Los que son “presa” del conformismo suelen tener los síntomas más comunes de ansiedad, una gran necesidad de aprobación por parte de personalidades a menudo autoritarias.

Frases sobre el conformismo

Finalmente, piensen acerca de la búsqueda continua de independencia de pensamiento y sonrían con estas citas:

Cuando todos piensan de la misma manera, entonces nadie realmente piensa. (Walter Lippmann)

No deben asustar las luchas ni las discusiones, pero la concordia es lívida y la unanimidad de los consentimientos. (Luigi Einaudi)

Es difícil reconocer quién sigue la corriente espontáneamente. (Stanislaw Lec)

Cuando te des cuenta de que estás del lado de la mayoría, sabrás que es hora de cambiar. (Mark Twain)

Cuando los demás están de acuerdo conmigo, siempre siento que estoy equivocado. (Oscar Wilde)

Nada produce un efecto similar al de un buen lugar común: nos hace a todos lo mismo. (Oscar Wilde)

Muchas personas miden el valor de las cosas solo a través del éxito que reciben.

Quienquiera que considere a los hombres como un rebaño y huya de ellos lo más rápido posible, seguramente será alcanzado y encerrado. (Friedrich Nietzsche)

Un niño muy seguramente se arruinará, si se le enseña a considerar “pensar de la misma manera” es mejor que “pensar de otra manera”. (Friedrich Nietzsche)

Quien quiera ser un hombre debe ser un inconformista. (Ralph Waldo Emerson)

El hecho de que una opinión sea ampliamente compartida no es de ninguna manera una prueba de que no sea completamente absurda. (Bertrand Russell)

Publicidad

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios