Mente Asombrosa
Frases de Roberto Bolaños
Inicio » Frases » 23 citas de Roberto Bolaños para conocerlo un poco más

23 citas de Roberto Bolaños para conocerlo un poco más

El escritor Roberto Bolaños es un autor con extraordinario talento que llevó la literatura a límites extraordinarios. Se consagró como una de los expresionistas más importantes de la narrativa latinoamericana. En una década y contra todo pronóstico, destacó en su generación por la originalidad de su época.

Publicidad

De lo más inhóspito, Bolaños fue el cuentista y novelista más aclamado de su era. Se radicó en España, pero era de nacionalidad Chilena. Al llegar a Europa se topó con grandes retos, pero cada uno los enfrentó, posicionándose como un guerrero de las letras.

Roberto Bolaños y su historia

Nacido en Santiago de Chile en 1953, fue el hijo de dos trabajadores comunes pasando una infancia llena de muchas anécdotas. Trabajó como boletero en una línea de buses que llegaba a Valparaíso. Debido a la falta de trabajo, su familia decide emigrar a México, donde se concentraba a estudiar y visitar la biblioteca pública.

En su juventud, sintió un gran apego por su país y decidió regresar donde fue parte de la resistencia. Por ello, lograron arrestarle y pago ocho años de prisión. Con el paso del tiempo se retorna a México para hacer de la literatura un medio de vida, que era lo que le apasionaba.

Para 1975, hace público sus primeros trabajos de poesía infrarrealista. Se dio paso por los países europeos y se enamoró de los paisajes de España. Con dificultades económicas tuvo que trabajar de muchas cosas, por ejemplo: de vigilante nocturno, lavaplatos, barrendero, entre otros.

Publicidad

Para 1984 publicó una primera novela que le hizo acreedor del premio Ámbito literario. Años después, abandona la poesía para dedicarse de lleno a la narrativa.  En 1993, fue diagnosticado con una enfermedad hepática muy agresiva, haciendo que se interesara en dejar un legado. Víctima de una insuficiencia hepática, muere en 2003.

Frases de Roberto Bolaños

Roberto Bolaños era un amante de la literatura. Siempre quiso ser recordado como uno de los más emblemáticos y con sus obras logró hacerlo. A continuación, veremos las frases más emblemáticas.

“Con la franqueza característica de los soldados y de los caballeros que saben reconocer una obra de arte cuando la ven, aunque no la entiendan”. 

Saber observar el arte requiere de un don que solo los caballeros tienen.

“Su voz sonó tranquila, como la de un hombre que sabe que la vida siempre acaba mal y que no vale la pena exaltarse”. 

Una frase descriptiva de un episodio interesante.

“Una vida triste, llena de pequeñas mezquindades, algunas hechas sin ni siquiera mala intención”. 

Esta es la reflexión de las acciones que se toman en la vida.

“Una cosa era escribir sin la e y otra muy distinta traducir sin la e”.

Muy inteligente observación. Hay eventos que podrían parecer similares, no obstante, hay pequeños elementos que pueden marcar una gran diferencia.

“Nadie, y menos en literatura, es capaz de no parpadear durante un tiempo prolongado”.

Un dato curioso y muy sabio.

“La literatura es una máquina acorazada. No se preocupa de los escritores. A veces ni siquiera se da cuenta de que éstos están vivos. Su enemigo es otro, mucho más grande, mucho más poderoso, y que a la postre la terminará venciendo, pero ésa es otra historia”.

Describe como la literatura tiene el poder de crear o destruir.

“Soy la típica imagen del poeta latinoamericano: mi esposa con tisis arrullando a la bebé recién nacida que llora, mi hijo con problemas de adolescencia y yo encerrado en el baño intentando acabar un poema”.

Lejos de las metáforas y la vida alucinante, la realidad no deja de rasguñarnos la espalda para decirnos que estamos aquí, palpitando, pero aún podemos imaginar.

“Qué lástima que pase el tiempo ¿verdad?, qué lástima que nos muramos y que nos hagamos viejos y que las cosas buenas se vayan alejando de nosotros al galope”.

Lamenta el hecho de que el tiempo pase y exista la muerte.

“Soñé que en un cementerio olvidado de áfrica encontraba la tumba de un amigo cuyo rostro ya no podía recordar”.

Relata la historia de un sueño.

“Demasiado bonito para que durara, ya saben, los espíritus singulares no soportan tanto amor, tanta perfección encontrada por casualidad”.

Expresa su lamento por el fin de una relación.

“Leer es aprender a morir, pero también es aprender a ser feliz, a ser valiente”.

La lectura tiene el poder maravilloso de crear o de destruir.

“Uno nunca termina de leer, aunque los libros se acaben, de la misma manera que uno nunca termina de vivir, aunque la muerte sea un hecho cierto”.

El autor, amaba tanto la literatura que leer era una pasión.

Luego todo se convirtió en una sucesión de hechos concretos o de nombres propios o de verbos o de capítulos de un manual de anatomía deshojado como una flor, interrelacionados caóticamente entre sí”.

La analogía de la vida.

“Hay momentos para recitar poesías y hay momentos para boxear”.

No todo en la vida es simplemente decir palabras bonitas.

Pero yo no le vi la cara, sólo su sombra que atravesaba el local. Una sombra sin metáforas, vacía de imágenes, una sombra que solo era una sombra y que con eso tenía más que suficiente”.

La sombra puede reflejar y decir mucho de una persona.

“Y cuando uno está feliz o presiente que la felicidad está cerca, pues se mira en los espejos sin ninguna reserva, es más, cuando uno está feliz o se siente predestinado a la experiencia de la felicidad, tiene a bajar las defensas y a aceptar los espejos”.

Hay que dejar pasar la felicidad.

“Supe entonces, con humildad, con perplejidad, en un arranque de mexicanidad absoluta, que estábamos gobernados por el azar y que en esa tormenta todos nos ahogaríamos, y supe que sólo los más astutos, no yo ciertamente, iban a mantenerse a flote un poco más de tiempo”.

Un análisis de la conducta política de la época.

“Yo no puedo olvidar nada. Dicen que ése es mi problema.”

El autor describe una cualidad que lo define.

“Pero yo prefiero callar, decía, no tiene sentido añadir a este dolor más dolor o añadir al dolor tres enigmas diminutos. Como si el dolor no fuera suficiente enigma o como si el dolor no fuera la respuesta (enigmática) de todos los enigmas”.

A veces, el silencio e necesario para dar respuestas.

“Los libros son finitos, los encuentros sexuales son finitos, pero el deseo de leer y de follar es infinito, sobrepasa nuestra propia muerte, nuestros miedos, nuestras esperanzas de paz”. 

Las ganas de hacer cualquier acción, pueden ser más grandes que todo. 

“También, como Bukowski, sus novelas son notablemente inferiores a sus cuentos”.

Un comentario propio de su homólogo.

“Así que todo nos traiciona, incluida la curiosidad y la honestidad y lo que bien amamos. Sí, dijo la voz, pero consuélate, en el fondo es divertido”.

El hombre se deja llevar por los impulsos para obtener diversión y placer.

“Le daría el consejo que nos dábamos los jóvenes infrarrealistas en México. Cuando teníamos 20, 21 años, teníamos un grupo poético, y éramos jóvenes, mal educados y valientes. Nos decíamos: vivir mucho, leer mucho y follar mucho”.

Un consejo a las nuevas generaciones.

El escritor y poeta Bolaños, ha demostrado en sus obras y cada una de sus frases, en ímpetu y amor que siente hacia la literatura. Muchas veces puede un libro salvar la vida de las personas de diferentes maneras.

Publicidad

Gladys González

Gladys González

Gladys González Bachelor of Business Administration (B.B.A.) Janus University EEUU. Acreditada en el manejo de Técnicas Psicoterapéuticas y Autosanación en Sanarte Fundación. Certificada en Liderazgo e Inteligencia emocional Universidad Metropolitana -UNIMET- Centro de Extensión, Desarrollo Ejecutivo y Consultoría Organizacional. Caracas – Venezuela.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría saber qué piensas, deja tu comentario.x
()
x