Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura

10 grandes frases del libro “El caballero de la armadura oxidada”

Hace mucho tiempo, un valiente caballero luchó contra el mal, mató dragones y rescató a doncellas en apuros. Se creía bueno, bondadoso y lleno de amor. Estaba muy orgulloso de su magnífica armadura que brillaba intensamente, y nunca la dejaba, ni siquiera para dormir. Sólo que, un buen día, al tratar de quitárselo, se encontró atascado…

Publicidad

Así comenzó para él una búsqueda de su verdadera identidad, a través de insólitos encuentros y aleccionadoras pruebas. Alcanzando la «Cumbre de la Verdad», se convertirá entonces en lo que nunca dejó de ser, un hombre de corazón puro, libre de toda ilusión y miedo.

Esta nueva búsqueda del Grial, con delicioso humor, es uno de esos «pequeños grandes libros» como «El Principito» y «Jonathan Livingston the Seagull». La claridad, la profundidad del Caballero de la armadura oxidada, que habla al corazón y al alma, la convierten en una historia de significado universal.

10 frases inolvidables del Caballero de la armadura oxidada

A continuación enlistamos 10 frases inolvidables del clásico literario «El caballero de la armadura oxidada», que te enseñarán valiosas lecciones de vida.

1. El tiempo transcurre rápido cuando uno se escucha a sí mismo.

Ser consciente de tus propias necesidades y sentimientos hace que la vida fluya constantemente hacia un lugar mejor.

Publicidad

2. Ponemos barreras para protegernos de quienes creemos que somos. Luego un día quedamos atrapados tras las barreras y ya no podemos salir.

La personalidad es como la armadura de un caballero medieval: si está bien construida, puede ayudar a protegerte de los embates agresivos del mundo exterior, pero también condiciona la libertad del portador.

3. Si no te quieres a ti mismo, no podrás amar realmente a otros. Tu necesidad de ellos se interpondrá.

Cuando no te amas a ti mismo inconscientemente buscarás llenar esa falta de amor con la compañía de otras personas.

4. Durante toda su vida había perdido el tiempo hablando de lo que había hecho y de lo que iba a hacer. Nunca había disfrutado de lo que pasaba en el momento.

Muchas veces vivimos con la mirada puesta en momentos que ya fueron o que aún no llegan, distraídos de las cosas que nos rodean y que pueden ser significativas para nuestra experiencia y aprendizaje.

5. Solo las lágrimas de auténticos sentimientos te liberarán de tu armadura.

No es bueno estar siempre cargando con el peso de la armadura y suprimiendo tus verdaderos sentimientos. Demostrar tu vulnerabilidad puede ser aterrador, pero es necesario y liberador.

6. No puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido.

Para crecer realmente como individuos es necesario abandonar la zona de confort y aventurarse a lo desconocido.

7. Cuanto más gruesa es la armadura, más frágil es el ser que la habita.

Esta frase tiene un mensaje sencillo y muy real: si no crees en ti mismo y en tus propias capacidades, tu único mecanismo para lidiar con la vida será esconderte tras una armadura.

8. Los animales aceptan y los humanos esperan. Nunca oirás a un conejo decir: espero que el sol salga esta mañana para poder ir al lago a jugar. Si el sol sale o no sale, no estropeará el día al conejo. Es feliz siendo un conejo. El caballero pensó en esto. No recordaba a ninguna persona que fuera feliz simplemente por ser una persona.

Hay que vivir y aceptar que habrá muchas cosas que estarán fuera de nuestro control y que tendremos que dejar ser, de otra manera sucumbiremos ante la ansiedad innecesaria que desgastará nuestro bienestar.

9. El conocimiento de uno mismo puede matar al dragón del miedo y de la duda.

El autoconocimiento es uno de los elementos esenciales para desarrollar la inteligencia emocional y la asertividad. Por tanto, en la medida que nos conocemos a nosotros mismos, seremos más capaces de afrontar nuestros miedos e inseguridades.

10. El reconocimiento de que él era la causa y no el efecto, le dio una nueva sensación de poder. Ya no tenía miedo.

Hay que saber que tienes más control sobre tu vida del que puedes pensar que tienes. Esa puede ser una idea muy motivadora.

Publicidad