Mente Asombrosa
Cómo eres como padre define como serán tus hijos en el futuro
Inicio » Familia » ¿Qué tipo de padre eres? 4 modelos educativos y sus consecuencias

¿Qué tipo de padre eres? 4 modelos educativos y sus consecuencias

Dime qué clase de padre y madre eres y te diré qué tipo de hijo estás haciendo crecer: en principio funciona así. De hecho, en lo que nos convertimos depende solo de las predisposiciones y los recuerdos inscritos en la genética personal: la verdadera diferencia es el entorno en el que se encuentra inmerso el niño y lo que recibe de manera constante.

Para los niños, sus padres y su forma de educarlos, forma el papel fundamental por el cual serán niños libres, alegres y felices, o de lo contrario, personas retraídas, con miedo y sin capacidades desarrolladas para ser autónomos e independientes.

Teniendo en cuenta las “instrucciones” (es decir, las indicaciones y el control del comportamiento de los niños) y las “respuestas” (el grado de sensibilidad a las necesidades emocionales y de desarrollo que surgen), podemos distinguir cuatro estilos parentales o estilo de crianza (que representan el clima emocional en el que los niños crecerán): autoritario, autoritario, permisivo, desinteresado.

Los cuatro diferentes estilos parentales

  1. Estilo parental autoritativo.
  2. Estilo parental autoritario.
  3. Estilo parental permisivo e indulgente.
  4. Estilo parental desatento y negligente.

1. Estilo parental autoritativo

Los padres presentan una sólida autoridad, pero también tienen la capacidad de escuchar y mostrar calidez. Los padres que establecen un estilo autoritativo establecen reglas, no temen poner límites pero tampoco tienen inconvenientes en mantener el diálogo con su hijo, ni siquiera la discusión: utilizan el razonamiento, tienen en cuenta las opiniones de los niños.

Son afectuosos, representan un punto de referencia claro y sólido, alientan la independencia. Acogen con satisfacción los sentimientos de sus hijos, al tiempo que dejan claro que al final los adultos son responsables; dedican tiempo y energía a prevenir comportamientos inapropiados y saben cómo utilizar estrategias positivas como el elogio, la recompensa, la valorización.

Basados ​​en la investigación de Baumrind² (pero no solo con esa investigación), los hijos de padres autoritativos en general parecen más felices y sociables, desarrollan una buena autoestima y son más independientes. En la escuela suelen destacarse. En los informes se demuestra que manejan mejor las habilidades sociales.

Son menos propensos a la depresión, la ansiedad, al uso de sustancias y al riesgo de comportamientos violentos o riesgosos. Es más probable que se conviertan en adultos responsables que se sientan cómodos expresando sus opiniones y que sean capaces de tomar decisiones, evaluando los riesgos consecuentes.

2. Estilo parental autoritario

Las reglas y la disciplina están en el centro del estilo educativo autoritario, a menudo acompañado de castigos, cuando no se cumplen las reglas. Dado que los padres ordenan y saben lo que es correcto: aquí el diálogo está ausente, los niños no son escuchados ni atendidos, tanto en sus necesidades y sentimientos, casi nunca hay flexibilidad. La calidez de la relación y la atención auténtica se pierden en una posición de autoridad absoluta, que solo puede ser respetada y no puede ser negociable.

No le enseñan al niño a tomar mejores decisiones, sino a hacer que se sientan culpables por los errores que cometieron. Los niños lamentan sus errores, desarrollan sentimientos de culpa y sumisión.

El impacto en los niños es claro: los nacidos en este tipo de familia tienden a tener una disposición interior hacia la infelicidad. A menudo son niños inseguros, con baja autoestima, menos independientes.

En la escuela, tienden a ser menos acomodados que otros y están sujetos a problemas de depresión, ansiedad y el uso de sustancias. Con mayor facilidad manifestarán pocas habilidades sociales y relacionales y problemas de comportamiento: también pueden volverse hostiles o agresivos.

En lugar de pensar en cómo hacer las cosas mejor en el futuro, a menudo se enfocarán en la ira que sienten hacia sus padres. Pueden convertirse en buenos mentirosos en un intento por evitar el castigo.

3. Estilo paternal permisivo e indulgente

Este tipo de padres definen muy pocas reglas y límites y, en principio, se muestran reacios a que se respeten: son padres permisivos, amistosos, aparentemente atentos a las necesidades y expectativas de los niños pero, en realidad, no pueden decir no y no quieren correr el riesgo de decepcionar, desagradar, o ir en contra de la voluntad de sus hijos.

Solo intervienen si hay un problema realmente importante e incluso si han prometido una disposición “restrictiva” o “castigo”, pueden retirarlo si el niño se lo pide o si promete ser bueno. Tienden a encarnar mejor el papel de “amigo” que el de padre o madre.

La ausencia de reglas claras y la solicitud de respetarlas determinan, en los niños, una dificultad para seguir las reglas, prácticas y procedimientos. Les será difícil regularse, pueden fácilmente tender al egocentrismo y la arrogancia. En general tienen bajas habilidades sociales y relacionales.

4. Estilo parental desatento

Finalmente, hay un estilo dictado por la incapacidad de cuidar, por la ausencia de atención: en este caso, los padres no están interesados ​​en establecer reglas o estándares y altas demandas (a menos que se refieran a su propio bienestar y comodidad).

Existe una situación, que puede ser más o menos importante, de indiferencia hacia las necesidades de los niños, de falta de participación en sus vidas: no siempre es intencional, a veces depende del hecho de que estén agobiados por otros problemas (como el trabajo, la gestión de la familia, tener que hacer frente a dificultades económicas o situaciones de enfermedad, dificultades personales, etc.).

Cómo reconocerlos: están emocionalmente ausentes y, a menudo, incluso en cuestiones prácticas: no saben si los niños tienen tareas para hacer o no preguntan cómo fue la escuela, por ejemplo.

Los niños, dejados solos e “invisibles”, no son capaces de regular sus emociones, son más impulsivos y menos felices o infelices; Al tener pocas referencias de comportamiento y valor, pueden meterse más fácilmente en problemas de adicción y delincuencia y tienen un mayor riesgo de suicidio.

Conclusión final

Parecería obvio que un estilo autoritativo (que no es lo mismo que autoritarismo) de crianza produce mejores resultados en los niños y facilita el crecimiento sereno, mayores habilidades interpersonales y la capacidad de elegir.

En principio, funciona de esta manera, pero también depende de cómo se pone en práctica, a través de qué acciones, elecciones y prácticas: diferentes prácticas, con el mismo estilo de crianza, pueden tener diferentes efectos en los resultados educativos y el desarrollo de los niños.

Además, como se ha señalado en investigaciones realizadas en diferentes países, para influir en el desarrollo y la capacitación de los niños, puede haber más factores a estudiar. Por ejemplo, las diferencias culturales y étnicas y el tipo de relación con compañeros de la misma edad : un estudio ha demostrado que los estudiantes afroamericanos con padres autoritativo pero sin el apoyo del grupo de compañeros no han tenido un buen desempeño en la escuela. En cuanto a los estudiantes asiáticos, los que obtuvieron los mejores resultados tenían padres autoritativo y, también, el apoyo de sus compañeros.

Y luego está el niño, su particular individualidad: un estudio ha demostrado que, por ejemplo, cómo ciertos comportamientos sociables y agresivos se correlacionan mejor con el temperamento infantil que con el estilo de crianza. Y, en este sentido, el rol emocional también juega un papel importante.

¿Tú que tipo de estilo parental de educación estás promoviendo con tus hijos?

Bibliografía:
  1. Prevencionfamiliar.net. (2019). Estilos parentales. [online] Available at: http://www.prevencionfamiliar.net/uploads/FERYA_materiales/Estilos-parentales.pdf [Accessed 4 Apr. 2019].
  2. TORÍO LÓPEZ, S., PEÑA CALVO, J. y RODRÍGUEZ MENÉNDEZ, M. (2008). ESTILOS EDUCATIVOS PARENTALES. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA Y REFORMULACIÓN TEÓRICA. 1er ed. [ebook] Salamanca: Universidad de Oviedo. Facultad de Ciencias de la Educación, pp.153, 157. Disponible en: https://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/71805/1/Estilos_educativos_parentales_revision_b.pdf [Acceso: 4 Apr. 2019].
4.7
04
Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  

Comentarios más votados

Avatar
96

5 rasgos en común que…

El ser manipulador es una de las características de una ...
  • 26 April, 2019 by Sylvia

Avatar
46

Escuchar a personas que siempre…

A mi entender ,no son personas tóxicas nos estamos deshumanizando ...
  • 21 March, 2019 by Claudia

Avatar
31

¿Cómo reconocer a un vampiro…

Excelente articulo, sería muy interesante que un futuros posts publiques ...
  • 1 April, 2019 by Ivan García

Avatar
30

5 rasgos en común que…

No todos los manipuladores (as) tienen imagen de necesitado (a)
  • 22 April, 2019 by Lucy rivera

Avatar
27

10 síntomas físicos que son…

Isabel. Todo trastorno de este tipo y la mayoría de ...
  • 18 March, 2019 by Daniel