Mente Asombrosa
Mejores frases de Mario Benedetti
Inicio » Frases » Mario Benedetti y las mejores frases sacadas de sus libros

Mario Benedetti y las mejores frases sacadas de sus libros

Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti nace en Paso de los Toros en 1920, pero seguramente todos lo conocimos por su nombre de autor como Mario Benedetti. Los libros de Mario Benedetti, y su versatilidad para la narrativa lo llevó a escribir desde poesía, cuento, novela, ensayo, teatro e incluso canciones, por lo que fue menos conocido, claro está.

Publicidad

Breve biografía de Mario Bnedetti

Su familia se mudó a Montevideo cuando él tenía cuatro años. La escolarización del escritor fue errática debido a dificultades financieras en la familia. A la edad de catorce años, trabajaba como mecánico de automóviles y luego, cuando tenía dieciocho años, se mudó a Buenos Aires. Al regresar a Montevideo, comenzó a trabajar para una revista semanal y continuó escribiendo para él hasta que fue cerrado por el gobierno en 1974.

En ese momento, volvió al exilio y, aunque regresó después de diez años, todavía vivía parte de la época en Madrid. Comenzó a escribir a una edad muy temprana y ha sido muy prolífico, escribiendo novelas, cuentos, obras de teatro, poemas y ensayos, así como escribiendo para varias revistas y periódicos. Aunque es considerado uno de los principales escritores de América Latina, apenas se le conoce en el mundo de habla inglesa y solo tres de sus novelas han sido traducidas al inglés. Vivió hasta el año 2009 dejando un gran legado literario.

Mejores frases de Mario Benedetti

Entre las obras más destacadas o leídas de Mario Benedetti podemos encontrar “Del amor y del exilio“, “La tregua“, “A ras de sueño“, “Preguntas al azar“, “La vida ese paréntesis”,  “Gracias por el fuego” entre tantos otros libros.

De varios relatos y poemas hemos recopilados frases destacadas para recordar al escritor Mario Benedetti.

Publicidad

“En la vida, se deben evitar tres figuras geométricas: círculos viciosos, triángulos amorosos y espíritus demasiado cuadrados.”


“¿Por qué debería estar triste? He perdido a gente que no me amaba. Pero ellos perdieron a alguien que los amaba.”


“Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de repente cambiaron todas las preguntas.”


“Tu edad de otras edades se alimenta, no importa lo que digan los espejos, tus ojos todavía no están viejos y miran, sin mirar, más de la cuenta”


“En el fondo el olvido es un gran simulacro, nadie puede, aunque quiera olvidar.”


“Aprender que hay personas que te ofrecen las estrellas y otras que te llevan a ellas. Esa es la diferencia entre quien quiere y quien ama.”


“En realidad el insomnio es como un sueño, pero sin sueño. En el insomnio comparecen ansiedades que durante el día estuvieron arrinconadas; proyectos todavía inmaduros que necesitan cálculos, previsiones, ajustes; culpas recién instaladas en la consciencia.”


“Que llegue quien tenga que llegar, que se vaya quien se tenga que ir, que duela lo que tenga que doler, que pase lo que tenga que pasar.”


“Y he llegado a la conclusión de que si las cicatrices enseñan; las caricias también.”


“Es curioso como a veces se puede llegar a ser tan inocentemente cruel.”


“Tengo la teoría de que cuando uno llora, nunca llora por lo que llora, sino por todas las cosas por las que no lloró en su debido momento.”


Porque te tengo y no, porque te pienso, porque la noche está de ojos abiertos, porque la noche pasa y digo amor…


“Me gusta la gente que sin motivo te busca, que sin mirarte te quiere, y sin ataduras se queda.”


“La diferencia entre ser un neurótico y una persona sin límites no estriba en si uno tiene problemas o no. Todo el mundo tiene problemas. Es una actitud. ¿Buscas soluciones o buscas más problemas?”


“En realidad, solo existe la dirección que decidimos tomar. Lo que pudo haber sido se ha ido.”


“El arte es una mentira sistemática; cuando se convierte en verdad, deja de ser arte y te aburres, porque la realidad es solo un cansancio inevitable y absurdo.”


“Tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla como una procesión, por colores, tamaños y promesas, por época, por tacto y por sabor…”


“Y sé feliz. Pero no por alguien. Tampoco por algo. Quizás con alguien. Pero mejor sé feliz porque, al fin y al cabo, es lo que te mereces.”


“De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver cosas que tú no ves. Que te enseñen a mirar con otros ojos.”


“Mi táctica es mirarte, aprender como sos, quererte como sos. Mi táctica es hablarte y escucharte, construir con palabras un puente indestructible. Mi táctica es quedarme en tu recuerdo, no sé cómo ni sé con qué pretexto, pero quedarme en vos…”


“Usted no sabe cómo yo valoro su sencillo coraje de quererme”


“Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo”


“Es una lástima que no estés conmigo cuando miro el reloj y son las seis. Podrías acercarte de sorpresa y decirme «¿Qué tal?» y quedaríamos yo con la mancha roja de tus labios, tú con el tizne azul de mi carbónico.”

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios