Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Las apariencias que engañan

Las apariencias realmente engañan

¿Las apariencias realmente pueden «vendernos» una imagen de alguien o algo que no es así? En primera instancia, parece que tenemos la certeza de que esto es una verdad absoluta, pero, en el fondo, ¿realmente será así?

Publicidad

A menudo tenemos la tendencia de juzgar a las personas por su apariencia y no esperar a conocerlas. Al mismo tiempo, la evaluación externa que damos a una persona no siempre es correcta.

¿Qué es la apariencia?

La apariencia se refiere a cómo somos vistos y percibidos por los demás: nuestra forma de vestir, el comportamiento, la manera de hablar (y de callar), en sí, nuestra forma de interactuar con el entrono.

¿Por qué juzgamos tan rápido a los demás?

Naturalmente, tenemos la tendencia de juzgar por las apariencias, esto sucede porque hemos recopilado una inmensa cantidad de datos en nuestras experiencias pasadas, y las comparaciones entre lo vivido y lo que ofrece nuestro entrono nos hace tomar conclusiones apresuradas, en la mayoría de los casos es solo una falsa interpretación basada en la apariencia de las cosas.

También existe la intuición, pero esto es otro tema parte, que no debe ser menospreciada, pero si tratada de forma seria.

Publicidad

Nuestro sistema de creencias es una combinación de nuestra educación, entorno, medios de comunicación, televisión, películas, Internet, etc. A veces, estos sistemas de creencias nos sirven bien… ¡Pero con demasiada frecuencia no lo hacen!

Un buen comienzo es mantenerse consciente de esto; constantemente haciendo un “control” de nosotros mismos, revisando nuestras premisas y asegurándonos de que estamos tomando decisiones basadas no solo en las apariencias sino en lo que realmente es.

«Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.»

Nicolás Maquiavelo

Las apariencias externas seguramente pueden ser engañosas a veces. Las cosas no siempre son lo que parecen ser en el exterior, especialmente cuando se trata de personas. Es por eso que realmente tenemos que trabajar duro para no juzgar a las personas por su apariencia exterior.

Publicidad