Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Respetar la privacidad de tu hijo adolescente

¿Debemos respetar la privacidad de los adolescentes? Esto responde el psicólogo

¿Qué podemos hacer para respetar la necesidad de privacidad de los adolescentes y al mismo tiempo asegurarnos de que estén seguros?

Publicidad

El deseo de más privacidad es una parte natural de la adolescencia

De hecho, la privacidad es esencial para que los adolescentes adquieran un sentido de autonomía e individualidad. Si bien puede ser difícil para los padres renunciar a la supervisión de todos los aspectos de la vida de sus hijos, darles más y más libertad es clave para ayudarlos a crecer y desarrollar las habilidades que necesitan para convertirse en adultos funcionales.

Si bien la privacidad extrema debería alarmarlo hasta cierto punto, es natural que los adolescentes deseen más privacidad y espacio a medida que maduran. Un niño que protege más la información sobre sí mismo y su vida fuera de su familia va de la mano con su nueva independencia.

¿Por qué es importante la privacidad para los adolescentes?

Respetar la privacidad de tu hijo adolescente

Algunas de las razones por las que debe reconocer el derecho del adolescente a la privacidad incluyen:

Espacio para desarrollar sus intereses

A medida que los adolescentes crecen, enfrentan grandes desafíos, como averiguar qué tipo de persona quieren ser, dónde encajan y qué quieren hacer en la vida. Sus cerebros también se desarrollan rápidamente, adquieren nuevas habilidades de pensamiento y desarrollan nuevos intereses sociales, románticos, prácticos y profesionales.

Publicidad

Por lo tanto, es importante que los padres entiendan que la necesidad de privacidad de un niño no significa necesariamente que esté tratando de ocultarle algo. Por el contrario, es una parte saludable de la formación de la individualidad del niño.

Ganan más confianza

Cuando les brinda a los adolescentes la privacidad que necesitan, los ayuda a ser más independientes y a desarrollar su confianza. Como padres, traten de lograr un equilibrio entre saber lo que está haciendo su hijo adolescente, confiar en él incluso cuando se guarda las cosas para sí mismo y saber cuándo es el momento de intervenir.

Cómo encontrar el equilibrio entre privacidad y vigilancia

Si bien es importante darles a los adolescentes el espacio que anhelan, tenga en cuenta que los adolescentes no siempre están listos para enfrentar decisiones y responsabilidades como los adultos. Todavía son niños y todavía necesitan que los guíe.

Una forma de establecer límites que le permitan al niño disfrutar de su libertad sin dejar de estar seguro es preguntarse qué es lo que realmente necesita saber y lo que no necesita saber. Por ejemplo, necesita saber adónde va el adolescente, con quién estará, qué estará haciendo y cuándo estará en casa.

Pero no usted necesita saber lo que le dijeron a sus amigos. Por supuesto, algunos adolescentes están dispuestos a compartir esta información, pero si su adolescente no está listo para tales detalles personales, no se preocupe demasiado y no pregunte.

Otras formas de darle privacidad al niño son dejarlo pasar tiempo solo, tocar la puerta antes de entrar a su habitación, no hurgar entre sus cosas.

Además, pregunte antes de sacar algo de su bolso, mochila o habitación, deje sus diarios y cuadernos sin leer y no busque en su teléfono, mensajes de texto, cuentas de redes sociales y correos electrónicos.

Todo esto, sin embargo, no significa que no pueda hacer preguntas o mostrar interés en la vida del niño. La clave es dejar que él decida cuánto compartir con usted en un nivel más personal. Pero, nuevamente, intervenga de inmediato si sospecha que algo no está funcionando bien, y especialmente si cree que está sucediendo algo que viola sus reglas o no es seguro.

Publicidad